www.aplausos.es

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

Sólo destellos en Sevilla

Morante, Manzanares y Roca Rey, condicionados por el poco juego de la corrida de Cuvillo, únicamente logran dejar detalles en tarde de no hay billetes

Fotos: ARJONA

Duró poco el primero de Cuvillo, que marcó tendencia a la huida en todos los tercios de su lidia. Aun así, Morante le dejó la muleta puesta en la cara en un par de tandas por el lado derecho que fueron lo mejor de su labor. No hubo más, pues el animal pronto rehusó la pelea. Hubo apuntes y detalles en una faena sin verdadera estructura. Mal a espadas.

Se repitió la historia en el cuarto. Morante puso más arrojo y empeño en su faena, brindada a Mario Vargas Llosa, ante un toro que no rompió hacia adelante en ningún momento. En este turno sí, lo mató perfecto, marcando bien los tiempos antes de saludar una ovación.

Toro afligido el segundo; sin empuje, sin casta. No pudo hacer nada Manzanares, pues el animal resultó apagado en todos los pasajes. Lo mejor llegó en el tercio de quites, pues a las chicuelinas de Roca Rey dio Manzanares torera y ceñida réplica por el mismo palo. La otra nota destacada, el extraordinario estoconazo con el que remató al toro. Rafael Rosa saludó montera en mano tras protagonizar un tercio de banderillas honrado y valiente.

El capítulo más brillante de la tarde surgió en el quinto. El de Cuvillo aguantó más tiempo y embistió más veces que sus hermanos, mostrando un poco más de duración, fuerza y empuje. La faena tuvo como punto álgido un par de series sobre la mano izquierda, con actitud natural y mucha elegancia y despaciosidad. Arrancó la música, pero todo se vino abajo porque el toro aguantó, sí, pero no lo hizo lo suficiente. Fueron los mejores muletazos del festejo. Manzanares mató al segundo intento, sonó un aviso y saludó una ovación.

El momento de mayor intensidad en el tercer capítulo sucedió en el turno de quites: a pies juntos Morante de la Puebla, que remató de una soberbia media verónica. Le dio réplica Roca Rey en un ceñido quite por saltilleras y gaoneras. No picó apenas el peruano al toro, al que si bien se le intuyó nobleza y calidad, no tuvo el fondo para tirar hacia adelante. Roca Rey, firme y correcto, no pudo hilvanar faena en una labor a la que le faltó lo fundamental: la emoción. Toro a menos. Lo mató de forma fenomenal antes de saludar una ovación.

El sexto salió en la línea de sus hermanos, mostrando falta de empuje y verdad a la hora de embestir. Apuntó que quería, pero era mentira. Como el resto, llegó al último tercio sin cualidades para hacer faena grande. Lo intentó Roca por todos los medios, de rodillas incluso con el capote, buscando levantar la tarde. Dejó al toro vivo en el tercio de varas, pero la faena, como el festejo en su conjunto, resultó decepcionante. Estocada tras pinchazo y palmas.

Sevilla, domingo 16 de abril de 2017. Corrida del Domingo de Resurrección. Toros de Núñez del Cuvillo, bien presentados pero de poco juego en líneas generales. Morante de la Puebla, silencio tras aviso y ovación con saludos; José María Manzanares, silencio y ovación con saludos tras aviso; y Roca Rey, ovación con saludos y palmas. Entrada: Lleno de "No hay billetes". Se desmonteró Rafael Rosa tras parear al segundo. Al término del paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Manolo Cortés, Pepe Ordóñez y el niño Adrián, fallecidos todos recientemente. La Infanta Doña Elena y su hija Victoria Federica ocupan juntas sendas localidades en el palco de invitados de la Real Maestranza.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti