www.aplausos.es

FERIA DE INVIERNO

David Mora y Vistalegre, el idilio continúa

Puerta grande para el madrileño, que volvió a triunfar en la plaza en la que reapareció con éxito el año pasado

Oreja para Paco Ureña y disposición de Varea, sin toros

GALERÍA FOTOGRÁFICA DE JAVIER ARROYO

David Mora volvió a triunfar en Vistalegre. Abrió la puerta grande, la misma que el año pasado el día de su emotiva reaparición. El madrileño paseó una oreja de cada toro y realizó lo más destacado del festejo. El primero fue un buen toro, ovacionado en el arrastre. Tuvo calidad y transmisión. Bravo el toro, pero no fácil, y David Mora supo imponerse. Lo dejó el torero crudo en el caballo. Hubo disposición en un quite por chicuelinas. La faena tuvo una primera parte muy intensa por el pitón derecho toreando en redondo y llegando al público; después un núcleo central de ligazón y al final, remontó de nuevo el vuelo con una tanda por el izquierdo y una serie emotiva sobre la diestra. Una estocada y oreja.

El cuarto fue un toro noble y manejable pero muy al límite de la raza y de la fuerza. David Mora puso empeño en una faena en la que exprimió a su oponente, logrando muletazos sueltos de buena factura. Estocada. Oreja

OREJA PARA UREÑA

El segundo fue devuelto, siendo sustituido por un sobrero del mismo hierro, que fue un toro con calidad y ritmo. Un animal con clase y fijeza al que Paco Ureña toreó con reposo y pulcritud, sobresaliendo el asiento de las tandas sobre la mano derecha que fue por donde la faena tuvo más cuerpo. Brilló la estética y el clasicismo del murciano que paseó una oreja tras una estocada.

El quinto fue devuelto por blando. El sobrero fue un animal deslucido y brusco que no tuvo clase. Paco Ureña puso actitud en una labor sin brillo y sin opciones. Tumbó al toro de un espadazo. Ovación con saludos.

Varea se estrelló con un lote deslucido. Tuvo nobleza su primero, pero dijo bien poco. Varea sobresalió con el capote, con tres verónicas y dos medias sensacionales. Ya en la muleta, la faena nunca tomó vuelo. Varea estuvo pulcro ante un toro descompuesto. El último arroyó de salida al de Almassora propinándole una paliza. Fue un toro deslucido el sexto, con muy poca raza y muy agarrado al piso. Muy decidido se mostró Varea, queriendo sacar lo poco que tenía el toro. Muy por encima, se justificó el castellonense.

Sábado, 25 de febrero de 2017. Toros de La Palmosilla, devueltos 2º y 5º. Destacaron el 1º bueno yel sobrero que hizo 2º, con clase; el resto deslucidos, con poco fondo y justos de raza y fuerza. David Mora, oreja y oreja; Paco Ureña, oreja y ovación con saludos; y Varea, ovación con saludos y palmas de despedida. Entrada: Un tercio

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti