Istres

El Juli ataca y Castella responde

Redacción APLAUSOS
lunes 21 de junio de 2010

Istres, que puso el “No hay billetes” volvió a vivir una tarde de gran rivalidad entre dos de los toreros más en forma de la temporada. El Juli cortó tres orejas, a las que Castella respondió, en la tarde de su vuelta a los ruedos tras dos semanas de convalecencia, con otras dos.

El Juli desorejó por partida doble a su primer toro, un animal noble, que embestía con clase en la muleta del madrileño. El Juli comenzó la faena doblándose con su oponente, para más tarde instrumentarle una faena de trazo largo y cuajar al de Torrehandilla por los dos pitones, destacando las tandas de naturales. El arrimón y la estocada final acabaron de encender al público, que le concedió las dos orejas.

En el quinto, Juli aprovechó el pitón derecho, el mejor del animal, para dejar tandas templadas y profundas. Faena compacta y de técnica que le valió otro apéndice.

Volvía a los ruedos Sebastián Castella y demostró que no ha perdido el buen momento que atravesaba. Lo mejor llegó en su segundo. El francés no se quería dejar ganar la partida y toreó largo por los dos pitones a un toro de Torrehandilla que fue a más. El público se acabó de meter en la faena en el epílogo, cuando Castella acortó distancias. Mató de buena estocada y cortó las dos orejas.

En su primero, el animal de peor condición del encierro, el de Beziers derrochó valor y ganas, e incluso fue prendido sin consecuencias.

Completaba el cartel Javier Conde. El malagueño no abrevió en el primero y ante el cuarto, a pesar de mostrar mejor disposición, tampoco llegó a los tendidos.

Istres. 18 de junio. Toros de Torrehandilla, bien presentados y de juego dispar. El mejor el segundo. JAVIER CONDE: Pitos y silencio tras aviso; EL JULI: Dos orejas y oreja; SEBASTIÁN CASTELLA: Ovación y dos orejas. Entrada: Lleno de “No hay billetes”.

Síguenos

ÚLTIMAS NOTICIAS

Cargando
Cargando
Cargando
Cargando
Cargando

LA MEDIA

Roca Rey, el enemigo a batir

Roca Rey, el enemigo a batir

El peruano echó una tarde sensacional en Sevilla con la corrida de Victorino que muchos no quisieron ver pero el sol no se puede tapar con un dedo

Cargando
Cargando
Cargando