www.aplausos.es

FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Ureña y Galdós, orejas a la entrega en Lima

El peruano perdió la puerta grande con la espada y Perera dio una vuelta al ruedo tras lidiar al cuarto

domingo 10 de noviembre de 2019, 21:42h

Abrió plaza un toro ensabanado y botinero al que Perera, a pesar de la abanta condición del toro, le cuajó un buen ramillete de verónicas, siendo a la postre lo mejor de su actuación. Se escupió el de Santa Rosa en el primer puyazo, sin mostrar fijeza, como durante toda su lidia. Tras un ajustado quite por chicuelinas de Perera, destacó banderilleando Dennis Castillo, que saludó montera en mano. En el último tercio el animal resultó noble y distraído, mansón y a la defensiva. Falto de entrega, en definitiva. Perera, ante semejante oponente, no pudo redondear las series. Mató de pinchazo perpendicular y un golpe de descabello, siendo silenciado.

Al cuarto, noble en los primeros tercios, Perera le hizo un quite por tafalleras, quieta la planta. Inició en los medios el extremeño con cambiados por la espalda. Se le ciñó el toro por el lado derecho dos veces, pero acabó corrigiéndole ese defecto en las tandas siguientes. Le pudo, le bajó la mano y le toreó por derecho. Pisó el sitio con quietud y, ya con el toro más parado, se metió entre pitones para dar circulares y concluir con un sincero arrimón y desplantes. Puso todo de su parte para mantener el interés. La estocada caída y descabello dejó todo en una vuelta al ruedo.

El anovillado segundo, protestado de salida, fue devuelto a los corrales. Saltó en su lugar un ejemplar de Sánchez-Arjona al que Ureña paró con buenas verónicas. El murciano brindó al equipo médico de la plaza, abriendo su labor con estatuarios. El de Sánchez-Arjona fue noble y obediente, y embistió con clase en los primeros derechazos. Por el izquierdo le faltó más transmisión y recorrido. Hubo derechazos lentos pero el toro fue apagándose y perdiendo fuerza hasta terminar con media embestida. Mató de un metisaca trasero perpendicular y una estocada, siendo silenciado.

Una oreja cortó Ureña del quinto, un ejemplar de La Ventana del Puerto serio, con kilos, bravo y con mucha presencia. Tras una gran vara, en la que el toro empujó fuerte, brindó Ureña a su colega Emilio Serna. Tras los doblones iniciales, conectó en una primera serie de derechazos muy puros. Fue ligando por ese lado, metiendo en la canasta al toro. Con la izquierda, en corto y en terrenos de cercanías, despertó aún más a la plaza y el trasteo siguió tomando cuerpo. Más adelante, el toro perdió intensidad y, por ende, también lo hizo la faena. Mató de arriba en el sitio, rodando el toro sin puntilla.

Joaquín Galdós recibió al tercero a portagayola. Siguió después con un fino toreo capotero, aunque aislado. Dejó un bonito remate antes de llevar al de Santa Rosa al caballo por chicuelinas. Brindó al público Galdós, que inició su trasteo rodilla en tierra. El toro, de embestida sosa y a media altura a derechas, resultó noble y colaborador, aunque fue quedándose sin gas conforme avanzó la faena. El trasteo, pues, fue de más a menos. Mató de una estocada caída y paseó una oreja pedida por sus paisanos.

Galdós perdió con tres pinchazos la oreja del sexto, incierto de salida y difícil para acoplarse con él. El peruano lo toreó de primeras a media altura y fue bajándole poco a poco la mano. Hubo una muy buena serie a derechas, muy templada. Fue buscándole las vueltas conforme fue quedándose cortó, provocándole siempre la embestida. El animal, no obstante, se fue parando, pero lo entendió perfectamente su matador. El acero le dejó sin puerta grande.

Lima (Perú), domingo 10 de noviembre de 2019. Segundo festejo de la Feria del Señor de los Milagros. Cuatro toros de Santa Rosa de Lima -devuelto el 2º por falta de trapío, corriéndose turno-, dos de Sánchez-Arjona (2º bis y 6º) y un sobrero de La Ventana del Puerto que saltó en 5º lugar. Desiguales de presentación y juego. Miguel Ángel Perera, silencio y vuelta al ruedo; Paco Ureña, silencio y oreja; y Joaquín Galdós, oreja y palmas. Entrada: Media plaza. Dennis Castillo saludó tras parear al primero. El Loro y Ronald Sánchez hicieron lo propio tras banderillear al quinto.