www.aplausos.es
Aplausos 2069    23 de mayo de 2017

Opinión

La revolera

Colombo se ha presentado en Madrid preparado, solvente y tirando de un valor consciente y sin reservas en un alarde de respeto a la primera plaza del mundo, que el presidente en cuestión no ha sabido respetar. ¡Échenlo ya de ahí!

La revolera

El quinto era un verdadero “killer” con dos pistolas por pitones, que veía menos que “Pepe Leches” y extendió el olor a tragedia en la atardecida madrileña. Al valiente Víctor, tercero de la cuadrilla de Fandiño, le cubrió “in extremis” la Virgen de Los Llanos con su manto.

La revolera

La corrida de Fuente Ymbro, bien presentada y con trapío, fue en general dura y difícil por su bravura, que en ocasiones degeneró en genio. De los seis, el tercero y el cuarto fueron de triunfo y los otros cuatro, de examen de reválida para sus matadores.

La revolera

Por Paco Mora
Por Paco Mora
A uno cada día le extraña menos que haya gente que se aburra y vaya desertando de los tendidos y acabe optando por el fútbol o por cualquier otro deporte, e incluso por el juego de la taba, las tres en raya o el chinchirrinete. La corrida de hoy en Las Ventas ha sido soporífera.

La Revolera

Guanyar Alacant y Compromís, buen puñado son tres moscas, están haciendo escarnio de la figura de Miguel Hernández, intentando secuestrar su memoria para unos fines políticos con los que el poeta no habría estado de acuerdo ni un minuto.

La revolera

Intransigente, gritón y levantisco, el público de Madrid ha sido totalmente injusto con los tres toreros actuantes. En ningún momento ha sido capaz de juzgarlos en función de los toros que tenían delante. Y eso es la negación de lo que significa ser buen aficionado.

Leer una noticia

Por Carlos Ruiz Villasuso
Por Carlos Ruiz Villasuso

El toro del llamado “monoencaste” está sacado de tipo como se sacó a los demás. Se perdió el gusto y lo peor es que ya no hay referencia del mismo. Para atrás parece que no se puede seleccionar. Para adelante, hacia más grande, sería ya una aberración. Pero somos tan cojonudos que a lo mejor lo logramos

La Pincelada del Director, por José Luis Benlloch

Ferrera y Roca Rey, mire usted qué maravilla…
(Foto: Arjona)

La maestría frente al arrojo. En la variedad está el gusto. Y la virtud. Ferrera y Roca han sido el ejemplo. La serenidad y la tormenta. Emocionaron, que es la consecuencia más deseada.

La Revolera

El sevillano ha protagonizado momentos en los que ha interpretado un toreo vertical, de quietud y buen trazo, tan difícil con este tipo de toro por su fiereza, flexibilidad y rapidez para reponer, condición que suele desconcertar al más pintado.

La revolera

No se puede interpretar la verónica con más lentitud, gracia y sentimiento, ni, al menos quien esto firma, había visto faroles más luminosos como los que pusieron en pie a los miles de espectadores de La Maestranza. ¡Qué torero! ¡Qué manera de andar por la arena! ¡Qué inspiración! ¡Qué plasticidad!

La revolera

Finito de Córdoba torea en la feria de su ciudad, con toros de Juan Pedro Domecq y en un cartel de tronío que abre Enrique Ponce y cierra Cayetano. La nueva empresa de la Ciudad de los Califas ha puesto el huevo. Le ha costado, pero lo ha puesto. No hacerlo hubiera sido una injusticia incomprensible.

La revolera

Y el joven Roca se convirtió en Rey de Sevilla por arte de birlibirloque, al rebufo de una claridad de ideas y una entrega que arrebató a un público que presenció enardecido y en pie su gran faena. Triunfo grande.

La revolera

El garbanzo negro de la tarde ha sido una presidenta que acodada en la barandilla del palco gesticulaba empeñada en justificar su equivocado criterio, que les ha hurtado a dos toreros -Padilla y El Fandi- sendos triunfos bien ganados.

La revolera

A Morante le soplaron las musas en el cuarto y sacó agua de donde todos creíamos que no había ni una gota. “El brujo de La Puebla” echó a pasear su graciosa naturalidad torera plena de temple, armonía y sabiduría… Y ¿por qué no decirlo?, de valor de ley.

Desde el sur

Pues no es así. En el toreo actual las faenas se han convertido en millones de pases, lances, idas y venidas que aburren al personal y exprimen a los toros. Y todo ello en perjuicio de los propios matadores a los que se les escapan los triunfos por “pesaos”
0,28125