www.aplausos.es

FERIA DE SAN AGUSTÍN

Linares: el alboroto de Ventura y el aroma y la entrega de Curro Díaz

Rejoneador y matador salieron a hombros y Ginés Marín se quedó a las puertas de acompañarles por la puerta grande

miércoles 28 de agosto de 2019, 19:43h

Fotos: ARJONA

Diego Ventura fue ovacionado con el primero de Ruferser. Con Lambrusco colocó dos buenos rejones de castigo. Formó después un alboroto con Guadalquivir, templando de costado recorriéndose toda la plaza. Colocó buenos pares, finalizando con las cortas al violín. Sin embargo, perdió los trofeos tras dos pinchazos y descabello.

El cuarto de Rusefer fue noble y soso. Ventura sacó a Joselito de primeras, colocando un buen rejón de castigo. Con Fino y Dólar formó un alboroto, colocando buenos pares al quiebro y uno a dos manos sin el bocado que puso la plaza literalmente boca abajo. Tras las cortas y una rosa, mató de rejonazo entero y descabello. Dos orejas.

El primero de lidia a pie de La Palmosilla fue un toro con movilidad pero falto de clase. No pudo lucirse con el capote Curro Díaz, recibiendo el animal una vara excelente de Agustín Collado. Brindó al público Curro, que estuvo muy dispuesto durante toda su labor. Emotivas fueron sus tandas sobre la diestra, aguantando muchos cabezazos. Más suave al natural, gustándose por momentos. Destacó con su torería habitual en los cambios de mano y remates de las series. Labor importante que remató de estocada entera cortando una oreja con petición de la segunda.

El quinto fue un toro noble pero de apenas fuerza para aguantar la exigencia de la lidia. Curro Díaz instrumentó un buen y templado toreo a la verónica, rematando con buena media. El toro llegó muy parado al tercio final, algo que le importó poco al linarense, que porfió con él en un trasteo desigual: las ganas del torero y la nula condición del toro. Mató de una soberana estocada cortando otra oreja.

El tercero, segundo de la lidia a pie, salió con muchos pies, viviéndose un momento vibrante en los variados lances de recibo de Ginés Marín, con verónicas y chicuelinas rematadas con una larga. El toro le apretó, teniendo que saltar el torero al callejón. Ginés brindó al público, colocando la montera en el mismo lugar donde cayó mortalmente herido Manolete. El de La Palmosilla llegó muy parado al último tercio, imposibilitando la labor del extremeño, al que le fue imposible el lucimiento. Pinchazo y estocada de la que salió el toro rodado. Silencio.

El sexto fue otro toro noble pero justo de fuerzas. Ginés le cuajó un excelente recibo a la verónica y posteriormente un gran quite por chicuelinas. Llevó a cabo una labor de muleta templada sobre ambas manos, mejor al natural. Con el toro pegado a tablas se pegó un arrimón buscando el triunfo. Estocada y oreja con fuerte petición de la segunda.

Linares, miércoles 28 de agosto de 2019. Toros de Ruferser, para rejones, y La Palmosilla. Desigualmente presentados y de poco juego en líneas generales. El rejoneador Diego Ventura, ovación y dos orejas; Curro Díaz, oreja con petición de la segunda y oreja; Ginés Marín, silencio y oreja con fuerte petición de la segunda. Entrada: Casi tres cuartos. Antes de romperse el paseíllo se guardó un emotivo minuto de silencio en el septuagésimo segundo aniversario de la muerte de Manolete. Ginés Marín sustituyó a El Fandi, todavía convaleciente de su lesión.