www.aplausos.es

El palco

¡El duro camino de Galván!
Ampliar

¡El duro camino de Galván!

La profesión de torero es dura, durísima, no solo porque se juegan la vida cada día, sino también porque llegar, no ya a figura, sino a poder vivir de ella, es dificilísimo. Con razón dijo el maestro Viti que “llegar a ser toreo es casi imposible y ser figura es ya un milagro”. Y para algunos es una verdadera heroicidad, cual es el caso de David Galván, un torero de corte clásico, artista, valiente como el que más, pero con tanta mala suerte que, a pesar de ser muy joven, ya tiene en su haber muchas cornadas, algunas extremadamente graves, y siempre en momentos de lo más inoportunos. Naturalmente, una cornada siempre es inoportuna, pero a veces lo es especialmente porque supone un parón y pérdida de festejos importantes.

David no tuvo suerte con los lotes al comienzo de esta temporada en Madrid, lo cual es una pesada losa, pero ahora, con un muy buen apoderado, don Nemesio Matías, tenía varias corridas seguidas, la confirmación en Nimes el 13 de septiembre, el 28 del mismo mes en Pozoblanco, etc. Iba a completar una temporada bonita, que podría dejarle muy bien colocado para la próxima, cuando el pasado día 15 de agosto sufrió una terrible voltereta en Alfaro, y, como consecuencia, fractura del radio derecho, lo cual le tendrá parado mínimo de 3 a 4 semanas.

Espero y deseo que el gran torero que es Galván se recupere muy pronto, para poder estar en los ruedos, al menos, durante el tramo final de la temporada, y que los empresarios tengan con él la misma sensibilidad que han tenido con otros en circunstancias parecidas. Se lo merece como torero y como persona.

Tengo el total convencimiento de que el maestro Galván, a pesar de haber tenido que recorrer un durísimo camino, de haberse cebado con él la mala suerte, al final acabará pudiendo demostrar lo buen torero que es, y colocándose arriba del escalafón, “en figura del toreo”. Pues cualidades para ello tiene.