www.aplausos.es

Leer una noticia

La coleta de Greta
Ampliar

La coleta de Greta

Dos veces 20. El año donde, al fin, desde un gobierno de la nación, el formado por la coalición PSOE/UP (el partido de la "posverdad"), ambas formaciones habrán de enseñar su verdadero rostro sobre el toreo y la tauromaquia. Hasta ahora, el partido del hombre con coleta, Iglesias, fue "matizando" su intención de prohibir los toros, mientras que el PSOE nevegaba con él a lo fenicio: si valía votos mantenerlos, hablaba a favor, y en contra cuando prohibirlos también daba votos.

Ahora estos dos grupos deberán hacer algo sobre el toreo. Podemos quiere premiar a sus huestes con la prohibición. El PSOE, en esa postura pilatesca, de Poncio Pilatos, no quiere condenar al reo a muerte, pero se lavará las
manos tras condenarlo. Eso es hoy el PSOE, un Pilatos que dice no desear el final de la Constitución o la Monarquía, pero se lava las manos después de atender la petición de muerte de sus clientes, de sus socios. Sánchez es Poncio Pilatos frente a una palangana: “No soy culpable de la sangre de este justo”.

Pero que nadie piense que se van a prohibir los toros a través de una modificación de la Constitución o en un referéndum. No. PSOE, prohibiendo y traicionando a los toros, no quiere pasar a la historia como su puntillero, solo como Pilatos. En el acuerdo de gobierno entre Sánchez y el hombre de la coleta, hay un punto que dice que se obligan a redactar una Ley de Bienestar Animal de obligado cumplimiento en todo el Estado español.

Una ley de este calado, que ya está pactada en su contenido, no prohíbe las corridas. Las modifica en el sentido del “no maltrato”, es decir, hace del toreo una cosa sin sangre ni suertes como las de ahora. Los permisos de sanidad y manejo serán imposibles de cumplir. De tal forma que, sin prohibirlas, se hace legalmente que sea imposible celebrarlas. Y menos tal y como las conocemos ahora.

Esa es la forma de prohibir sin prohibir. Desde una ley de bienestar animal. De esta forma, hasta comunidades gobernadas por ejecutivos favorables al toreo, habrán de cumplir una norma de obligación nacional. Esta es la forma y la estrategia. No tengo ninguna duda. Ya lo hizo hace mucho tiempo y sostengo que la sentencia del TC sobre Cataluña llevaba dentro una bomba de relojería: al decir que habría de ponerse a compás la tauromaquia y el bienestar animal. Lo dije. Lo dijo. Y me ratifico.

Pero, en este año y ante esta estrategia, el toreo tiene un as en la manga. La tiene en otra coleta. La coleta de Greta. No hay sensibilidad o sensiblería nacional e internacional mayor que el ecologismo. La sostenibilidad. Hay un ministerio sobre el cambio climático. Y resulta que nadie en la sociedad española sabe que el toreo a través del toro es la única actividad ecológica sostenible de este país desde que dos por dos son cuatro. Es nuestra arma secreta.

Ruego a la gente del toro que tome conciencia de esta realidad. Que deje de pensar que Manolete es un personaje de El Greco, porque la chavalería de hoy no sabe ni

quiere saber quién es El Greco y cree que un torero es un asesino en serie y en serio. Miren: por mucho que le digamos a la de la coleta, a Greta, la utilidad emocional y artística de un lance de Morante, jamás lo entenderá. Pero si le decimos que ir a ver un lance de Morante hace sostenible al toro y a la dehesa, y le explicamos el alcance ecológico del bosque europeo más importante en sostenibilidad, es otra cosa. Seguro que atienden.

O aprovechamos nuestro contenido ecológico ya y ahora mismo y no dejamos de explicar el toreo como un arte culto y, por tanto oculto, o nos vamos al carajo ya mismo. Dejemos de tratar el toreo desde la ciudad y desde Goya y desde Picasso. ¿A quién le interesa en España la cultura? ¿Quién lee a Lorca? ¿Pero alguien piensa que la mayoría de los españoles saben quiénes son? La tauromaquia se va a salvar con un discurso del toro, el discurso del animal y nunca el del hombre.

Una cosa es seguir cultivando lo culto porque es necesario alimentar la inteligencia humana y otra creer que lo sensible artístico es hoy el pilar de salvación del toreo. No. No. Y no. Que no. No. Todos nos hemos de alinear en la moda y corriente social de la otra coleta. La de la coleta de Greta. Ahí tenemos mucho que decir.