FESTIVIDAD DE LA VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS

Ismael Martín y Nek Romero, orejas en la novillada de Valencia

José Ignacio Galcerá
sábado 11 de mayo de 2024
La disposición del salmantino y el temple del valenciano destacan en el festejo en honor a la patrona de la ciudad

La novillada con motivo de la festividad de la patrona de Valencia registró un buen ambiente al reclamo de tres ilusiones toreras. Jóvenes en la arena y también en los tendidos. Esa fue la primera alegría de la tarde; la segunda llegó de la mano de la noble novillada de José Cruz, que volvió a lidiar un encierro -en Fallas en la sin caballos rayó la excelencia- con muchas opciones aunque no siempre aprovechadas. Ismael Martín y Nek Romero, cada uno con sus armas, se llevaron los dos únicos trofeos, uno por coleta, de la tarde.

Para el valenciano era la primera de tres citas clave que en poco más de un mes le llevará a pisar, además de Valencia, las plazas de Las Ventas y la Maestranza. La de esta tarde la saldó con un trofeo, que supo a mucho por el lote que tuvo entre manos. La oreja la cortó del sexto, noble, muy pastueño, aunque no siempre pudo romper hacia adelante por su justo poder. El valenciano aplicó la receta que nunca falla: el temple. La faena adquirió mayor dimensión con la izquierda, con la figura erguida, encajado, muy asentado. Por ahí surgieron naturales con categoría. El final por luquecinas abiertas con una chivana, autoría de su mentor y futuro padrino Ponce, acabaron de encender los ánimos de una parroquia que le premió con la mencionada oreja tras una estocada al segundo intento.

Antes, con el tercero, poco pudo hacer. Ese novillo se abrió de más en las primeras embestidas, con ese puntito de manso, condición que acabó confirmando en la siguiente tanda, donde ya buscó las tablas. Rajado el serio y hondo novillo, solo quedaron los alardes de Nek Romero, que afeó su disposición con la espada.

EL ENTUSIASMO DE ISMAEL MARTÍN

Ismael Martín fue todo querer. De su tarde destacaron la disposición y las ganas, que estuvieron siempre por encima de otros argumentos. En su primer turno se encontró con un novillo de nombre ilustre, Puñalero, como el histórico toro de Daniel Ruiz que inmortalizó El Juli en esta plaza en la Feria de Julio de 2001. El de 2024 no podía negar su origen. Se mostró animoso, con el deseo de agradar al público. El salmantino le buscó las vueltas a este utrero, que llegó aplomado y muy mermado tras un severo castigo en varas, especialmente un duro primer puyazo del que sangró mucho. De su actuación cabe rescatar un lance cadencioso por el pitón izquierdo y dos derechazos enroscados como apuntes destacados. Fue cogido de forma espectacular al entrar a matar, el novillo lo enganchó por la faja y lo zarandeó por el pecho en unos angustiosos segundos. Escapó del trance sin mayores consecuencias. Un milagro.

Después de la explosión banderillera de Ismael Martín en el quinto que arrancó las ovaciones más fuertes de la tarde, heterodoxas las formas, muy espectacular, en este turno con más tino que en su primero, brindó a El Soro. La faena, esta vez, quedó la sensación de diluirse ante un buen novillo. Más amontonado el espada charro. No se le pudo negar la voluntad, evidenciada ya en las largas cambiadas de recibo como en la faena. La estocada, muy baja, no fue impedimento para que el público pidiera una oreja que el palco acabó por conceder.

Manuel Caballero abrió la tarde y lo hizo con un novillo bueno que en los primeros tercios evidenció cierta fragilidad pero se asentó de banderillas en adelante y acabó viniéndose arriba. En el último tercio desarrolló su notable clase y ritmo. El manchego demostró que es un muletero sobrado y aplicó temple y buen pulso en una faena resuelta con facilidad. La estocada entera pero trasera remató la actuación. Dio una vuelta al ruedo.

El cuarto fue un novillo más simplón, manejable, dejó estar delante pero sin mayores alegrías. Hubo pulcritud en el trasteo de Manuel Caballero, de nuevo el buen pulso del manchego, pero la faena se vivió con la frialdad de la simple técnica.

Valencia, sábado 11 de mayo de 2024. Novillos de José Cruz, bien presentados y nobles en conjunto. Manuel Caballero, vuelta al ruedo tras leve petición y silencio tras aviso; Ismael Martín, ovación con saludos y oreja; Nek Romero, silencio y oreja. Entrada: Alrededor de un tercio de plaza.

    ÚLTIMAS NOTICIAS

    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando
    Cargando