FERIA DE ABRIL
Joaquín Galdós
Joaquín Galdós

Galdós: “Tengo que demostrar que merecía haber vuelto antes a Sevilla”

El peruano hará su debut como matador este miércoles en la Maestranza tras haber triunfado como novillero en el coso del Baratillo
Redacción APLAUSOS
martes 30 de abril de 2019

Joaquín Galdós volverá a pisar el ruedo de la Maestranza este miércoles. Lo hará por primera vez como matador de toros después de haber triunfado en repetidas ocasiones como novillero, estando a punto de abrir la Puerta del Príncipe. Un regreso, tres años después, muy deseado por el peruano: “¡Uf! Parecía que no iba a llegar nunca… Después de triunfar allí como novillero han tenido que pasar varios años para poder presentarme como matador. Ahora tengo que demostrar que merecía haber vuelto antes, en mi primer año de alternativa por ejemplo”, apunta Galdós en una amplia entrevista realizada por Ángel Berlanga en la edición de esta semana de Aplausos.

-Los lamentos de entonces le cargarán ahora de mayor responsabilidad.

-De alguna forma te meten un poco de presión en el cuerpo. Ahora que por fin llega el momento lo que quieres es triunfar y que la gente diga, teníamos que haberle visto hace ya un par de años. No se puede pasar de puntillas y eso te presiona, pero la presión es el estado natural de los toreros. Tomarse este tipo de tardes como si fueran la última es fundamental.

-¿Realmente va a afrontarla como si fuera la última? La frase suena a tópico…

-Es una de las tardes más importantes de mi carrera. En Francia sí he toreado en ferias importantes, pero en España, quitando Madrid, Málaga y ahora Sevilla, soy un desconocido en el primer circuito. Las puertas apenas se me han abierto y ahora tengo una oportunidad de lujo para reivindicarme: a principio de temporada y ante una afición con la que comparto el modo de ver y sentir el toreo.

-¿Cómo se prepara un compromiso de esa envergadura?

-Pensando en él a diario pero sin llegar a obsesionarme, porque eso puede ser negativo. A mí me gusta vivir intensamente este tipo de citas, imaginarlas cada día desde que me levanto. Con las corridas fuertes de mediados de temporada todo viene un poco más de corrido y no hay tanto tiempo para soñar e imaginar y en cambio ahora la de Sevilla me está recordando mi preparación de cuando toreo en Lima, donde desde que termina la temporada europea y empieza la feria pasa un mes o un mes y pico en los que no se torea. Llevo más de dos meses sin vestirme de torero y estar tanto tiempo preparándome para un día concreto hace que todo se viva más intensamente.

-Dice todo: lo bueno y lo malo, los sueños y los miedos, entiendo.

-Sí, así es. A lo largo de la preparación vives momentos distintos: unos días te levantas y te ves por la Puerta del Príncipe y otros a lo mejor no lo ves claro por ningún lado… La mente te juega a veces malas pasadas, pero eso también hay que controlarlo.

-Sevilla le trae buenos recuerdos. Al menos la receta para triunfar allí la conoce perfectamente

-Toreé dos tardes como novillero, en la primera corté una oreja y di una vuelta al ruedo, y en la otra corté dos orejas y me pidieron una tercera. En todos mis novillos sonó la música y en todos encontré el calor de la gente. ¿El secreto? Ser yo mismo. Sevilla es una plaza que te deja hacer, que no tiene prejuicios; al margen de tu corte de torero va a permitirte mostrar tu alma y poner tus cartas sobre la mesa. Luego, una vez acabada la faena, te juzga; pero nunca lo hace de antemano. No es una plaza que presione u oprima al torero. A mí me dejó liberarme como artista y esa fue la receta del éxito.

-Mata la corrida de Torrestrella. Hasta no hace tanto, Torrestrella en Sevilla era sinónimo de cartel de figuras.

-Con toros de don Álvaro se han cuajado faenas históricas, en Sevilla y en todos lados. Es una ganadería con mucha solera, de las que dan categoría cuando logras triunfar con ella. Ahora está embistiendo de nuevo, este año me invitó a tentar el ganadero y me echó dos vacas extraordinarias. Además, es un hierro que demanda el aficionado. En ese sentido las empresas tendrían que confeccionar los carteles no solo atendiendo las demandas de las figuras, sino también las de los aficionados. Torrestrella es sinónimo de bravura y movilidad y eso, para un cartel de toreros jóvenes, es ideal.