www.aplausos.es

FERIA DEL PILAR

Buena dimensión de Isiegas en su alternativa en Zaragoza

El aragonés corta una oreja del toro de la ceremonia, al igual que Ureña en el primero de su lote. Sin opciones El Juli con el peor lote de una desigual corrida de Cuvillo

viernes 11 de octubre de 2019, 17:35h

Jorge Isiegas tomó la alternativa con el toro Encendido, número 146, colorado y de 540 kilos. Traje de blanco y oro como mandan los cánones. Lanceó de salida al toro y le hizo un buen quite por verónicas. Brindó a su familia e inició su faena en los medios con una serie por el pitón derecho de largo trazo. El toro se vino a menos, pero en el tercio Isiegas le hizo una faena importante por ambos pitones, aunque hubo un par de desarmes. Estocada y oreja.

El toro de la jota salió con la cara alta, defecto generalizado de toda la corrida. Recibió un fuerte puyazo en el que empujó. Siguió con el mismo defecto con la franela y haciendo amagos de querer rajarse hasta que lo hizo. Isiegas se mostró firme y decidido dejándole la muleta en la cara, pero ni por esas el animal se quedaba para poder ligar los muletazos. Se la jugó con el rajado toro en una firme labor rematada con una estocada. Fue fuertemente ovacionado.

Devolvió los trastos Isiegas a El Juli en el segundo de la tarde, un toro amplio que se quedó con media embestida y con el que su matador intentó torearlo en diferentes distancias, pero no rompió. Al final se metió entre los pitones. Pinchó y por ello todo quedó en una fuerte ovación.

Un animal sin definir en los primeros tercios y con poco recorrido fue el segundo del lote de El Juli. Lo intentó por ambos pitones pero, sin opcioón de lucimiento, se vio obligado a abreviar. Volvió a pinchar, algo poco habitual en el madrileño, en una tarde en la que su lote no se prestó al lucimiento. Silencio.

Un lio formó Ureña a su primero en el inicio de faena de muleta en el centro del ruedo con ayudados por alto, ante un toro con mucha transmisión que más tarde fue perdiendo gas. Los finales de las series fueron los más lucido de todo cuanto hizo el lorquino en una faena en la que dejó muletazos muy estimables. La espada cayó baja. Se le concedió una oreja pedida mayoritariamente.

El quinto se dejó pero no rompía del todo para rematar los muletazos y ligarlos hasta que Ureña se puso a torear al natural en el platillo de la plaza en una labor a más que fue calando en los tendidos. La pena fue que no anduvo acertado con los aceros por lo que escuchó dos avisos. Ovación.

Zaragoza, viernes 11 de octubre de 2019. Feria del Pilar. Toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de presentación y juego. El Juli, ovación y silencio; Paco Ureña, oreja y ovación tras dos avisos; y Jorge Isiegas, que toma la alternativa, oreja y ovación. Entrada: Lleno.