www.aplausos.es

MERCADO DE INVIERNO

Andrés Caballero, nuevo apoderado de Diego Ventura
Ampliar

Andrés Caballero, nuevo apoderado de Diego Ventura

"Con él comparto, sobre todo, la manera independiente de entender el toreo, hablamos el mismo idioma", afirma el rejoneador sevillano

miércoles 05 de febrero de 2020, 20:02h

Andrés Caballero será quien gestione la temporada europea de Diego Ventura este año 2020. El rejoneador sevillano ha anunciado el acuerdo de apoderamiento con el taurino madrileño después de su anticipado y forzado regreso de México debido a la lesión en el hombro que le ha obligado a finalizar prematuramente la campaña en América.

A través de un comunicado, Ventura señala sobre su nuevo mentor: "Comparto, sobre todo, la manera independiente de entender el toreo. Tengo química con Andrés, hablamos el mismo idioma, es un buen amigo, nos compenetramos muy bien y es un profesional de largo recorrido que entiende el rejoneo a la perfección”, explica. En este sentido, Diego adelanta que “nuestra línea de trabajo va a ser la misma que me ha definido en los últimos años: la de dar prioridad al interés de los aficionados, la de asumir los retos que creo que el rejoneo y que la afición están pidiendo y la de seguir liderando el trayecto que el toreo debe recorrer hacia su propio futuro en busca de consolidar su presente y de llegar a nuevos públicos”.

Tras su regreso a España, Diego Ventura se ha puesto en manos de Salas Lluch, su fisioterapeuta, para recuperarse de la lesión que se produjo en el hombro derecho como consecuencia de una caída cuando preparaba su siguiente compromiso en tierras mejicanas. “No esperaba terminar así una temporada que estaba siendo otra vez tan bonita en México. Ha habido tardes, como la última en Insurgentes o la de León, donde me sentí realmente pleno, pero la verdad es que tanto ahora como la caída que también sufrí en Guadalajara en noviembre me han impedido redondear como yo quería”, reconoce.

Sobre el proceso de recuperación, por el que ya ha experimentado una leve mejoría, confiesa: “El tendón sigue muy inflamado y casi no tengo fuerza en el brazo. Soy consciente de que la recuperación debe ser impecable para que no me deje secuelas”, explica.