VALENCIA

Antonio María Mateo: “Ahora es muy poco probable que un torero muera de una cornada vascular”

Raquel Barba
viernes 18 de febrero de 2022
El que fuera cirujano jefe de la plaza de toros de Valladolid fue el invitado de la conferencia "La otra faena", organizada por la Tertulia Taurina del Ateneo Mercantil

El doctor Antonio María Mateo, quien fuera cirujano jefe de la plaza de toros de Valladolid, fue el protagonista de la conferencia “La otra faena”, organizada por la Tertulia Taurina del Ateneo Mercantil de Valencia. El coloquio fue introducido por el portavoz de la tertulia, Paco Roger, y moderado por nuestro director, José Luis Benlloch.

El doctor Mateo comenzó con un breve repaso sobre su trayectoria profesional, que se desarrolló durante cincuenta años al frente de la enfermería del coso de Valladolid. “Mi carrera se inicia a raíz de la muerte de José Mata, que se produce por la rotura de la arteria femoral. Aquello sucedió a finales de julio de 1971 y al poco tiempo recibí una llamada cuando acababa de llegar de Milán de hacer la especialidad en cirugía vascular, que por entonces no existía en España y que además tardó bastantes años en ser reconocida. Me llamó el cirujano jefe de la plaza de Valladolid por si me podía incorporar al equipo. Y así empecé”.

El primer percance que tuvo que atender no tardaría en llegar. “La feria de 1971 fue muy tranquila pero en la del año siguiente un toro de Galache le produjo una herida a Julio Robles en la vena ilíaca, muy sangrante. Yo había traído mi propio instrumental vascular y lo pude reparar en la enfermería. Fue mi primera operación. Julio tuvo que cortar esa temporada de 1972, reapareciendo en 1973. Recuerdo que me regaló unos gemelos de oro con el botón charro y siempre que tengo que hablar de él me los pongo por una deuda de afecto que tengo con Julio. Me estrené así y me despedí el año pasado, coincidiendo con la alternativa de Tomás Rufo, que resultó cogido. Mi adiós fue teniendo que operar a un torero. Aun así, fue una despedida muy bonita, con la plaza puesta en pie”.

“Mi primera operación fue a Julio Robles, cuando un toro de Galache le provocó una herida muy sangrante en la vena ilíaca. Yo llevaba mi propio instrumental vascular y lo pude reparar en la enfermería”

En su intervención, Antonio María Mateo enumeró algunas de las heridas vasculares más graves sufridas por los toreros en el siglo XX y también percances más recientes como los sufridos por Román, Gonzalo Caballero y Mariano de la Viña, entre otros, deteniéndose en la fatal cornada a Paquirri. En este sentido, resaltó la importancia de una reacción general, a tiempo, y la búsqueda de una óptima dotación médica en los espectáculos. “Por la serie de circunstancias en que se dio, véase la falta de medios o el traslado, aquel percance cambió la legislación y contribuyó a que fuera obligatoria la presencia de UVI móviles en las plazas y que las enfermerías estuviesen convenientemente equipadas. La fatal cornada a Paquirri es un ejemplo de lo que no debe suceder en la enfermería, donde todo debe estar dispuesto para ojalá no tener que usarse, pero que en caso de tener que hacerlo debe estar todo absolutamente preparado”.

SU VISIÓN DEL ANTITAURINISMO

Otro de los puntos en los que se basó su conferencia fue la visión que tiene sobre el antitaurinismo. El doctor Mateo aportó su particular punto de vista. “En este movimiento tiene parte de culpa Walt Disney. Cuando sale Bambi en la pantalla buscando a su mamá, cuando sale Nemo buscando a su papá mientras surca los mares… Este tipo de mensajes llegan y lo hacen mostrando una visión de un animal que piensa, que discurre, que sufre. Esto confirma la idea de que es una insensatez atribuir sentimientos humanos a los animales”. En este sentido, el galeno diferencia tres tipos de antitaurismo: “Está el antitaurinismo de escrache, el que se manifiesta, el que da guerra en la puerta de las plazas, ese es testimonial; luego está el institucional, el que se promueve desde algunos organismos, como ha ocurrido recientemente en Gijón; y luego está el anti que va a cuerpo limpio, que se desnuda en la plaza o que se hace el valiente, como le ocurrió a una chica británica en Coria que se llevó una paliza que requirió siete horas de operación. Tras sobrevivir, nunca volvió a demostrar su  antitaurinismo a cuerpo limpio”.

“La fatal cornada a Paquirri es un ejemplo de lo que no debe suceder en la enfermería, donde todo debe estar dispuesto para ojalá no tener que usarse”

El último tercio de la conferencia versó sobre la labor de la otra cuadrilla, la de verde y plata, desde que se produce el percance, haciendo un recorrido a imagen y semejanza de una corrida de toros. “Siempre hay que escuchar al herido, porque a veces es él mismo el que nos dice dónde tiene las trayectorias”, cuenta. A partir de ese momento, la responsabilidad es muy grande: “A los médicos se les exigen resultados inmediatos y acertados, rozando la perfección. El herido no es una persona cualquiera, es una persona conocida, pero en la enfermería es un herido más, no importa su nombre o apellido”. El éxito de la medicina taurina se convierte en evidencia cuando “los toreros regresan y vuelven a triunfar, algo que nos satisface, porque nosotros también somos parte de esa noticia”.

Aludiendo al título de la conferencia -“La otra faena”-, el doctor hizo una metáfora entre la lidia y el trabajo que se lleva a cabo en la enfermería. “Los lances de recibo es cuando llega el herido con un pelotón de gente detrás; la suerte de varas sería la exploración de las heridas con nuestros dedos, las banderillas, cuando llega el proceso de anestesiar, aplicar suero…; la faena, el momento de la intervención, que si es del tórax para arriba sería como un ayudado por alto y si es del ombligo para abajo, como un ayudado por abajo; y luego la estocada, que es la situación en la que podemos presenciar la muerte de un torero en la enfermería. Afortunadamente, en mis cincuenta años nunca he tenido que pasar por ese trance”.

“Ahora los toreros deben tener la confianza de que es muy poco probable que se muera de una cornada vascular porque tenemos muy claras las normas de cómo actuar ante esas lesiones”

Asimismo, puso en valor los resultados de la cirugía taurina. “En la actualidad hay unas normas, extraídas, por cierto, de la guerra de Vietnam donde un coronel médico, el doctor Rich, lanzó las normas de cómo se debían reparar las heridas vasculares que sufrieron los soldados americanos por la metralla. Ahora los toreros deben tener la confianza de que es muy poco probable que se muera de una cornada vascular porque tenemos muy claras las normas de cómo actuar ante esas lesiones”.

Con el auditorio puesto en pie ante la brillante intervención del doctor Mateo, concluyó: “Ojalá que cuando el público mire al burladero de médicos, valore, todavía más de lo que lo hacen, la labor que ejercemos en las plazas de toros”.

En el acto estuvieron presentes profesionales del mundo del toro como Santiago López, Vicente Ruiz “El Soro”, Víctor Manuel Blázquez, José Manuel Montoliu, Javier Vázquez, Pascual Javier, alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Valencia, el director del Centro de Asuntos Taurinos de la Diputación, Toni Gázquez, los doctores Fernando Carbonell y Pascual González Masegosa, acompañados de un gran número de aficionados.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando

FOTOGALERÍA

El Mella arrasa en Olivenza (La novillada, en imágenes)

El Mella arrasa en Olivenza (La novillada, en imágenes)

El doctor Antonio María Mateo, quien fuera cirujano jefe de la plaza de toros de Valladolid, fue el protagonista de la conferencia "La otra faena", organizada por la Tertulia Taurina del Ateneo Mercantil de Valencia. El coloquio fue introducido por el portavoz de la tertulia, Paco Roger, y moderado por…

Este contenido está protegido para usuarios registrados

Cargando

FERIA DEL TORO

Los novillos de La Cercada permiten soñar el toreo a Domínguez, Sánchez y El Mella en Olivenza

Los novillos de La Cercada permiten soñar el toreo a Domínguez, Sánchez y El Mella en Olivenza

El doctor Antonio María Mateo, quien fuera cirujano jefe de la plaza de toros de Valladolid, fue el protagonista de la conferencia "La otra faena", organizada por la Tertulia Taurina del Ateneo Mercantil de Valencia. El coloquio fue introducido por el portavoz de la tertulia, Paco Roger, y moderado por…

Este contenido está protegido para usuarios registrados

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando