Nimes
Castella, con las dos orejas del segundo de la tarde. (Foto: Berho)Castella, con las dos orejas del segundo de la tarde. (Foto: Berho)

Castella, por la Puerta de los Cónsules

Redacción APLAUSOS
jueves 13 de mayo de 2010

Seria tarde del diestro francés, que paseó tres orejas del encierro que estoqueó en solitario a beneficio de los damnificados por el terremoto de Haití. La espada unas veces y la falta de casta de sus toros en otras le impidió sumar más trofeos.

Aunque no fue un triunfo excesivamente abultado en cuanto a orejas, lo cierto es que la tarde de Sebastián Castella en Nimes fue muy seria y causó una gran impresión entre los aficionados, a quienes la lluvia y la desapacible temperatura les apartó de ir a la plaza, que apenas registró media entrada.

Tarde de torero centrado, dominador y pleno de agallas, a quien el uso de los aceros unas veces, y la falta de casta y emoción en los toros en otras, le impidió aumentar el marcador de trofeos. Tres paseó al final, las tres de sendos toros de Garcigrande. Las dos primeras fueron del segundo, con el que cuajó una buena faena y aprovechó la noble condición de su oponente, mientras que la tercera la arrancó del quinto, con el que se aseguró la salida a hombros por la Puerta de los Cónsules y con el que firmó otra faena centrada y templada bien rematada con la espada.

Más apéndices pudo haber paseado del cuvillo que salió en tercera posición y del animal de El Pilar que cerró plaza, pero en ambos se le resistió el éxito a la hora de entrar a matar. Con los dos anduvo valiente y entregado el francés. Por su parte, con el noble pero falto de chispa albarreal que saltó en primer lugar, y con el deslucido núñez de Alcurrucén que hizo cuarto, poco pudo hacer más que despacharlos con profesionalidad.

Nimes (Francia), jueves 13 de mayo de 2010. Toros de Albarreal, manejable aunque sin chispa; Garcigrande, noble pero sin transmisión; Núñez del Cuvillo, repetidor pero protestón; Alcurrucén, deslucido; Garcigrande, bueno aunque de escasa duración; y El Pilar, noble pero de justa emoción. SEBASTIÁN CASTELLA: Silencio, dos orejas, ovación con saludos, silencio, oreja y ovación con saludos. Entrada: Media plaza.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando