www.aplausos.es

FERIA DE BEGOÑA

Gijón: el arte de Morante de la Puebla y el poder de El Juli

Sevillano y madrileño cortan dos orejas cada uno; Pablo Aguado pierde con la espada en el sexto un triunfo clamoroso

sábado 17 de agosto de 2019, 18:30h

Fotos: JAVIER ARROYO

No fue posible el lucimiento capotero de Morante de la Puebla ante la defensiva embestida del toro de José Vázquez. Sólo la media del quite tuvo su empaque. Hubo pinturería en los ayudados por bajo iniciales. Se vino arriba el toro y el sevillano fue ovacionado en sendas series por el pitón derecho. Dos tandas acompasadas al natural crujieron la plaza. Un pinchazo y una estocada caída le dejaron sin premio.

Entre las dudas de Morante y una bronca en un tendido que terminó con el desalojo de un puñado de espectadores por parte de la UPR de Gijón pasó el primer tercio. Se le disiparon las dudas al de La Puebla y al son del Concierto de Aranjuez fue cuajando una faena a cámara lenta alternando pitones. Lo bordó al natural y dibujó carteles en trincheras y kikirikís. Salió el toro rodado de los vuelos de su muleta con una estocada hasta la empuñadura en la yema. Dos orejones y ovacionado el toro de José Vázquez en el arrastre.

Tras unos delantales optó El Juli por dejar sin picar al segundo. Chicuelinas y larga en el quite del madrileño. La poderosa muleta de Julián sujetó la huidiza embestida de Hereje. A medida que avanzó el trasteo le fue aliviando el final de los muletazos. Se mostró especialmente templado al natural. A una protesta de su colocación respondió: "Toreo como a mí me da la gana". Y la gana fue desgranar una gran serie al natural rematada con luquecinas. Cobró un pinchazo y una estocada trasera y caída. Sonó un aviso coincidiendo con el certero descabello.

De nuevo El Juli dejó sin picar a su oponente. Con un toro agarrado al piso y con un molesto calamocheo, el madrileño volvió a imponer su mando y lo hizo repetir en dos autoritarias tandas en redondo. Se aplicó de la misma forma por el pitón izquierdo por donde al toro le costaba más. Terminó de nuevo en redondo, tirándose muy en corto a matar y dejando un espadazo en lo alto. Dos orejas.

Con una larga cambiada, unas destacadas verónicas y dos medias, la primera de rodillas, se presentó Pablo Aguado en Gijón como matador de toros. Un picotazo trasero bastó para que pidiera el cambio de tercio. Se hizo aplaudir Iván García en la lidia. Tras los doblones, Aguado fue limando el defecto del toro de soltar la cara, dejando un trasteo intermitente con derechazos y naturales al ralentí, muy bien acompañados con la cintura. En las postrimerías de la faena fue vibrante una tanda sobre la derecha cerca de las tablas. Se llevó un volteretón al pinchar en un volapié.

Primoroso resultó el saludo a la verónica de Pablo Aguado, que cerró con media en la cadera. Al natural, con gusto y temple, empezó en los medios el sevillano. Después enjaretó dos buenas tandas en redondo pese a que el toro derrotaba por ese lado. Volvió a mostrar su plenitud por el izquierdo, ahora abriendo más el compás. Más enfrontilado siguió la sinfonía al natural. Ya con la toledana en la mano se recreó toreando al natural de frente y a pies juntos. Tres pinchazos, uno de ellos recibiendo, precedieron a una casi entera desprendida que fue suficiente. Perdió un triunfo clamoroso.

Gijón, sábado 17 de agosto de 2019. Toros de José Vázquez, correctos de presentación, nobles y manejables en conjunto. Morante de la Puebla, ovación con saludos y dos orejas; El Juli, ovación con saludos y dos orejas; Pablo Aguado, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Casi tres cuartos de plaza. Entre las cuadrillas brilló Iván García y destacó la colocación de El Pilo, muy oportuno en quites y cortes.