www.aplausos.es

REPORTAJE CAMPERO

Joaquín Núñez del Cuvillo: 'Los petardos me hacen aprender más que los triunfos'
Ampliar
(Foto: Arjona)

Joaquín Núñez del Cuvillo: "Los petardos me hacen aprender más que los triunfos"

“En los últimos tiempos se ha exagerado mucho por parte de los toreros la elección de las ganaderías. La suerte es que de las cuatro o cinco que matan las figuras Núñez del Cuvillo es una de ellas”

Para Núñez del Cuvillo la temporada 2019 fue espectacular. Premio Feria del Toro en Pamplona, grandes toros en Madrid, Sevilla y Málaga, corridas de gran éxito por todas las ferias. Al final de la temporada se conoció la noticia de la salida de la gestión de Álvaro de la Campa, nieto de don Joaquín que a sus 90 años vuelve a estar al frente de la vacada de puertas hacia fuera ya que durante casi 40 años no ha dejado de ser el capitán general en su finca de El Grullo. Remiso a hablar de sus triunfo, el veterano ganadero lanza claves impagables con enorme modestia.

-¿En algún momento ha dejado de dirigir Núñez del Cuvillo?

-Llevo 38 años con la ganadería. Jamás mi vida se ha desvinculado de ella. En este tiempo he metido la pata con algunas decisiones pero en cuanto he podido la he sacado. No he visto nunca una corrida mía en un callejón. Siempre he tenido a alguien que ha dado la cara, que ha atendido a los periodistas, que ha figurado. Muchos años esa persona fue mi hijo Álvaro, que tenía nueve años cuando empecé con la ganadería. También ha estado en esa posición mi nieto Álvaro, que tiene afición pero estoy hay que vivirlo, yo vivo por y para la ganadería.

-¿Le ha costado retomar la parte comercial o nunca la delegó?

-Nunca me ha gustado aparecer pero esa parte nunca la he descuidado, la parte comercial la he llevado yo siempre, he cargado con mucha responsabilidad y en ese sentido me ha ido bien. La ganadería la lleva mucha gente, cuento con dos mayorales, cuatro vaqueros y un equipo de quince personas que me ayudan a echar esto para adelante. Vivo en el campo con mi mujer, en esta finca solo hay toros de lidia.


-Por lo tanto, junto a un equipo, es usted el que lleva las riendas de la ganadería.

-Si a llevar la ganadería se le llama al que tiene la última palabra para decidir la vaca que se queda para criar y el toro que va a cubrir, ese soy yo junto a mi mujer. Lo fundamental es tener paciencia, orden, estructura… De elegir bien esos animales que van a cubrir a elegirlos mal hay una gran diferencia: que los toreros quieran tus toros o no los quieran.

-¿Qué busca en la selección?

-Voy buscando lo que les gusta a los toreros. Hay muchos ganaderos que tienen sus gustos y, después, no coincide con los de los toreros. Las mejores figuras del toreo me han apoyado siempre empezando por Espartaco, siguiendo por Jesulín de Ubrique, José Tomás, José María Manzanares... Ellos han confiado en que de cada diez toros míos embestían ocho. Se juegan la vida, ellos tienen su visión personal y tengo la suerte de que mi toro es el que les da el triunfo, tengo que dar gracias a Dios.

-Su ganadería es de las predilectas de las figuras, desde luego.

-En los últimos tiempos se ha exagerado mucho por parte de los toreros la elección de las ganaderías. La suerte que tengo es que de las cuatro o cinco que matan las figuras, Núñez del Cuvillo es una de ellas. Sé que mi ganadería no es la mejor de esas cinco pero todas tenemos el mismo el estilo.

“En los últimos tiempos se ha exagerado mucho por parte de los toreros la elección de las ganaderías. La suerte es que de las cuatro o cinco que matan las figuras Núñez del Cuvillo es una de ellas”

-La temporada 2019 ha sido para enmarcar.

-Me cuesta mucho hablar de las corridas buenas, le hablaré de las malas: dos en Francia y otra en Logroño. La ventaja que tengo es que sé que mi ganadería no es buena y eso me hace buscar constantemente la forma de mejorar. Poco a poco lo voy consiguiendo. Los petardos me hacen aprender más que los triunfos. El año pasado hubo muchas corridas buenas pero le repito que me acuerdo más de las malas que de las otras.

-Uno de los triunfos más sonados fue el de Pamplona. Le concedieron el trofeo Feria del Toro a la mejor corrida de San Fermín y le dieron la vuelta al ruedo al toro Rosito.

-Me siento orgulloso por todos los premios. Cuento con muchos fracasos en mi historial por ello valoro más si cabe cualquier tipo de reconocimiento. Es un estímulo cada premio que nos dan o cada vez que nos hacen un reportaje como el de esta revista. Fue una buena corrida.


-En Madrid y en Sevilla también lidió toros muy importantes como los de Perera y Roca Rey, respectivamente.

-A aquel toro de Sevilla debieron darle la vuelta al ruedo. Y el de Perera de Madrid también me gustó mucho, pero Perera tuvo tanto mérito como el toro.

-Este año en Sevilla lidiará dos corridas de toros. ¿Qué supone para usted lidiar en La Maestranza por partida doble?

-Es la tercera vez que lidiamos dos corridas en Sevilla. Me honra enormemente, a ver ahora cómo sale… Es una responsabilidad. La Maestranza otorga uno de los premios más importantes a la mejor corrida de la feria. Tengo cuatro trofeos. No puedo olvidar al toro que nos indultaron en Sevilla, Arrojado, lidiado por José María Manzanares, que este año cuajó otro toro nuestro en Málaga.

-¿Qué pasó con Arrojado? ¿Sigue cubriendo?

-Ya no cubre, lo tuvimos dos años con las vacas pero no terminó de gustarme el resultado. Tenemos unos 14 toros indultados. Algunos de ellos han vivido poco, otros han cubierto hasta el final. Hay de todo.

“Los petardos me hacen aprender más que los triunfos. El año pasado hubo muchas corridas buenas pero me acuerdo más de las malas que de las otras”

-¿Le da legitimidad al indulto como medio de selección?

-El indulto es importante fomentarlo, es un gran estímulo para los ganaderos, para una ganadería es una gran ventaja llevar a su casa un semental. Los presidentes exageran cuando sienten la responsabilidad de poder estropear una ganadería al conceder un indulto. El mejor ejemplo es Garcigrande, tiene muchos toros indultados y así va para arriba. La mayoría de los toros funcionan muy bien, es una forma de facilitar la selección.

-Su ganadería está compuesta de varias sangres aunque con una procedencia común. ¿Por qué sigue acudiendo a otros ganaderos?

-Somos pocos ganaderos los que vivimos de la ganadería. En mí caso para estar continuamente a un buen nivel soy consciente de que tengo que comprar sementales a compañeros que me ayuden a mejorar. En todo este tiempo he comprado mucho, algunas cosas buenas y otras malas. He sido muy exigente quitando lo que no me servía sin mirar lo que me costó. Las mejores líneas de mi casa se las debo a otras ganaderías mejores, jamás he escatimado en los momentos en los que me tenía que apoyar en otros ganaderos como Daniel Ruiz o Garcigrande…

Pamplona, Madrid, Sevilla, Huelva, Gijón...

Nuñez del Cuvillo lidiará en 2020 una camada parecida a la del año pasado. Sin rehusar de grandes escenarios donde el año pasado echó grandes toros como Pamplona, Madrid o Sevilla.

La discreción del ganadero le hace medirse a la hora de hablar de los compromisos del año presente: “Mis camadas suelen ser parecidas año tras año. Lidiaré unas 20 o 21 corridas de toros. No puedo decirle todas pero algunas ya están apalabradas en firme. Los veedores ven los toros en función de la categoría de la plaza, que es como tengo organizada la camada. Le puedo decir las corridas que ya tengo confirmadas: Pamplona, Madrid -ya sea en San Isidro o en Otoño, en función del remate que adquiera en la fase final y lo que mejor le cuadre a la empresa-, las dos de Sevilla, Huelva, Gijón, Salamanca, Almería, Murcia y Aranjuez”.

Sin embargo no lidiará utreros. Aunque el ganadero se muestra a favor de este tipo de festejo, tiene sus motivos para no hacerlo: “Estoy abierto a lidiar novilladas pero el problema es que no se valoran como deben por lo tanto no creo que lidie ninguna”.

-La amalgama que se da en su casa no es fácil de llevar.

-Estoy a punto de cumplir 90 años, empecé la ganadería cuando tenía 52. Dicen que tenemos mucha mezcla pero, como sabes, somos ganaderos desde hace cuatro generaciones y por eso tenemos los conocimientos de antes y los de ahora. Las circunstancias han cambiado, pero si se da cuenta el origen primero de todo lo que tengo es lo del Marqués de Tamarón. Hablar de pureza en mi ganadería es discutible, sí, pero siempre he considerado que todo lo mío viene del mismo sitio.

-Usted ha buscado el origen común en un abanico amplio de hierros.

-Mi ganadería está compuesta de muchos pedazos. Les he comprado a muchos compañeros, cosa que no siempre ha estado bien vista. Estando bien situado en el mercado no he dejado de comprar vacas o alquilar sementales a otras ganaderías. Todo es fruto de un deseo de mejora. Lo mío a lo mejor es un poco chaladura, no pienso más que en el toro.


-Un torero muy de la casa es Alejandro Talavante, de hecho su ganadería la ha creado con la base de Núñez del Cuvillo.

-Sí, Alejandro ha tentado muchísimos de mis sementales, le diría que el 70% de los sementales tentados en los últimos años han sido por él. Ha venido aquí muchísimos y es un gran entusiasta de mis toros. Es un privilegio contar con un torero de su calibre en el día a día de mi ganadería. Efectivamente, nos compró y hasta tiene un hierro parecido. Todavía no sé qué corrida nuestra matará a lo largo de la temporada.

-También ha sido muy de Cuvillo José Tomás, aunque con sus idas y venidas, ¿no?

-Los tres últimos años ha estado aquí. Este año también vinieron a ver la camada. Es un torero fantástico, enigmático. No es muy comunicativo. Indultó al toro 120-Idílico en Barcelona.

-En 2019 cortó un rabo a un toro suyo en Granada.

-El año pasado se llevó dos toros a Granada. Teníamos seis toros apartados para él pero solo se llevó dos. Son las cosas de José Tomás. Me dolió bastante que se quedaran aquí esos cuatro toros sin lidiar. Es su criterio.

“Somos pocos los que vivimos de la ganadería. En mi caso, para estar a un buen nivel soy consciente de que tengo que comprar sementales a compañeros que me ayuden a mejorar”

-Si le piden toros sueltos para este año, ¿no los lidiará?

-Después de esa experiencia he decidido intentar no vender de dos en dos. Me defiendo mejor con seis que con dos. Mi idea es lidiar corridas completas este año. Al dividir las corridas se desigualan las camadas, porque van saliendo retales y se desmantela todo.

-¿Qué otra figura apuesta incondicionalmente por Núñez del Cuvillo?

-Un torero muy de mi casa siempre ha sido José María Manzanares, que cuando ha podido elegir se ha decantado por los toros de Núñez del Cuvillo. Morante también, es un gran artista que ha toreado muchas corridas nuestras.

-También El Juli ha toreado muchas corridas de su casa.

-En su momento el padre de El Juli dijo que nuestra ganadería era la de José Tomás y se quedó sin torear varias de nuestras corridas. Con el tiempo se normalizó todo. Ha dado grandes tardes de éxito con nuestros toros. Es un triunfador nato. Ojalá este año se anuncie con nuestra ganadería más tardes.


-Dicen que Roca Rey se ha apuntado a toda la camada de Núñez del Cuvillo. ¿Es eso cierto?

-Puede que sea su deseo, desde luego su veedor conoce todas las corridas. Tenemos muy buena relación. Tenemos la suerte de que las figuras apuestan por nuestra ganadería y Roca Rey, como figura del toreo que es, también lo hace.

-¿Cuál es la clave para estar tanto tiempo en la cumbre?

-No lo sabría decir con exactitud. Te puedo hablar de mis funciones, que principalmente son escoger a los mejores sementales y seleccionar a las mejores vacas. Mi mujer me ayuda mucho, casi siempre estamos de acuerdo. Si no coincidimos sacamos la nota media entre los dos. Es una profesión de mucho tiempo y mucha paciencia. Ahí está la tecla.

“El año pasado José Tomás se llevó dos toros a Granada. Teníamos seis toros apartados para él pero solo se llevó dos. Me dolió bastante que se quedaran aquí cuatro sin lidiar. Después de esa experiencia he decidido intentar no vender de dos en dos”

-¿Qué le preocupa del campo bravo?

-Son muchas las preocupaciones y las obligaciones. La alimentación, el ejercicio, las fundas, el manejo, medicación, la selección, el porcentaje de cubrición… Son muchos matices. Para nosotros es fundamental mover a los toros. Cuando empecé con la ganadería que le compré a Osborne se caía mucho el toro. Se ha solucionado gracias al entrenamiento que se hace a los toros, aunque también le digo que la fuerza también se hereda, hay que tenerlo en cuenta. Ese problema me ha preocupado mucho tiempo pero ahora estoy más tranquilo en ese sentido.

Con su incombustible afición, Joaquín Núñez del Cuvillo se despide caballerosamente. Los rincones de su cortijo guardan los mejores secretos del campo bravo. Negociaciones, decisiones, guerra y paz. El toreo en una placita de tientas que en esta tarde de invierno ha visto pasar 14 becerras y dos toros. No hay tregua para mejorar, conoce las mejores líneas de las ganaderías buenas, no se le escapa aquello que busca. Quizá en esa meticulosa forma de vivir la ganadería resida la verdadera clave de la crianza del toro bravo.

Manantial de bravura


Nuñez del Cuvillo es la fuente de la que se han nutrido muchas ganaderías del campo bravo actual. Cuestión que para el ganadero es todo un orgullo: “He vendido a diecisiete ganaderías, algunas de ellas subsisten. Tengo un sistema de venta que no es fácil de llevar a cabo, pero facilita mucho las operaciones: desde el año 1982 tengo en vídeo todas las vacas y machos que se han tentado en mi plaza. Por lo tanto, a la hora de vender, vamos al vídeo para que el interesado lo vea. Lo mejor de mi ganadería nunca ha estado en venta, pero lo menos bueno sí porque me sobra. Es una forma de cambiar el sistema típico, que se basaba en confiar en la palabra del ganadero, muchas veces guiada por el optimismo. También he alquilado varios sementales a otros ganaderos que considero muy importantes, es un honor para mí”.