www.aplausos.es

SEVILLA

Donadas a la Hermandad de la Macarena una túnica y unas zapatillas de nazareno de Gallito
Ampliar

Donadas a la Hermandad de la Macarena una túnica y unas zapatillas de nazareno de Gallito

Familiares del diestro han hecho entrega de estas piezas que se integrarán en el patrimonio histórico de la Hermandad

domingo 20 de octubre de 2019, 00:06h

Los familiares de Ignacio Sánchez Mejías han entregado a la Hermandad de la Macarena una túnica completa y unas zapatillas de nazareno, tipo manoletinas, que pertenecieron a José Gómez Ortega “Gallito”, figura de la tauromaquia, hermano y benefactor de la corporación y miembro de su Junta de Gobierno.

La donante de la túnica es Paloma Recasens Sánchez Mejías, en nombre de su propietario Luis Ignacio Recasens Sánchez Mejías, quien no ha podido asistir al acto de entrega. La túnica consta de sotana y capa de merino con su escudo, antifaz de terciopelo verde con su escudo, así como cíngulo y fijador. Con este hábito de nazareno Gallito participaba en la Estación de Penitencia de la cofradía en la madrugada del Viernes Santo.

Por su parte, Luis Abaurrea Recasens ha hecho entrega a la Hermandad de un par de zapatillas, tipo manoletinas, sin hebillas, calzado con el que Joselito participaba en la cofradía.

Estas pertenencias obraban en poder de los descendientes de Ignacio Sánchez Mejías, cuñado de Gallito, quienes han mostrado la voluntad familiar común de que formasen parte del patrimonio de la Hermandad de la Macarena.

De este modo, la túnica y manoletinas se integrarán en el patrimonio histórico de la Hermandad, que documentará las piezas de cara a la celebración en 2020 del centenario de la muerte del insigne torero en Talavera de la Reina.

Cabe recordar que, además de gran benefactor de la corporación de San Gil, José Gómez Ortega fue el impulsor, junto a Juan Manuel Rodríguez Ojeda, del enriquecimiento del patrimonio artístico de su Hermandad en las primeras décadas del siglo XX. A él se debe una de las joyas más icónicas de la Virgen de la Esperanza, las mariquillas, que Gallito adquirió en París y regaló a la imagen de su devoción.