www.aplausos.es

MADRID

Pallarés gana el primer desafío ganadero de Las Ventas

Lidió un toro con posibilidades -el segundo- en una corrida marcada por la grave cornada a Arturo Macías

domingo 08 de septiembre de 2019, 18:23h

Fotos: JAVIER ARROYO

El primer desafío se inauguró con un toro de Pallarés precioso: muy serio en su astifina y acodada cara hacia delante, bajo, hondo. Muy tranquilo lo recibió Arturo Macías por delantales. Trató de torearlo despacio con el capote y dejó dos buenas medias. Hizo una discreta pelea en varas. Se dobló con él en el inicio. El toro tuvo la virtud de la codicia aunque a veces hizo hilo peligrosamente. La faena no cogía vuelo pese a los intentos del mexicano. Al reponer el toro trató de zafarse sin éxito Macías resultando cogido en la parte externa del muslo derecho. Rápidamente la sangre empapó la banda hasta alcanzar la media. Se lo llevaron a la enfermería. Acabó con el toro como pudo Oliva Soto. Silencio tras aviso.

Se corrió turno para que Oliva Soto no estoquease dos toros seguidos. Se lidió otro de Pallarés en segundo lugar, que abría la cara, sin demasiado volumen pero con trapío. 516 kilos que no despertaron ninguna protesta por su seriedad. Se arrancó con voracidad en los primeros tercios, sorprendiendo mucho a los toreros. Se centró en la muleta de Thomas Dufau. Se arrancó con alegría, agradeció la distancia. Muy encastado. Reponía rápido. Dufau aprovechó las tres tandas de plena vibración que tuvo antes de salir con la cara alta. Tragó en los pases de pecho donde el toro se lo quería comer. Un pinchazo antes de una estocada baja. Todas las ovaciones se las llevó el de Pallarés. Saludaron Monteño y Neiro. Buena lidia de Mambrú.

Cárdeno claro fue el tercero, primero de Rehuelga. Midió de salida y Oliva Soto trató de torearlo a la verónica con personalidad. Lo picaron muy mal. El toro, altivo y brusco, no se entregó en las telas de Oliva Soto que se mostró sin recursos. Se atascó con los aceros.

En cuarto lugar se lidió otro toro de Rehuelga, bajo y cuajado aunque sin exageraciones. Fue el que mejor comportamiento tuvo en el peto, empujando con franqueza en las tres ocasiones que acudió. En la faena desarrolló nobleza. Thomas Dufau firmó pasajes interesantes ante la dulce embestida. Especialmente sobre el pitón derecho, hubo derechazos con desmayo. Faltó un punto de transmisión al conjunto. Recetó una buena estocada. Saludos.

El quinto de Pallarés fue devuelto. Antes de que asomara el pañuelo verde, Oliva Soto dejó lo mejor de su actuación: un torero saludo a la verónica. Las más estéticas por el izquierdo, preciosa la media final. El sobrero, del mismo hierro, resultó áspero y soso. Porfió el sevillano en demasía ante la indiferencia general y lo estoqueó con habilidad. Silencio.

Cerró el primer desafío el más serio del conjunto. Un descarado toro de Rehuelga que había caído en el lote de Arturo Macías. Exigente desde que apareció en el ruedo, se rajó en varas y tuvo que ser castigado con fuerza en el caballo de reserva. Muy poderoso se mostró Mambrú en una brega fantástica. El toro resultó orientado en todo momento. Brindó a la cuadrilla del mexicano. Dufau hizo lo que pudo. Silencio.

Madrid, domingo 8 de septiembre de 2019. Desafío ganadero. Toros de Rehuelga (3º, 4º y 6º) y Pallarés (1º, 2º y 5º bis), bien presentados, de juego desigual. Destacaron 2° y 4°. Arturo Macías, silencio tras aviso en el que le hirió; Oliva Soto, silencio y silencio; Thomas Dufau, silencio, ovación y silencio. Entrada: Menos de un cuarto. Saludaron Monteño y Neiro en el segundo.