www.aplausos.es

NUESTRA SEÑORA DE SAN LORENZO

Redondo Marcos, a hombros con Antonio Grande en Valladolid

Fernando Plaza, silenciado, sorteó el lote de menos opciones de la desigual novillada de Torrealba

martes 10 de septiembre de 2019, 18:03h

Fotos: JOSE SALVADOR

Marcos toreó con pureza al natural al primero, al que recibió bien por verónicas. El novillo sacó clase, pero tuvo las fuerzas muy justas. Hubo series muy toreras a cargo del conquense, que terminó saludando una ovación. El cuarto fue el novillo de la tarde: bien hecho, bien presentado y de gran comportamiento, para el que incluso llegó a pedirse la vuelta al ruedo en el arrastre, aunque el presidente optó por no asomar el pañuelo azul. Marcos, muy torero, toreó francamente bien por los dos lados. Labor ejecutada en un palmo de terreno, coronada con adornos y una soberbia estocada. Dos orejas.

Se aplaudió con fuerza el saludo capotero de Antonio Grande al segundo, cuya muerte brindó al público. Hubo entrega y clase en el toreo del salmantino sobre las dos manos, con tandas ajustadas. Mató de una muy buena estocada y paseó un trofeo. Saludó bien a la verónica al quinto, al que acabó haciendo embestir en la muleta en largas tandas sobre los dos pitones. Labor torera y de mérito, coronada de estocada entera y premiada con otro trofeo.

Gustó toda la faena de Fernando Plaza al tercero, novillo con mayor presencia que sus dos primeros hermanos. El madrileño -que quitó por apretadas chicuelinas- empezó toreando a pies juntos, dando tandas importantes por los dos pitones. Sin embargo, anduvo muy mal con la espada, por lo que finalmente resultó silenciado. El sexto no tuvo ninguna gracia: se dejó pegar pocos muletazos. Plaza anduvo entregado y queriendo, pero brillar era imposible. Concluyó de estocada y descabello y fue silenciado de nuevo.

Valladolid, martes 10 de septiembre de 2019. Feria de Nuestra Señora de San Lorenzo. Novillos de Torrealba, correctos de presentación y desiguales de juego salvo el cuarto, de excelente comportamiento. Marcos, saludos y dos orejas; Antonio Grande, oreja y oreja; Fernando Plaza, silencio y silencio. Entrada: Algo más de un cuarto. Antes de romperse el paseíllo se interpretó el Himno Nacional.