www.aplausos.es

SETMANA DE BOUS

Gris arranque de feria en Algemesí

La complicada y exigente novillada de Saltillo impidió el lucimiento de los novilleros

sábado 21 de septiembre de 2019, 17:39h

Fotos: MATEO

El novillo de Saltillo que abrió plaza apenas le dio opciones a Maxime Solera. Desrazado el novillo, siempre con la cara por las nubes, sin entrega alguna. Se esforzó sin éxito en sacar partido. Silencio.

El cuarto, de preciosa estampa, embistió mejor en los primeros tercios, peleando bien en varas. Fue exigente en la muleta. Se quedaba corto, resultaba pegajoso y pedía autoridad. Desarrolló sentido y Maxime Solera nunca acabó de dar con la tecla. Pasó un calvario con la espada y le sonaron los tres avisos, siendo el novillo devuelto a los corrales. Pitos tras tres avisos.

Salió el segundo con mucho brío y alegría. Se arrancó de lejos al caballo y peleó con buen aire. Cristóbal Reyes, muy animoso en los primeros tercios, banderilleó con apuros. El novillo tuvo la virtud de humillar. Exigió mando, firmeza y recursos que no siempre acertó a aplicar el novillero, por lo que no acabaron de entenderse. Leves palmas.

Al quinto, que tuvo cuajo, le dieron fuerte en el caballo. Muy aquerenciado, se alargó su lidia en banderillas. Aunque tardo y aquerenciado cerca de toriles, cuando embistió fue un torrente de casta, tomando la muleta con codicia y por abajo, con transmisión. Voluntarioso Cristóbal Reyes, que sufrió una fea cogida sin consecuencias. Acabó ganándose el afecto del público. Mató de media estocada al segundo encuentro. Ovación con saludos.

Gustó el rejoneador Sebastián Fernández ante un novillo colaborador de Cebada Gago. Quiso en todo momento hacer el toreo templado y ajustado, y lo consiguió, alcanzando los mejores momentos sobre un castaño, con el que se acopló muy bien, llevando al toro muy cosido a la grupa. La mala colocación del rejón de muerte hizo que todo quedara en una vuelta al ruedo.

Algemesí (Valencia), sábado 21 de septiembre de 2019. Setmana de Bous. Un novillo de Cebada Gago, para rejones, lidiado en tercer lugar, de juego colaborador; y cuatro de Saltillo, exigentes y con complicaciones. Los novilleros Maxime Solera, silencio y pitos tras tres avisos; y Cristóbal Reyes, leves palmas y ovación con saludos; y el rejoneador Sebastián Fernández, vuelta al ruedo. Entrada: Casi lleno.