www.aplausos.es

REPORTAJE

Wikitauro, la cultura taurina en la red
Ampliar
(Foto: FTL)

Wikitauro, la cultura taurina en la red

La Fundación del Toro de Lidia consolida el proyecto con el que aspira a trasladar el conocimiento taurino al entorno digital

Junto a la defensa de la tauromaquia, uno de los grandes objetivos de la Fundación del Toro de Lidia desde su creación en octubre de 2015 es la promoción de la cultura taurina. La organización que vertebra los intereses del sector no solo lucha por el toreo en los tribunales, sino que vela por su divulgación como disciplina artística de primer orden. Y qué mejor cauce que Internet para promover y propagar el toreo en pleno siglo XXI. Por ello, desde enero de 2018 la Fundación cuenta entre sus líneas de trabajo con un innovador proyecto llamado Wikitauro, que pretende trasladar el conocimiento taurino al entorno digital. Con la famosa Wikipedia como canal -la enciclopedia virtual más grande y popular en la red-, la iniciativa, que cuenta con el apoyo y el patrocinio del Ministerio de Cultura y Deporte, pretende, más que llenar el vacío de información existente en torno al toreo en la web, corregir, ampliar y ordenar la ya existente, o sea, transformarla, y ofrecer además nuevos contenidos.

El abogado Robert Albiol, graduado en Derecho por la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, es quien coordina desde su inicio el proyecto, sin duda el más ambicioso lanzado hasta la fecha en cuanto a divulgación de cultura taurina se refiere. Este catalán de tan solo 24 años, natural de Tortosa (Tarragona), es la voz, la cara visible de una exitosa idea avalada por un amplio equipo de colaboradores. “La idea de Wikitauro nace a raíz de comprobar que muchísima información taurina impresa en libros no puede encontrarse a través de Internet. Cuando la gente no conoce o quiere interesarse más por asuntos relacionados con el mundo del toro busca en la red, pero hay infinidad de conocimientos a los que no tiene acceso. Y eso, si tenemos en cuenta que en la actualidad Internet es la herramienta más común para informarse, no ayuda a la tauromaquia”, afirma de primeras Albiol, quien a pesar de su juventud se expresa con elocuencia y desprende tanta fe como ilusión en el plan propuesto. “Dentro de Internet -continúa-, Wikipedia es la gran enciclopedia a la que la mayoría de la gente acaba recurriendo, de modo que indagamos qué tipo de conocimiento había dentro de ella y comprobamos que lo que había era un volumen ínfimo en comparación a todo lo que hay en papel, y, aparte, estaba sesgado, porque, antes de que impulsáramos el proyecto, el 90 % de todo lo que había escrito sobre toros en Wikipedia estaba editado por antitaurinos. Desde la Fundación tuvimos claro que había que hacer algo al respecto y surgió la idea de Wikitauro con una premisa básica: trasladar todo el conocimiento que está en papel al mundo virtual para, así, llegar al mayor número de gente posible”.

GRUPOS DE TRABAJO

¿Qué trabajo se ha hecho ya? ¿Cómo y quiénes lo elaboran? “Nada más el año pasado conseguimos categorizar 900 artículos, de los cuales 150 los hemos creado desde cero. El resto estaban dispersos en Wikipedia y los hemos ordenado y puesto dentro de un wikiproyecto llamado Tauromaquia. Ahí es donde puede encontrarse todo el trabajo que estamos haciendo”, responde Albiol. “El wikiproyecto -continúa- se divide en tres secciones: las solicitudes -es decir, aquellos artículos que consideramos relevantes pero que no están escritos todavía-, los que ya están escritos y los que necesitan mejorarse. La gente que colabora en el proyecto recurre ahí, y decide si escribe sobre un tema u opta por arreglar o mejorar cualquier otro. Es como un gran repositorio de lo que hacemos que permite que gente desde distintos lugares de España y del resto del mundo pueda participar en el proyecto”.

Los colaboradores se dividen por grupos: “El fundacional es el de Madrid, que se reúne cada quince días en la sede de la Fundación, pero también tenemos un grupo en Salamanca y otro en Granada. Además, desde este año contamos con otro en Béjar (Salamanca) y aparte hay gente que desde sus casas en el País Vasco o México colaboran de forma individual. El objetivo próximo es ir implementando grupos de trabajo en cada uno de los capítulos de la Fundación; en Salamanca y Granada ya tenemos, pero quedan Málaga, Pontevedra, Cantabria, Albacete y Badajoz. Madrid no tiene capítulo porque es la sede de la entidad”, relata.

Profesionales Implicados

En los dos años de vida que tiene el proyecto varios han sido los profesionales que han aportado material o experiencias para enriquecer los escritos de Wikitauro. “Tratamos de implicar a expertos en cada uno de los campos que trata el proyecto”, subraya Albiol. “Uno de los primeros en acudir a nuestras charlas fue Román. Nosotros le creamos su perfil en Wikipedia y él nos explicó sus experiencias con las suertes, sus inquietudes delante del toro, hicimos un coloquio con él… Fue el primer experto en hablarnos sobre un tema”, comenta, y prosigue: “Después Cristina Sánchez nos contó su experiencia como torero; Muriel Feiner vino para hablarnos de la mujer en el mundo del toro, José María Sotomayor nos abrió las puertas de su biblioteca y nos habló de poesía taurina, Pablo Cobos nos ha contado su experiencia como fotógrafo, Ana Mayoral nos ha hablado del campo bravo, Manuel Durán nos enseñó los entresijos de Las Ventas para mejorar la entrada que hay en Wikipedia y no ha dejado de ayudarnos con todo el tema fotográfico… y en agenda, además, hay previstas otras muchas visitas tanto aquí en Madrid como en Salamanca y Granada”.

Llegados a este punto surge una pregunta obligada: ¿no hay que obtener ninguna clave o permiso para poder editar contenidos?, ¿puede colaborar quien quiera sin más armas que su buena intención?, ¿qué control se ejerce sobre los editores de textos? “En Wikipedia puede colaborar todo el mundo, eso es así, pero los textos publicados los controla la propia Wikipedia. Con nosotros ocurre lo mismo: aparte de controlar nosotros los contenidos taurinos, los examina también Wikipedia. Yo antes de empezar con el proyecto, antes de familiarizarme con el mundo de Wikipedia, pensaba que cualquiera podía editar un artículo y los errores que pudiera cometer quedaban impunes, pero después, cuando he ido conociendo todo más a fondo, he comprobado cómo hay unas normas muy estrictas en cuanto a veracidad de todo lo que se escribe, al final todo tiene que tener referencias; es decir, no puedes escribir lo que te parezca y hay personas que revisan y se encargan de depurar ediciones maliciosas. Son muy estrictos en ese sentido. Cualquier afirmación que se ponga que no lleve aparejada una referencia que justifique el origen del contenido, Wikipedia la elimina directamente. Nosotros en todos los artículos que hablan sobre tauromaquia tenemos activada una alerta que salta cuando alguien edita algo, y si vemos que se ha escrito algo no correcto o adecuado, aunque tenga una referencia, lo revisamos a conciencia”. Sin embargo, a pesar de lo complejo de la misión, no han surgido apenas incidencias ni se han registrado excesivos gazapos. “No, y eso que el proyecto está creciendo una barbaridad y cada vez cuesta más llegar a todas las revisiones”, admite Albiol. “La gente cuando edita contenidos lo hace de forma rigurosa, consciente de la responsabilidad que contrae. Quien lo hace suele conocer bien la materia sobre la que escribe y estamos contentos porque no hemos tenido que revocar muchas cosas”.

Pero además de la función correctora, la Fundación ofrece un servicio orientador: “Lo que hacemos con la gente interesada en el proyecto es explicarles en qué consiste Wikipedia y familiarizarles con el entorno. Los grupos físicos de Madrid, Salamanca y Granada sirven para eso, para resolver dudas, enseñar a crear un perfil, indicar que hay que emplear un lenguaje objetivo, que conviene buscar la información sin prisas, cotejando varias fuentes, reseñando todas de las que se nutre el contenido que estamos redactando… Dicho de otro modo: la Fundación asesora en todo lo necesario para que cada cual pueda poner después su granito de arena y toda la información que ahora mismo está en papel comience a estar en formato digital y, así, poder legarla a las futuras generaciones”.

VARIEDAD DE TEMAS

Las parcelas de información editada también están divididas por grupos. A las cuatro iniciales -suertes, la mujer en el mundo del toro, el patrimonio taurómaco y la poesía taurina- han ido sumándose otros -léxico taurino, ocupaciones del sector, escuelas taurinas, ganaderías y anexos en forma de listados ordenados cronológicamente como uno de sagas taurinas u otro de toreras-. “Cuando nació este proyecto desde el principio tuvimos claro que la fuente de conocimientos es enorme. Escogimos los cuatro temas iniciales y conforme el proyecto ha ido avanzando ha ido diversificándose. Los colaboradores de Wikitauro tienen sus propios intereses y motivaciones, lo que ha facilitado la aparición de temas nuevos. El proyecto, al final, lo impulsamos nosotros, pero ahora es de la gente; dicho de otro modo: es la gente del mundo del toro la que debe decirnos a mí me interesaría o me gustaría escribir sobre el toro en la calle, y nosotros les pondremos todas las facilidades para que puedan publicar sobre ello. Al final escribiremos sobre tantos temas como la gente quiera”, reflexiona ilusionado.

De todos los grupos mentados, ¿cuál tiene más entradas hasta ahora?, ¿cuál es el tema líder?, ¿cuál destaca frente a los demás? “El de las suertes del toreo es quizás el que tenga más entradas. Al ser uno de los primeros es normal que acumule más, pero también es una parcela que ha animado especialmente a la gente a escribir. Hay fotografías antiguas, otras modernas y ahora queremos incorporar vídeos para que las explicaciones sean más gráficas. Dentro del tema de ganaderías, el apartado de encastes también ha generado muchísimo interés”, detalla.

Colaboración gráfica

Con el objetivo de ilustrar y hacer más amena la lectura de los artículos elaborados en Wikitauro, la Fundación ha impulsado una línea de colaboración entre la organización y una serie de fotógrafos taurinos de referencia como nuestro compañero Javier Arroyo, Sara de la Fuente, Alfredo Arévalo, Luis Sánchez Olmedo, Víctor Luengo, Pablo Cobos… “Vimos que la gran mayoría de fotos que había en Wikipedia eran de toros sangrando, de plazas vacías… A Wikipedia, como banco de imágenes libres de uso que es, acuden muchos periodistas internacionales cuando tienen que hablar sobre toros en sus medios de comunicación, de modo que hasta hace poco era fácil que terminaran publicándose esas de toros sangrando o de plazas vacías. Ahora, gracias a nuestros fotógrafos colaboradores, esos mismos periodistas pueden nutrirse de imágenes que transmiten un concepto infinitamente más atractivo de la tauromaquia”.

UN PROYECTO ADAPTABLE

Para formar parte de la familia de Wikitauro no necesariamente se precisa ser un crack de Internet: “Para formar parte del proyecto no se necesita ninguna formación especial en informática. Hay muchos jubilados que vienen a editar aquí en Madrid que me dicen cuando empecé se me hacía un mundo familiarizarme con Wikipedia y a día de hoy están escribiendo unas entradas brutales. Al final lo que necesita este proyecto es paciencia y ganas de dejar tu semillita a las futuras generaciones. Además, Wikitauro se adapta a las necesidades o a las circunstancias de cada persona. Puede participar todo el mundo, nosotros estamos abiertos a enseñar a todos. Se trata de que participe el máximo número de gente posible”.

La flexibilidad también queda puesta de manifiesto en las reuniones que se programan de forma periódica: “Evidentemente no hay obligación de asistencia. Depende del día. El último vinieron veinte, pero en otras ocasiones somos seis o diez, depende de la disponibilidad de cada uno de los colaboradores. El proyecto no debe atarte, al fin y al cabo son colaboraciones desinteresadas”, detalla Albiol, que matiza: “Quien dispone de más tiempo puede venir y aportar, pero quien ande más escaso de tiempo libre puede aportar directamente desde casa. Una de las muchas ventajas que tiene Internet es que permite coordinarse a distancia”.

Apoyo del Ministerio de Cultura

Wikitauro cuenta con el patrocinio del Ministerio de Cultura y Deporte. Salvo honrosas excepciones, lograr la implicación y la ayuda de un ente público en la actualidad para el mundo del toro suena a proeza. Sin embargo, la Fundación ha jugado con tino una baza: se podrá estar en contra de los toros, pero no de la difusión del conocimiento de un patrimonio cultural como es el toreo. “Cuando propusimos el proyecto al Ministerio lo hicimos siguiendo esa idea: la tauromaquia ha generado un patrimonio incuestionable y podrá gustarte más o menos pero no puedes estar en contra de la cultura. Lo que estamos haciendo nosotros es una difusión cultural que desde el Ministerio vieron muy interesante desde el primer momento”.

Por otro lado, y para orgullo de los wikitaurinos, el trabajo desempeñado hasta ahora comienza a dar sus frutos. Todos recuerdan la primera vez que se materializó el espíritu del proyecto. “Fue cuando uno de nuestros colaboradores en Madrid vio a unas turistas francesas en Las Ventas consultar nuestros textos a través de Wikipedia para enterarse de las suertes que estaban practicando en ese momento los toreros. Esa es nuestra misión: acercar esta cultura a gente que aún no la conoce o no está famirializada con ella. Comprobar cómo sirve el trabajo que estamos haciendo da mucha moral y anima a seguir adelante”, confiesa.

UN MUNDO INFINITO

Si bien es mucho el trabajo realizado hasta el momento, todavía es mucho mayor el que queda por realizar. La empresa, en realidad, es infinita. ¿Qué objetivos se ha marcado Wikitauro? “El objetivo -responde raudo Albiol- es ser capaces de crear una red de gente interesada en que toda la información que hay en libros de toros se pase al entorno digital, y, en paralelo, buscamos crear comunidad, lograr que la gente venga a la Fundación de forma periódica, que hable de toros, que pueda escuchar a ganaderos, a toreros, a profesionales explicando sus experiencias, que podamos acercar a los aficionados y editores de Wikitauro a gente con la que de otro modo no podría entablar contacto. Y estamos muy contentos porque eso se ha logrado. Nuestro objetivo inicial, el del primer año, era alcanzar cien entradas y crear un grupo de trabajo en Madrid. Y podemos decir que hemos creado ciento cincuenta entradas desde cero y hemos visto nacer no uno sino tres grupos de trabajo. Nos decían que era muy difícil que pudiéramos conseguir los objetivos que nos habíamos marcado, pero el retorno del mundo del toro está siendo muy esperanzador porque no solo hemos conseguido los objetivos, sino que estamos traspasándolos. El proyecto está calando, la gente está poniendo ganas y lo está haciendo suyo, y eso permite que sea muy potente. De hecho, Wikitauro es ya un referente para otro tipo de wikiproyectos. Los editores de gastronomía o deportes, por ejemplo, ven el nuestro como un wikiproyecto ejemplar”.

500 millones de potenciales lectores

Con Wikitauro se inicia un proceso -silencioso pero fundamental- de exportación de la tauromaquia a los cerca de 580 millones de lectores hispanohablantes que hay en el mundo. “Internet está hoy al alcance de prácticamente todos y con que lleguemos a una ínfima parte de ese número de potenciales lectores, la empresa habrá valido la pena”, señala Robert Albiol, quien ya sueña con metas y retos aún mayores: “En el futuro queremos trasladar nuestros contenidos a la Wikipedia en inglés, en francés… Primero queremos llegar a Latinoamérica -de hecho, ya estamos en contacto con gente de allí que está colaborando para Wikitauro sobre sus plazas, sus encastes, sus ganaderías…- y nos gustaría que en un futuro participase gente de Francia, Portugal… que también escribiese sobre las tauromaquias de sus países”.