www.aplausos.es

La Pincelada del Director

Objetivo: salvar Palma
Ampliar

Objetivo: salvar Palma

Habrá toros en la capital balear para mayor gloria de los taurinos y vergüenza de la panda anti. De momento, no se van a salir con la suya

Objetivo: salvar la ciudad de Palma, como hicieran con el soldado Ryan, salvar Mallorca, salvar las Baleares… y tras ello, recuperar Cataluña, objetivo éste que ya no puede ser de hoy para mañana, en el mejor de los casos será cuestión de tiempo, pero hay que mantenerlo en el horizonte de las ilusiones. Para eso es necesario, primera decisión innegociable, abandonar las guerras de taifas, en esta tarea no hay sitio ni para corsarios ni piratas si no queremos debilitarnos en tan trascendental brega. El problema hay que afrontarlo con altura de miras. Para los aficionados y los amantes de la libertad debe ser una cuestión de estado, en su rango taurino, sí, pero una cuestión de estado, de todos, por su significación cultural, de identidad, personal… así que aparquen los matices, las discrepancias, los fundamentalismos y/o protagonismos personales, lo primero es recuperar les Illes y luego sentarse a hablar de qué modelo de toreo, digamos de espectáculo, conviene. Si nos dividimos en esas diatribas estamos perdidos, no habrá toro grande ni chico, ni toreros artistas ni diestros populistas, ni siquiera empresarios de fortuna a los que incluso se les echará de menos, ni habrá quien nos entienda. Seremos un recuerdo en los estudios antropológicos del futuro: Allá por los comienzos del siglo XXI había unas manifestaciones populares… bla, bla, bla explicarán en las aulas.

Con esos antecedentes y este preámbulo es fácil entender que la noticia de la semana ha sido el anuncio de Palma. Habrá toros en la capital balear para mayor gloria de los taurinos y vergüenza de la panda anti que se ha descolgado por el tobogán del ridículo más radical pidiendo entre otras lindezas análisis antidopaje. ¿A quién?, me pregunto... Hombre, lo que no quieras para ti, a más de uno se le vería el plumero, no lo quieras para los otros ni muchos menos para los toros a los que decís amar tanto. Pues eso. Lo vuestro es joder por joder. Vicio y demagogia. La cabra tira al monte, cree el ladrón que todos son de su condición… Y así hasta el infinito. Con lo que tienen que gestionar, con la de problemas que afectan a aquellas tierras, ponerse los penachos indios y salir a bailar las danzas del absurdo es de lo más chusco, ganas de hacer el ridículo. O si los tuviésemos que considerar mínimamente inteligentes, a los políticos anti, será una elemental estrategia de ingeniería política para desviar la atención de temas de auténtica trascendencia.

El obstruccionismo oficial es total. La panda anti se ha descolgado por el tobogán del ridículo pidiendo entre otras lindezas análisis antidopaje. ¿A quién?, me pregunto... Hombre, lo que no quieras para ti, a más de uno se le vería el plumero, no lo quieras para los toros a los que decís amar tanto

Están poniendo el empeño obstruccionista que no le han puesto a temas de auténtico riesgo social ni a los hábitos que atentan directamente contra la salud pública. Prohíben la publicidad de la corrida en la mayoría de los soportes, ese es su sentido de la democracia; amenazan con multas de hasta diez mil euros por cada menor que ose colarse en la plaza -¿cuánto cuesta eso mismo en una disco?... o, peor aún, ¿lo controlan?...; deciden y exigen hasta el sistema de las lámparas de las instalaciones de la plaza, o son led o no les valen; piden la declaración jurada de la existencia e identificación de los bueyes uno por uno, como si en realidad les importase; aprueban manifestaciones anti en los mismos lugares donde lo habían solicitado con anterioridad los defensores de la Fiesta sin contemplar el riesgo de un enfrentamiento… Ese es el marcaje que nos hacen. Vamos, ni Mangriñán con Di Stéfano. No cesan, escarban y escarban en las ordenanzas y reglamentaciones que retuercen en busca de cualquier resquicio que pueda entorpecer. De momento, no se van a salir con la suya. En ese ambiente no podemos obviar ni dejar de valorar el empeño de Toño Matilla, tantas veces pararrayos de todos los males y ahora ariete y muro en la batalla balear, el hombre que debe aguantarles el envite y sacar adelante un objetivo que nos toca a todos. A cada cual lo suyo y lo suyo en este caso tiene su mérito.

No muy lejos, en Valencia, afrontamos la Feria de Julio con la ilusión con la que siempre se debe ir a los toros -si no vas ilusionado es mejor no ir- pero con la mosca tras la oreja, sabedores de que ese no es el modelo de feria que casa con la personalidad de esta tierra ni el que exige la situación actual. En realidad nada que impida acudir con la esperanza de que el toreo, la Fira en sí, saque el famoso segundo aliento que tantos triunfos ha dado a los boxeadores bravos al borde del KO y acabe sucediendo lo contrario de lo que parecía irremisible. En tres palabras, diría que el estado de los buenos aficionados es el de ilusionados (por comenzar la feria), mosqueados (por cómo comienza) y esperanzados (en que acabe bien). No es nada definitivo, porque a veces lo que parece no es, y todo acaba siendo un éxito. Ojalá. Pero es una lástima y un riesgo que no se ponga la imaginación y la capacidad de gestión que se ha mostrado otras veces, en esta y en otras plazas, para ganar futuro. Con lo bien que domina esa asignatura Simón

Comienza la Feria de Julio. El estado de ánimo de los buenos aficionados tiene tres caras: el de la ilusión (por comenzar la feria), el del mosqueo (por cómo comienza) y el de la esperanza (en que acabe bien)

De momento el arranque no ha podido ser más esperanzador. Tres festejos, bajo la fórmula de clases prácticas, es decir, ausencia de profesionales, entrada libre, ilusión infinita, buenas, muy buenas novilladas, y unas expectativas de futuro desbordadas a cuenta de unos cuantos nombres nuevos, no más que alevines, que han deslumbrado. Dos de ellos, de Valencia, han sorprendido sobremanera: Javier Camps y Juan Marín, los dos abrieron la puerta grande desde estilos muy depurados para que no sean solo Borja y Polope quienes acaparen las ilusiones. No se quedó ahí la cosa, varios más pasaron el corte de la esperanza: otro valenciano, Alejandro Contreras, el mejicano Isaac Fonseca, el portugués Duarte Silva, el francés Lalo de María, nadie puede negar la internacionalidad de la Fiesta, el extremeño Manuel Perera… sin que se pueda decir que no haya ningún tapado entre los que tuvieron menos suerte. Esto no ha hecho más que comenzar. En ese sentido, montamos en la buena ola.