www.aplausos.es

SETMANA DE BOUS

La firmeza de San Román, lo más destacado de Algemesí

La espada dejó sin premio a José Fernando Molina en el cuarto

viernes 27 de septiembre de 2019, 17:42h

Fotos: MATEO

Tuvo cuajo de toro el que abrió plaza. Suelto en los primeros tercios, y con una lidia desastrosa en banderillas, resultó pastueño y bondadoso en la muleta. Diego San Román se encajó pronto con el novillo y sin obligarle lo llevó templado y con naturalidad en una faena basada sobre la diestra. La falta de fuelle y raza impidió que la labor tuviera mayor eco en los tendidos. Mató de buena estocada pero se le atascó el descabello. Silencio tras aviso.

El academicismo y la búsqueda del toreo clásico y de buenas formas de José Fernando Molina no conectaron con los gustos de esta plaza. Lo mejor llegó con el toreo hilvanado y por abajo, por donde el novillo embistió mejor y más largo. Las pausas del albaceteño enfriaron una labor que nunca llegó a romper. Estocada al segundo encuentro. Silencio.

Se estiró con gusto a la verónica San Román frente al hondo y cuajado tercero, que empujó con fuerza en el caballo. Labor asentada y a menos del mexicano frente a un novillo que se desfondó pronto y se defendió. Mal con la espada San Román. Silencio.

El cuarto, que al igual que sus hermanos tuvo romana, fue un novillo de edulcorada embestida que requirió pulso y suavidad. Se lo acabó aplicando José Fernando Molina en el toreo al natural, por donde logró los momentos más armónicos y templados. El albaceteño había salido con otra actitud, algo más enfadado y dispuesto. Cuando tenía todo a su favor para tocar pelo, se lo impidió la espada. Silencio tras aviso.

Algemesí (Valencia). Viernes 27 de septiembre de 2019. Novillos de Daniel Ramos, muy bien presentados, hondos y con cuajo de toros algunos; manejables aunque venidos a menos salvo el segundo, que embistió con transmisión. Diego San Román, silencio tras aviso y silencio; José Fernando Molina, silencio y silencio tras aviso. Entrada: Lleno.