www.aplausos.es

La Revolera

Por Paco Mora
Ampliar
Por Paco Mora

¡¡Torero, torero, torero…!!

Definitivamente, Pablo Iglesias es el tío más listo de la política española en estos momentos. Decía el poeta aquello de “Ortega principio y fin, el que llevaba los toros por donde no querían ir”. Pues bien, como el torero de Borox, Iglesias le ha dado una larga cambiada a la situación política del país conduciéndola por “do menos dolor había” para los intereses de la coalición de Gobierno que preside Sánchez pero dirige el de la coleta, que ha demostrado que es más listo que una ardilla y les da ciento y raya a sus socios políticos.

Lo que había comenzado con multitudinarias caceroladas, en protesta por la mala gestión de la epidemia de Covid-19, que amenazaban con convertir al país en un generalizado Motín de Esquilache, en el que miles de personas patentizaban su desacuerdo con los planteamientos del Ministerio de Sanidad y el Gobierno en general, el avispado, el inteligente –yo diría inteligentísimo comparado con sus compañeros de Gabinete- líder podemita lo ha trocado en una protesta sectorial, en una algarada taurina. Así, sin anestesia... Y es que Iglesias es un genuino producto del pueblo español -de sus vicios y sus virtudes- y sabe bien que al español cuando se le tocan los costados de su orgullo y amor propio salta como un muelle. ¿Que el toreo no es cultura? ¿Qué se habrá creído este mozo? Ahora se va a enterar de lo que vale un peine. Y lo que no había conseguido nadie hasta hora, que es unir a los aficionados en defensa de una causa común, lo ha logrado el de la coleta.

¡Cómo no habría de saber Iglesias que el toreo es cultura! ¡Claro que lo sabe! El no ignora que la cultura de un pueblo es el poso que dejan en él sus usos, costumbres y tradiciones a lo largo de los siglos, pero también conoce perfectamente la idiosincrasia de los españoles y sabe la tecla que hay que apretarles para que se disparen. Y para que dejen en segundo término la mortandad de la epidemia del coronavirus, a causa, entre otras cosas, de la mala gestión del Gobierno del cual forma parte como vicepresidente, y estallen por algo de infinitamente menor entidad como es poner en duda la importancia cultural de la Tauromaquia.

Pedro Sánchez debería estar preparándole un homenaje a su socio. ¡Menudo muerto le ha quitado de encima!