www.aplausos.es

VIRGEN DE LOS LLANOS

Gran faena de Emilio de Justo, puerta grande de ley en Albacete

El cacereño salvó in extremis la tarde cuajando un faenón al sexto, el único juampedro con verdaderas posibilidades de triunfo; Ponce y Perera, más voluntad que resultados

lunes 16 de septiembre de 2019, 18:00h

Se puede torear más bonito, pero no mejor. Ese podría ser el resumen de la gran faena con la que Emilio de Justo rescató la tarde de este lunes en Albacete. El cacereño anduvo enorme con el sexto juampedro, el único del envío del hierro sevillano que sacó bravura, nobleza y movilidad en sus embestidas. Valiente, bien colocado, atalonado, toreando con muchísima verdad... un auténtico faenón el suyo. La labor fue seguida con la gente en pie aclamando al torero, que se pasó por la faja las acometidas del animal con enorme quietud y ajuste. Entró a matar en corto y por derecho y el estoconazo resultó, además, fulminante. Dos orejas con muchísima fuerza, vuelta al ruedo y salida final en hombros.

Antes, De Justo puso la plaza en pie recibiendo con verónicas de rodillas al tercero. Después, cuando quitaba por ajustadísimas gaoneras, sufrió una tremenda voltereta. Se libró por los pelos de la cornada. Brindó al público su faena, en la que afloraron enseguida los olés con las primeras series sobre la mano derecha. Al natural también mantuvo el nivel el trasteo, pero el derrame del toro cuando De Justo hundió el acero en mal lugar le dejó sin más premio que una fuerte ovación.

FLOJOS JUAMPEDROS

Con una serie de buenas verónicas recibió Ponce al primero, que se vencía por el lado derecho y calamocheaba. Fundamentó pues el valenciano su faena de muleta por el lado zurdo, por donde instrumentó tres o cuatro series de bonita factura. Tras los adornos de rigor, mató de una buena estocada y tras una ligera petición de oreja por parte del público, fue obligado a saludar desde el tercio.

No sirvió el cuarto, excesivamente flojo y de muy escasa duración. Animal sosón y andarín, sin querer embestir. Ponce ejecutó una faena de aliño con el público en contra. Mató de estocada y se dividieron las opiniones cuando el valenciano hizo amago de salir a saludar.

Perera basó su primera labor por el lado derecho, el mejor del toro. Fueron muletazos de mano baja y trazo largo, pisando siempre con seguridad el extremeño, que defendió su bien ganado cartel entre la afición albaceteña. Labor con fundamento y enjundia en el toreo derechista, pues al natural el toro dijo "nones" y no pudo haber lucimiento. Tras una estocada ladeada saludó una ovación.

El quinto fue un toro deslucido, que en la muleta tuvo muchos problemas: se paraba, mansurroneaba... Valiente anduvo Perera con él, luciendo especialmente en una gran serie diestra. Sin embargo, faltó continuidad por la condición del toro. Tardó en caer el juampedro tras el estoconazo propinado por el extremeño, que fue de nuevo ovacionado.

Albacete, lunes 16 de septiembre de 2019. Novena de la Feria de la Virgen de los Llanos. Toros de Juan Pedro Domecq (el 1º, con el hierro de Parladé), de poco juego en líneas generales salvo el bravo y noble sexto, de muy buen juego. Enrique Ponce, ovación con saludos tras petición y división de opiniones; Miguel Ángel Perera, ovación con saludos en ambos; y Emilio de Justo, ovación con saludos y dos orejas. Entrada: Casi lleno. Destacaron en el segundo Javier Ambel bregando y Curro Javier y Jesús Arruga pareando; en el tercero, Ángel Gómez y Pérez Valcerce con los rehiletes; ante el quinto Curro Javier con la capa y Ambel y Arruga con los palos; y Morenito de Arles con las banderillas en el sexto.