www.aplausos.es

PREVIA

Salamanca, entre la tradición y el futuro
Ampliar
(Foto: Isma Sánchez)

Salamanca, entre la tradición y el futuro

Manuel Chopera: "Es un trabajo enorme el que estamos haciendo en esta plaza, con una apuesta por la gente joven, con una propuesta cultural muy destacada y, cómo no, con el atractivo de carteles de calidad”

miércoles 11 de septiembre de 2019, 13:06h

El ambiente taurino que se respira durante todo el año en Salamanca se agiganta durante estos días en su Feria de la Virgen de la Vega, la gran cita a la que acuden aficionados y profesionales de toda la provincia, una de las de mayor solera del país. No en vano, es puerto de primera dentro del circuito de las plazas de segunda. Un referente de las ferias septembrinas.

Esta feria será la tercera organizada por el grupo BMF, la empresa formada por el mexicano Alberto Bailleres y la Casa Chopera, cuyo contrato a largo plazo -30 años de arrendamiento-, le permite realizar una apuesta interesante para fomentar y potenciar la Fiesta en esta histórica ciudad, y conseguir que Salamanca siga manteniendo esa categoría y consideración que merece. Los datos dan muestra de que el trabajo, tiene su recompensa. Desde 2014, año en el que los hermanos Óscar y Pablo Chopera tomaron el relevo de su tío José Antonio Martínez Uranga, la plaza ha crecido cada año en espectadores, tal y como confirma Manuel Martínez Azcárate, portavoz de la empresa. “Cada año se han incrementado los abonados y esta temporada no ha sido menos. Es un trabajo enorme el que estamos haciendo en esta plaza, con una apuesta por la gente joven, con una propuesta cultural muy destacada y, cómo no, con el atractivo de carteles de calidad”.

Cuatro corridas de toros, un festejo de rejones y una novillada conforman el abono. Aunque la empresa es consciente de que es un número inferior a anteriores ediciones, asegura que es “el ideal para seguir creciendo. Además, los carteles tienen calidad y es lo que quiere el público. El año pasado conseguimos poner un cartel de “No hay billetes” y en esta feria deseamos que se repita ese hecho”, argumenta el menor de los Chopera. “La feria se ha rematado de una manera muy equilibrada, puesto que aúna a las máximas figuras, a los toreros que ahora mismo despiertan un mayor interés para el aficionado, así como toreros de la tierra que están en buen momento”. Figurones de la talla de El Juli, Morante o Manzanares, además de Antonio Ferrera, que fue el gran triunfador del año pasado. Toreros que atraviesan un momento dulce después de un verano triunfal como Ginés Marín o Cayetano; y cómo no, diestros que atesoran los grandes valores de la pureza y el clasicismo como Diego Urdiales o Pablo Aguado, cuyo debut en esta plaza ha despertado enorme interés después de ser la gran revelación de la temporada. Todos ellos apuntalan un serial en el que cada día hay motivos para la ilusión.

Una apuesta por la juventud

Manolo Chopera, padre y abuelo de los actuales empresarios, fue pionero en apostar por la juventud, con iniciativas llevadas a cabo en Las Ventas en los años 80. Ahora, la familia retoma ese interés por los jóvenes en todas sus plazas, pero en el caso de Salamanca lo ha hecho con un éxito mayúsculo. Hay cerca de 1.000 abonados menores de 21 años que, por solo 50 euros, podrán acudir a los seis festejos del ciclo. Además, se espera que cada día unos 500 más adquieran entradas sueltas, disponibles a un precio de 10 euros por día. Unos 1.500 menores de 21 años acuden por tanto a La Glorieta beneficiándose de un importante descuento. “Ellos van a ser los aficionados del futuro, nuestros clientes más fieles. Es fomentar la afición a precios muy asequibles. Pensamos en las clases con menos poder adquisitivo y que la Fiesta sea accesible para ellos. Hoy en día, 50 euros no es una cantidad exagerada para disfrutar de todos esos festejos”, explica Manuel Martínez Azcárate.

Y no hay que olvidarse del guiño a los toreros charros. Hay una corrida íntegramente salmantina con tres diestros y una ganadería de la tierra: López-Chaves, que ha vuelto a subirse al tren y que se mide con los jóvenes Damián Castaño y Alejandro Marcos, con toros de Adelaida Rodríguez. “Quisimos que en un primer momento entrara en ese cartel Juan del Álamo, pero no llegamos a un acuerdo. Se quedó fuera de la feria, pero en cuanto quedó libre un puesto por la baja de Roca Rey, se lo ofrecimos y finalmente estará en su tierra”, matiza el empresario.

También adquieren un gran protagonismo las ganaderías del Campo Charro. Adelaida Rodríguez, Montalvo y Garcigrande representan a las divisas de la tierra en las corridas de toros; Casasola lo hará en la novillada y Hros. de Sánchez y Sánchez en la de rejones. Núñez del Cuvillo supone la incorporación foránea, en ese objetivo de buscar también un equilibrio ganadero. “Intentamos ofrecer la máxima calidad posible y creemos que las anunciadas, son las que atraviesan el mejor momento”. En Salamanca, tierra de ganaderos por excelencia, se cuida al toro y su presentación, como se pudo comprobar este domingo pasado en el tradicional desenjaule que dio el pistoletazo a una feria que posee todos los alicientes para seguir honrando su leyenda.