FERIA DE PENTECOSTÉS

Esfuerzo de De Justo, único premio de las corridas en Vic

El cacereño fue dramáticamente volteado por el sexto de un festejo en el que Curro Díaz, también cogido, saludó dos ovaciones y Daniel Luque, que completaba la terna, una
Jean Louis Haurat
lunes 21 de mayo de 2018

Fotos: ISABELLE DUPIN

Abrió plaza un toro con cinco años y medio pasados. Un carro de combate. Animal de mucho trapío. Y de viajes muy cortos. Su matador, Curro Díaz, solamente logró instrumentar en el saludo una verónica y una media por el pitón izquierdo dignas de mención. El de Pedraza entró tres veces al caballo. Cumplió. Las series con la muleta fueron necesariamente cortas, alternando los dos pitones y rematando cada una de ellas con pases de pecho y algunas trincherillas. Toro sin mucho fondo y faena precisa, concisa y sin gestos a la galería a cargo del linarense. Mató de una estocada caidita trasera que fue suficiente.

Con menos cuajo pero muy armado, el segundo tomó tres puyazos sin pena ni gloria. Tomó los engaños con corto viaje, punteando y sin humillar. Luque le enseñó a embestir, le dio confianza, ofreciéndole la pañosa con dulzura y a media altura en series sobre ambas manos. Meritorias resultaron especialmente las series al natural, alargando el recorrido del astado. Labor para profesionales. Mató de pinchazo, estocada caidita y un descabello.

Flojo de riñones de salida, el tercero se durmió en sus dos encuentros bajo el peto. Mostró problemas locomotores y fue una pena porque humillaba con clase. De Justo supo esperarle y enseñarle a embestir. Lo toreó bien por los dos lados, pero si bajaba mucho la mano, se caía el de Pedraza. Tuvieron torería los ayudados por alto finales. Con el toro distraído, mató de un pinchazo tendido que escupió el animal y una casi entera un pelín caída.

Tontillo se llamaba el cuarto, pero no lo era. Alto, con mucho cuajo, de esqueleto impresionante, muy armado, salió abanto y barbeando las tablas. Se quedó muy corto en los capotes, defendiéndose. Entró tres veces al caballo, sin nada que resaltar. En la muleta fue, de los cuatro primeros toros, el que mejor humilló, pero desarrolló también las complicaciones propias de la edad. Intercaló Curro las series de derechazos y naturales, siendo prendido aparatosamente en la segunda de ellas, cayendo milagrosamente de pie. Todo quedó en un susto. Concluyó con ayudados por bajo y una estocada muy delantera aprovechando la embestida del cinqueño.

El quinto salió renqueando y lo cambiaron por un sobrero del mismo hierro, el único negro del envío. Violento en varas, esperó en banderillas y mostró poca fuerza y falta de casta en el último tercio, saliendo desentendido al final de cada pase. Sin opciones Luque, que intentó alegrar con la voz la embestida del burel. Hubo voluntad y desacierto con el acero.

Cerró la tarde otro toro alto y con trapío, que salió descoordinado de los cuartos traseros como algunos de sus hermanos lidiados. Resultó a la postre el más bravo en el caballo, recibiendo tres puyazos en los que empujó con clase y fijeza metiendo los riñones. Después su comportamiento sirvió también para un buen tercio de Manuel Ángel Gómez Odero y Manuel Pérez Valcárcel, que se desmonteraron tras el mismo. Y ya en faena, Emilio de Justo volvió a mostrar su disposición y valor con un toro que llegó al último tercio complicado hasta el punto de coger dramáticamente al matador al remate de un pase de pecho, quedando inerte unos segundos sobre el albero. Afortunadamente, De Justo recobró el sentido y la consciencia poco a poco, volviendo a la cara del toro para rematar la actuación. Se rehizo el diestro y cerró su faena valiente buscando un triunfo que se materializó en una oreja.

Vic-Fezensac (Francia), lunes 21 de mayo de 2018. Feria de Pentecostés. Última de abono. Toros de Pedraza de Yeltes. Muy serios de presencia, con cuajo, pitones y trapío. Cinqueños todos salvo el 5º bis y el 6º. Devuelto el cinqueño 5º por cojo, sustituido por otro toro del mismo hierro. En general, corrida descastada, de poca raza y deslucida. Curro Díaz, ovación con saludos en ambos; Daniel Luque, ovación con saludos y silencio; y Emilio de Justo, palmas tras aviso y oreja. Entrada: Casi lleno. Saludaron en banderillas Óscar Castellanos Úbeda tras parear al primero y Manuel Ángel Gómez Odero y Manuel Pérez Valcárcel tras hacer lo propio en el sexto.