www.aplausos.es

LA PINCELADA DEL DIRECTOR

La decepción de Jesulín
Ampliar
(Foto: Mateo)

La decepción de Jesulín

El monstruo que creó el de Ubrique, cual un Saturno del cuché, acabó devorándole sus virtudes toreras que las tenía y muchas: valor, técnica, poder… y a estas alturas se sigue hablando del pase de la tortilla, de la corrida de las mujeres… Una pena

Me pongo a escribir a la vuelta de Foios donde se ha echado a faltar a Miguel Lázaro y Jesulín ha vuelto a ser Jesulín: ha llenado hasta la bandera el teatro, se ha mostrado tal cual era en su tiempo de máxima vigencia, irreverente por momentos, desenfadado, ocurrente, divertido… y ni qué decir que se ha metido a la gente en el bolsillo, pero también se ha visto un Jesulín tan sorprendido como dolido con el panorama taurino que se ha encontrado cuando intenta celebrar su trigésimo aniversario de alternativa toreando. No se ha sentido reconocido. Y de sus palabras se desprende, utilizando su terminología, que el atasco está en la pasta. Tiene razón. No hay dinero. Desde luego no hay el dinero que él acostumbraba a ganar en sus tiempos de plenitud. Porque llenaba, claro. Ahora, son otros tiempos, las plazas no se llenan con la frecuencia y facilidad de entonces y ese tipo de atasco se ha generalizado. Es el drama de los tiempos. La lanzada que amenaza la pervivencia. Menos interés, más trabas, más competencia lúdica, menos espacios públicos, el mundo y la moda a la contra, poca o ninguna conciencia interna -no quieren verlo, los toreros son por definición cortoplacistas, todos- menos corridas, en realidad muy pocas, miras el escalafón final y te da un escalofrío, menos llenos… y no sigo porque me deprimo como Jesulín, y porque tampoco conviene airearlo, pero todo eso y más lo ponen en el orden de influencia que consideren y tendrán/tendremos una radiografía de la realidad que debe preocuparnos a todos, no solo a Jesulín. Por cierto, hasta ahora los esfuerzos más notables para salir de ese atolladero, lo que no se había hecho nunca para sacar adelante la tauromaquia, están viniendo de los propios aficionados. Aficionados intentando recuperar aficionados para satisfacción y provecho de los profesionales. Suena raro pero es así, podríamos decir que muy torero.

Los esfuerzos más notables para sacar adelante la tauromaquia están viniendo de los propios aficionados. Aficionados intentando recuperar aficionados para satisfacción y provecho de los profesionales. Suena raro pero es así, podríamos decir que muy torero

Con Jesulín en Foios repasamos todas sus glorias y hazañas pasadas, también sus gansadas que dieron pie a un personaje del cuché que él cultivó con insistencia, demasiada vista desde fuera, de tal manera que el monstruo que creó, cual un Saturno del cuché, acabó devorándole sus virtudes toreras, que las tenía y muchas: valor, técnica, poderío ante los toros, calado popular, polémica… pero el personaje le pudo al torero y a estas alturas se sigue hablando del pase de la tortilla, del día que le dio la muleta al apoderado, de la corrida de las mujeres… Una pena. En esos recovecos de su trayectoria igual se encuentra, al menos una parte, la explicación a su disgusto. Incluso al atasco. El fenómeno no es nuevo en quienes apuestan por el populismo. Pasa que el tiempo pasa.

HAYA PAZ EN LAS GALIAS.- Se despejaron las dos grandes incógnitas que gravitaban sobre el toreo en Francia, el desenlace de los concursos de plazas tan relevantes como Nimes y Arles. Suspense y expectación máxima muy justificadas que duraron meses. Finalmente se confirmaron las impresiones expresadas en esta misma Pincelada la semana pasada y no habrá alteración del ordenamiento económico de los últimos años. Casas seguirá en Nimes y Jalabert en Arles. Otra cosa hubiese levantado ronchas y no se sabe qué consecuencias más. Desde luego hubiese sido una especie de salto a lo desconocido después de tantos años -y de tantos éxitos en una parte y otra- y si vale aquello de lo que funciona no se toca, bien está como está. Dado el peso y la influencia que ha adquirido Francia en la temporada cualquier aventura hay que seguirla con atención y cautela. Así que paz y gloria es una combinación de lo más recomendable. El interés general ahora queda en una posición de ventaja, Simón y Juan Bautista activados, dos referentes, dos generaciones, tan cercanos y tan distantes, de la competencia debe surgir lo mejor.

Confirmado, no habrá alteración en el ordenamiento del sudeste francés. Casas seguirá en Nimes y Jalabert en Arles. Otra cosa hubiese levantado ronchas y no se sabe qué consecuencias más. Si vale aquello de lo que funciona no se toca, bien está como está

Aquel país ya hace tiempo que pasó de ser un lugar complementario y un tanto exótico para los profesionales, empresarios incluidos, que no lo acabaron de entender y perdieron la partida, a ser una parte vital del toreo actual. Sus ferias grandes tienen la fuerza económica que no tienen la mayoría de sus homólogas españolas; y su segundo circuito se ha convertido en vivero de nuevos toreros, una especie de unidad de recuperación de valores en peligro de rendición, a tal punto que muchos de la cabecera del escalafón actual encontraron su segundo aliento, el que les llevó al éxito final en aquellos sanatorios. Vale la idea de sanatorio por lo que tuvieron de reanimación vital y artística. Toros, reconocimiento y pasta digna cuando a este lado de los Pirineos no sabían ya lo que era eso, ha sido/es la fórmula mágica que los volvía a poner en pie. A cada cual lo suyo.

Garzón sigue creciendo. Ahora Córdoba. Recuperarla sería un hito y no digo un imposible porque donde hubo fuego siempre quedan brasas. Lograrlo sería un puntazo para él, mucho más valioso que haber logrado llevar a José Tomás a sus plazas. No sería un mal arranque JT en la Córdoba de Manolete

GARZÓN ANTE EL RETO DE CORDOBA.- En España también ha habido movida empresarial las últimas horas. Con menos ruido de sables, felizmente, José María Garzón sigue renovando y haciendo fuerte su grupo de negocio. Tras incorporar a Paco Ureña, uno de los toreros más acreditados del momento, ha sumado otra plaza a la lista de cosos que ya explota. Con Málaga en el horizonte, Córdoba es la primera de primera para él, una responsabilidad grande y arriesgada pero que tiene su ventaja. ¿Qué cual?... que dado su estado actual todas las mejoras de gestión que aplique se notarán. Recuperar Córdoba sería un hito y no digo un imposible porque donde hubo fuego siempre quedan brasas con las que reanimarlo. Lograrlo sería un puntazo, mucho más valioso que haber logrado llevar a José Tomás a sus plazas. Por cierto, no sería un mal comienzo para darle vida a la Córdoba de Manolete, Tomás en el coso de los Califas. ¿Por qué no?...