www.aplausos.es

PUBLICA SU PRIMER LIBRO

Paco Peña, de los ruedos al cante... y a la literatura

Paco Peña, de los ruedos al cante... y a la literatura

“El toro y el cante, primos hermanos” es el título de la opera prima del torero y cantaor astigitano

martes 17 de septiembre de 2019, 19:08h

Lo primero que Paco Peña soñaba era ser figura del toreo y lo consiguió en las filas de los banderilleros. Peña ha actuado a las órdenes de toreros como Julio Aparicio, Emilio Muñoz, Curro Romero… pero con el paso del tiempo sintió la necesidad de cantar flamenco. “Yo sentía que me llamaba el flamenco y decidí que no se quedara solo en cantar en una reunión de amigos”, dice. En su discografía aparecen “En estado de gracia”, “Con la verdad por delante” y otros títulos que le han hecho abrirse un hueco importante en el difícil mundo del flamenco. Pero Paco ha querido ahora plasmar en un libro “todas las sensaciones que me han producido estas dos artes. Las conozco bien porque están en mi vida en el toro y en el cante, en mis golpes, en mis miedos y ahora, después de estar en primera línea de los banderilleros veintitrés años, tenía la necesidad de contarlo en esta obra”.

Intenta el torero-cantaor “dejar reflejado que el toreo y el cante son primos hermanos, como yo lo siento. Dos artes semejantes, verdaderas y únicas”; y añade: “Es cierto que el toro puede descomponer cualquier faena pero también una cejilla mal colocada en la guitarra te hace fracasar”.

El libro cuenta sus inicios novilleriles y relaciona los tercios y trancos, como él les llama, quedando claro que para él “una bulería son unos lances a la verónica, sin embargo una seguirilla es una estocada, porque es la muerte”.

Anécdotas, historias y recuerdos, tradiciones flamencas y familiares completan el libro.

Y se habla, cómo no, de Rafael de Paula, que quiso que Paco le cantara por bulerías de madrugada, en el barrio más gitano de Jerez, mientras él toreaba con una manta… “Para mí –dice Paco- fue inolvidable. Al maestro le gusta mi cante y quiso aquella noche mágica torear escuchándome”.