www.aplausos.es

FERIA DE SAN ANTOLÍN

Ferrera y Aguado, dos artistas en plenitud en Palencia

Extremeño y sevillano abren la puerta grande en una tarde en la que El Juli, que cortó una oreja, también cuajó una bella faena

lunes 02 de septiembre de 2019, 17:40h

Fotos: ANDRÉ VIARD.

El primer toro de la tarde resultó muy flojo y tras perder las manos en varias ocasiones fue devuelto a los corrales, saliendo en su lugar un sobrero del hierro titular. El reserva, justo de fuerzas, poseía ritmo y cadencia en la embestida. Ferrera toreó inspirado por ambos pitones en series que resultaron rotundas y contundentes. Tras una estocada entera se le concedió la primera oreja de la tarde y se le pidió con fuerza la segunda.

El cuarto fue un gran toro, con humillación, ritmo, clase y nobleza. El torero extremeño, que lo recibió con un bonito y variado saludo capotero, inició la faena de muleta sentado en el estribo, y lo toreó de rodillas hasta el tercio. Las series por ambas manos fueron asentadas y cadenciosas. El toro mantuvo el buen nivel y la faena fue a más.

El segundo toro derrochó clase. El animal de Zalduendo permitió a El Juli construir una labor que fue tomando vuelo sobre ambos pitones. El madrileño toreó al astado a placer y consiguió emocionar a los tendidos con pases desmayados, con la cintura rota y acompañando la buena embestida del toro. Tras la estocada cayó la oreja.

El quinto fue un toro rajado y manso que no permitió realizar faena. Se aquerenció en chiqueros y allí lo despachó El Juli tras intentarlo por ambas manos, de dos pinchazos y una estocada trasera y caída. El toro fue abroncado en el arrastre.

El tercero de la tarde no permitió a Pablo Aguado el lucimiento. El torero sevillano trató de sujetar al toro tanto con el capote como con la muleta, pero la labor fue imposible. El animal, que derribó al picador de salida, resultó manso de solemnidad y no permitió al joven matador mostrar sus buenas maneras. Fue silenciado tras fallar con los aceros.

Pablo Aguado realizó lo más destacado de la tarde en el último toro. Toreó a placer a un buen ejemplar de Zalduendo. Le administró los tiempos en una faena que estuvo presidida por la naturalidad, el temple y la torería. Los tendidos enloquecieron con el buen hacer del sevillano que tras una certera estocada cortó las dos orejas.

Palencia, lunes 2 de septiembre de 2019. Feria de San Antolín. Toros de Zalduendo (primero Bis). Correctos aunque justos de presentación, aplaudidos en el arrastre primero, cuarto y sexto. Antonio Ferrera, oreja con petición de la segunda y dos orejas; El Juli, oreja y silencio; Pablo Aguado, silencio y dos orejas. Entrada: Tres cuartos de plaza.