Ir a versión MÓVIL

www.aplausos.es

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Talavante se impone en Sevilla

Sólida actuación del extremeño, que cortó una oreja del tercero y perdió otra del sexto con la espada / Morante, importante también frente al cuarto, cambió un trofeo por tres avisos

domingo 27 de marzo de 2016, 18:01h

Fotos: ARJONA

Talavante fue el nombre de la tarde en Sevilla. El extremeño, a gran nivel en sus dos toros, paseó una oreja de su primero y perdió el éxito con el acero frente al sexto. Ocurrió en el marco de apertura del abono hispalense, en el que también destacó una importante faena de Morante al cuarto que, sin embargo, terminó con el toque de los tres avisos. Manzanares, por su parte, fue silenciado en su lote. Se jugó un encierro de Domingo Hernández, de seria estampa y decepcionante juego en conjunto.

El tercero se lesionó en el tercio de varas y fue devuelto a los corrales. Aun así, a Talavante le dio tiempo de dar varios lances de enorme calidad, entre ellos una templada media para epilogar su saludo capotero. Al sobrero, un cinqueño colorado de Garcigrande, se lo llevó a los medios para darle tiempo y sitio. Abrió su quehacer con el cartucho de pescado, toreando de inmediato al natural con temple. Toro bueno, pero con el que había que ponerse en el sitio. Acertó el extremeño en lo que duró el toro, haciendo todo con mucha verdad e intensidad y pasándoselo muy cerca. Entró a matar muy despacio, ejecutando la suerte con perfección y dejando un espadazo soberbio en todo lo alto. Oreja.

Perdió otra oreja por el mal uso de la espada ante el sexto. El toro embistió a media altura siempre, yendo y viniendo sin entrega ni clase. Fue una faena no compacta pero sí meritoria, en la que todo lo puso el torero. Hizo parecer que el toro brillaba cuando no era así. Acabó por encima de las circunstancias del animal, ganando la pelea y sacando lo poco que había en el pozo. Pinchazo y estocada. Aviso y ovación cerrada.

Nos las prometíamos felices con el primero porque Morante, capote en mano, dio dos verónicas y una media de una profundidad, despaciosidad y categoría importantes. Cuidaron al de Domingo Hernández en el caballo, pero el animal comenzó a agarrarse al piso en banderillas. Arranque de faena muy torero a cargo del de La Puebla, pero al astado, siendo noble, le faltó gas y motor. Quiso embestir, pero lo hacía de una manera que poco transmitía. Estocada habilidosa. Silencio.

Morante vio cómo le sonaban los tres avisos tras no lograr dar muerte al cuarto, al que cuajó una importante labor. Tiró para adelante el sevillano, que apostó por el toro en los terrenos de adentro. Fue faena de pelea y de raza, en la que le buscó las vueltas al animal que, sin ser un dechado de peligro, sí tuvo sus teclas. Hubo momentos barrocos, de máxima entrega, pasándose los pitones muy cerca. Se olvidó del tiempo Morante, que lo dio todo y escuchó el primer aviso incluso antes de entrar a matar. El toro se puso difícil, comenzó a barbear tablas y, en la misma puerta de chiqueros, dejó un espadazo atravesado que precisó del uso del descabello. Falló Morante, sonando el tercer recado presidencial. Apuntilló al animal Lebrija desde la tronera del burladero. Morante cambió la oreja por una fuerte división de opiniones. Con anterioridad, el animal hirió a Antonio Jiménez "Lili" cuando trataba de clavar el tercer par de banderillas. El toro alargó la gaita y le dio una cornada en el muslo izquierdo, siendo trasladado de inmediato a la enfermería.

El segundo duró y se movió más que el que abrió plaza, pero marcó sus querencias y, aun siendo noble, nunca se entregó de verdad en la muleta de Manzanares. Lo más interesante llegó en quites: Talavante, muy comprometido, se echó el capote a la espalda y toreó por gaoneras en los medios con buena actitud. Manzanares replicó después por chicuelinas no menos ceñidas. Saludaron Rafael Rosa y Luis Blázquez en banderillas. Lo mejor del último tercio, la estocada con la que Josemari tumbó al de Domingo Hernández. Silencio.

No sirvió para nada el quinto, al que Manzanares le plantó batalla en los medios. Sí ofreció el animal posibilidades en las primeras arrancadas, pero luego, tras la tercera serie, no quiso pelea y se rajó con descaro. Sin enemigo el alicantino. Animal con falta de raza, como toda la corrida en general. Espadazo. Silencio.

Sevilla, domingo 27 de marzo de 2016. Toros de Domingo Hernández y un sobrero (3º bis) de Garcigrande. El 3º, devuelto a los corrales tras lesionarse en el tercio de varas. Bien presentados, serios, de decepcionante juego en conjunto. Morante de la Puebla, silencio y división de opiniones tras tres avisos; José María Manzanares, silencio y silencio; Alejandro Talavante, oreja y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Lleno de "No hay billetes". Saludaron Rafael Rosa y Luis Blázquez tras parear al segundo. Al término del paseíllo, una tímida ovación fue cuajando hasta obligar a saludar a Morante y éste, a su vez, invitó a sus compañeros a recoger la ovación. Antes de saltar el primero de la tarde, se desplegó en el tendido una pacarta que rezaba "El Constitucional ¿qué? Cataluña taurina", siendo fuertemente aplaudida. No se guardó ningún minuto de silencio en memoria del periodista taurino recientemente fallecido, Fernando Carrasco.

PARTE MÉDICO DE ANTONIO JIMÉNEZ "LILI": "Herida por asta de toro en cara interna de muslo izquierdo que provoca desgarro de unos 15 cm. de músculo vasto interno diseccionando y lesionando vena safena interna. Se practica ligadura de safena, reparación muscular. Fue traslado al Hospital Viamed Sta. Ángela de la Cruz. Pronóstico: Grave".