www.aplausos.es

COLOMBIA

Sebastián Castella, rotundo, conquista Manizales

El francés corta tres orejas en una completa tarde de toros; el quinto toro de Las Ventas del Espíritu Santo, de nombre Barco, fue premiado con la vuelta al ruedo

jueves 09 de enero de 2020, 11:10h

Fotos: RODRIGO URREGO B.

Las veinte temporadas de alternativa de Sebastián Castella quedaron expuestas en toda su dimensión en Manizales. Se agigantó el francés frente al quinto de la tarde, al que cortó las dos orejas después de un espadazo y de formar un lío en el que todo lo puso el torero. Hubo incluso mayoritaria petición de indulto. Más de un centenar de pases dio Castella frente a un toro que, sin fondo, se fue buscando tablas. El faenón de Castella salvó la tarde a la afición y al ganadero.

Sebastián Castella supo interpretar al toro, al público y su momento cumbre; dominó cada situación con magisterio. El francés homenajeó a la afición joven que antes de su primer turno lo homenajeó a él y enalteció la memoria del fallecido torero manizaleño Andrés de los Ríos. Al segundo lo cuidó y mandó sobre sus embestidas. La escasa fuerza del toro condicionaba la faena y Castella consiguió sujetar al toro desde los doblones del inicio de la faena -de más a menos-, que estuvo llena de temple, firmeza y torería.

Paco Perlaza recibió algunos pitos de despedida, seguramente porque el público, embriagado de la faena de Castella, olvidó la faena al primer toro de la tarde en la que Perlaza tuvo un sitio incuestionable. En los medios o al hilo de las tablas, Perlaza fue dueño de los terrenos ante un toro con movilidad pero al que había que conducirle el punto de toreabilidad que tuvo. La espada emborronó la labor y dejó todo en silencio. El presidente decidió cambiar al cuarto por manso. Desconoció aquella condición de los toros de lidia para los cuales existe sitio y lidia. El cuarto bis dio una voltereta en el remate del tercio de capa, que quitó cualquier opción de lucimiento.

Álvaro Lorenzo se fue de vacío por su desacierto con la espada en el sexto, al que toreó con reposo y lentitud. El toro tuvo clase y embistió con temple aunque no permitió ligazón en las series. La hondura de la faena mereció otro final, pero el público restó valor a la faena, porque siguió prevaleciendo el castellismo que invadió la plaza. La faena al tercero tuvo detalles y mucho mérito, técnicamente fue eficaz. El final por bajo con la derecha perdió solidez, a toro rajado. El esfuerzo hubiera valido el trofeo pero falló con la espada, que cayó trasera y contraria.

Manizales (Colombia), miércoles 8 de enero de 2020. Toros de Las Ventas del Espíritu Santo, bien presentados y de juego desigual. El quinto, de nombre Barco, premiado con la vuelta al ruedo. El cuarto, devuelto. Paco Perlaza, silencio tras aviso y silencio; Sebastián Castella, oreja y dos orejas; Álvaro Lorenzo, silencio y silencio tras aviso. Saludaron en el tercio de banderillas Emerson Pineda e Iván Dario Giraldo en el primero. Entrada: Casi lleno.