www.aplausos.es

CAMPO PEQUENO

Noche triunfal en Lisboa en el homenaje al maestro Veiga

Joao Moura, Duarte Pinto y Salgueiro da Costa destacaron en el séptimo festejo de abono ante un excelente encierro de Ribeiro Telles

viernes 29 de julio de 2016, 11:13h

Fotos: JOAO SILVA

Joao Moura, Duarte Pinto y Salgueiro da Costa fueron los nombres más destacados del séptimo festejo del abono celebrado este jueves por la noche en el coso lisboeta de Campo Pequeno. El festejo, organizado en honor al maestro Luis Miguel da Veiga, quien triunfó repetidamente en esta plaza, contó con buenas lidias, valientes pegas -una colosal a cargo de Joao Romao Tavares- y magníficos toros. Una noche casi redonda, aunque de una duración excesiva: 3 horas y 45 minutos.

El toro que rompió plaza fue lidiado por Salgueiro da Costa, que confirmó alternativa revelando claros progresos en su buen concepto, que tiene como soporte la intuición y la verdad que imprime a las suertes.

El maestro Joao Moura aprovechó la bravura del segundo y levantó al público de sus asientos. Faena sólida, de figura grande, apenas ensombrecida al final por dos toques, sufridos al rematar las suertes.

También el veterano Rui Salvador, que sufrió una violenta cogida, mantiene su entrega. Reaccionó con valor y clavó algunas banderillas de muy buena nota.

Brito Paes se mostró solvente y compenetrado frente a las francas embestidas del cuarto. A pesar de no torear mucho, supo elegir con criterio los terrenos, antes de clavar con acierto consiguiendo una actuación francamente positiva.

Manuel Telles Bastos supo utilizar, en el quinto, los muchos recursos que atesora, además de imprimir su peculiar elegancia y clasicismo. El toro cumplió sin transmisión, lo que no impidió una exhibición laboriosa, con bellos momentos.

A Duarte Pinto le tocó lidiar el único manso del magnífico encierro de Ribeiro Telles. De Pinto ejecuta todas las suertes de frente, con frecuencia de poder a poder, con una pureza que le hace crecer en prestigio.

A la primera fila aspira el joven Antonio Nuncio, sin alternativa, que causó una grata impresión al lidiar al que cerró plaza, codicioso pero mermado de fuerzas. El público acogió calurosamente al principiante y abroncó justamente al presidente por no concederle música. Nuncio está todavia verde y no todo lo que realizó fue perfecto. A pesar de ello rubricó suertes de buen diseño y remate, que merecían mejor premio.

Noche de valentía por parte de los grupos de forcados amadores: dos pegas de cara del grupo de Montemor, una colosal de Romao Tavares, premiada con dos vueltas, y otra técnicamente perfecta, de Francisco Borges. El grupo de Évora derrochó igualmente valor y querer.

Campo Pequeno (Lisboa, Portugal), jueves 28 de julio de 2016. Toros de Ribeiro Telles, con trapío, encastados y codiciosos. Los ganaderos dieron la vuelta al ruedo. Joao Moura: Vuelta; Rui Salvador: Vuelta; Brito Paes: Vuelta; Manuel Telles Bastos: Vuelta; Duarte Pinto: Vuelta; Salgueiro da Costa: Vuelta; Antonio Nuncio: Rechazó la vuelta. Entrada: Tres cuartos de plaza. Se guardó un minuto de silencio en memoria del fotógrafo Francisco Cano, del rejoneador Fermín Bohórquez, del pintor aficionado Antonio Inverno y del ganadero Pedro Infante da Cámara.