www.aplausos.es

ENCUENTROS CON JOSÉ LUIS BENLLOCH

Teruel de vuelta a Teruel

Fotos: ARANDA

El día del Encuentro con Fidel San Román para hablar de su ganadería de El Ventorrillo, el tentadero lo hizo Ángel Teruel. No hace falta que les diga que su estar en la plaza, su concepto, las formas que exhibió estuvieron presididas por la torería y un halo diferenciador de lo que ya no se estila y ahí radica su interés y su tesoro. Hay formas que no deben perderse y este nuevo Teruel las conserva. No torea desde 2015 y quiere revertir la situación. Recientemente me llamó sabiendo la admiración que siempre sentí por su padre, el maestro que fue figura cada vez que se lo propuso en tiempo de grandes figuras, el tipo que supo vestir el cargo de figura como pocos o como ninguno, el técnico más elegante de cuantos vistieron de luces, torero de Madrid Madrid… Muchas de esas cualidades las heredó su hijo, así que confío en que un buen día emerja y muestre, habría que decir que le dejen mostrar, lo que ya mostró en varias ocasiones: aquel estilo Teruel que no se ve y no se puede perder.

Me llamó y me envió un pensamiento que había escrito, que me hace creer que este Teruel está a punto para volver a ser Teruel, solo necesita que le atiendan. Este es su mensaje: “Cuando no eres realmente tú, cuando no disfrutas cada momento al máximo por un cúmulo de circunstancias, tocar fondo para reencontrarse a sí mismo es la mejor opción. Cuando logras mejorar e ir saliendo poco a poco de ese bucle y de ese túnel sin salida, te das cuenta de que hay muchas cosas que merecen y valen la pena. Hay motivos y base para ilusionarme de nuevo, seguir dando motivos al aficionado que siempre vio algo especial en mí, y al que no, meterlo en el canasto de mis formas. Estoy seguro que con mi constancia, afición y vocación iré empezando a subir peldaños e intentaré afianzarme a ellos y no bajarme tan fácilmente. Mi ilusión, mis ganas, mi vocación y mis formas están intactas, genética y madera torera manan por mis venas.

Deseo ahora con el poso que te dan las experiencias y los años, poder brillar con luz propia, con mi actitud, mi entrega, mis formas y que el caprichoso destino se ponga un poco de mi lado y me colabore. Con estos ingredientes y personalidad me encargaré, Dios mediante, de que así sea y suceda. Hijo del cuerpo, pero no de papá... con hambre y necesidad de sentirme torero por méritos propios y feliz.

Primero es necesario recuperar al hombre y después al torero.

Teruel sigue existiendo... Firmado: Ángel Teruel”.

En la línea de salida está. Un empujón necesita. Vale la pena.