Ir a versión MÓVIL

www.aplausos.es

BENLLOCH EN LAS PROVINCIAS

Un torbellino rubio en los ruedos
Ampliar

Un torbellino rubio en los ruedos

Julián García cumple cincuenta años como matador de alternativa desde que Paco Camino le apadrinase en Castellón el 8 de marzo de 1970

Un torbellino rubio, con el pelo permanentemente revuelto y el perfil cordobesista dominante en la época como bandera artística, comenzó a llamar la atención en los carteles de los festejos menores de las plazas a finales de los años sesenta. Empeñado desesperadamente en escapar de una vida que para el común de los españoles de las zonas rurales era especialmente difícil, se hizo pronto un nombre en el mundillo del toro en Valencia. Con decir Julián bastaba para saber de quién se trataba, Julián García en los carteles. Nació en Paterna de Madera, Albacete, llegó a Valencia siendo un chavalote y hoy, 8 de marzo, se cumplen cincuenta años de que tomase la alternativa en Castellón en una tarde que acabaría marcando su carrera, que tuvo como hitos más destacados varias tardes triunfales en Valencia, más de una de ellas con miuras y sobre todo la de aquel San Isidro de 1972, que algunos han tenido tendencia a olvidar, en la que salió a hombros de Las Ventas tras estoquear sendos toros de Benítez Cubero y El Pizarral.

El pase del reclinatorio, sus triunfos con los miuras y sus maneras cordobesistas, pilares de su biografía

Fue Julián un torero heterodoxo que se ponía los cánones del clasicismo por montera. No es que no le gustase el toreo clásico o el toreo bueno, suele decir, es que la competencia de muchos y muy buenos espadas, desde Viti o Camino a El Cordobés, con los que le tocó subsistir, y el sistema de contratación del momento, no le daba más opción ni mucho menos tiempo para pulirse, de tal manera que había que triunfar a machamartillo a riesgo de que te dejasen debajo de la mesa ferial. Y ante esa tesitura Julián se echaba de rodillas, en realidad se zambullía y si era de Miura que fuese de Miura, al punto que hubo tardes que cruzaba la plaza de tal guisa desde el tercio de la presidencia a la puertas de cuadrillas sin levantarse y sin dejar de pegarle pases al más pintado que tuviese delante, así que cuando se libraba de aquel trago y se ponía en pie era tal el alboroto que no había quien se acordase de los cánones y si había alguien no había quien le escuchase. En esa misma línea de toreo se inscribe su famoso pase del reclinatorio en que utilizaba una silla sobre la que se arrodillaba, imagen que quedó ligada a su estilo y de la que se hicieron carteles. Trayectorias de supervivencia y superación como la suya en América dan para producir un película de éxito.

Llegó a Valencia desde Paterna de Madera a principios de los sesenta. Trabajó como camarero y en lo que hiciese falta para ganarse la vida y acabó descubriendo el toreo como puerta de ascenso social y profesional. Toreó en los festejos de La Oportunidad y tras varias buenas temporadas como novillero, en las que destacó su competencia con Dámaso González y los otros novilleros valencianos, se anunció su alternativa en la Feria de la Magdalena de 1970 con un cartel de auténtico lujo en el que Paco Camino ejerció de padrino y Ángel Teruel testificó el ascenso tras cederle la muerte del toro Faldero de Juan Mari Pérez que era una de las ganaderías más deseadas del momento. Cortó Julián dos orejas y rabo a pesar de fallar a espadas y las crónicas hablaron de su apasionada entrega y acabó toreando ese año cincuenta corridas de toros.

Trayectorias de supervivencia y superación como la suya en América dan para producir un película de éxito

Su gran triunfo en Madrid, donde había confirmado la alternativa dos años antes, tuvo una intrahistoria que el propio torero le relataba recientemente a Ángel Berlanga. Condicionado por los gustos de la capital, afirma que se cohibió en sus primeras actuaciones: “Me decían que no debía hacer lo que hacía en otras plazas y aquello me impedía sacar mi verdadera personalidad. Aquel día, en cambio, salí sin miedo a nada y logré triunfar. Le corté una oreja a cada uno de mis toros y salí a hombros”. El triunfo no fue fácil, al punto que los aficionados más radicales no le admitieron que les brindase su primer toro por aquello de su estilo tremendista y aún así cortó una oreja, triunfo que repitió en su segundo, en el que ya le dejaron brindar y acabaron llevándoselo en hombros por la calle de Alcalá.

VALENCIA, SU PLAZA

Pero fueron sus triunfos en Valencia, su tierra de adopción, donde toreó a lo largo de su carrera 39 corridas de toros en las que cortó treinta orejas y varios rabos, además de doce novilladas con picadores y los festejos de promoción iniciales y diversos festivales, balance que le dio carta de naturaleza. En su primer año de alternativa ya cortó dos orejas en Fallas alternando con Viti y Cordobés nada menos y otros dos en la feria de Julio en este caso a un toro de Miura, lo que da idea de la velocidad con la que salió lanzado de la alternativa.

Su último paseíllo vestido de luces fue en Benidorm, en noviembre de 1993, alternando con Jorge Manrique y Soro II en la lidia de un encierro de María Lourdes Martín de Pérez-Tabernero. Ayer se le inauguró en la plaza de toros una exposición con los más significativos recuerdos de su carrera.