www.aplausos.es

SAN FERMÍN

Pepe Moral, oreja, temple y toreo dulce en Pamplona

El sevillano destacó al natural en el quinto; herido Gonzalo Caballero en el tercero y experiencia y capacidad de Eugenio de Mora

Fotos: EMILIO MÉNDEZ

Orientado de principio a fin salió el primero de José Escolar, con el que se dobló Eugenio de Mora en los inicios para llevárselo a los medios. No se entregó el toro que acababa el muletazo con la cara arriba, sin emplearse y revolviéndose. El toledano tuvo que tirar de experiencia, aunque era el primer Escolar de su carrera, y de capacidad para evitar las cornadas que lanzaba el de Escolar. Imposible fue por el izquierdo. Mató de pinchazo, estocada y descabello.

A más fue el cuarto, con humillación, casta y colocando bien la cara en la muleta. Sin embargo, Eugenio de Mora sólo dejó pases sueltos notables, sin continuidad, y detalles. La impresión fue que el toro merecía más apuesta por parte del torero. Mató de estocada y saludó una ovación.

El sexto, que mató Eugenio de Mora por Gonzalo Caballero, desarrolló mucho sentido y capacidad para revolverse con rapidez. Complicaciones propias de la casta que pedían lidia a la antigua usanza. Lo intentó el toledano, que al final decidió doblarse con él y entrar a matar. Dejó una estocada baja.

Pepe Moral brindó la labor del segundo al público, un toro de escasa fuerza, parado y que cada vez se quedaba más corto en la embestida. Templó y cuidó Pepe Moral al de Escolar que incluso llegó a echarse durante la lidia. Dejó muletazos limpios pero que no llegaron al tendido por el escaso juego del toro. Finalizó la faena con un pinchazo, otro hondo y cuatro descabellos.

En el quinto, destacaron los naturales de bello trazo y muy propios del sevillano, que toreó con mucha dulzura al de Escolar. Y el toro agrecidó ese trato y embistió con nobleza. Cuanto más se entregaba uno con la muleta, más lo hacía el otro con las embestidas. A pesar del metisaca previo a la estocada, Pepe Moral consiguió la oreja de una faena que acabó calando.

Gonzalo Caballero recibió una cornada en el glúteo tras entrar a matar. El toro le propinó un pitonazo en el abdomen y en el suelo le hirió. Le llevaron el volandas a la enfermería pero decidió ponerse en pie y volver a la arena para dejar una estocada y varios descabellos. Con la ovación final, pasó a la enfermería para ser atendido. Antes, el madrileño inició su labor con doblones para dominar al tercero de Escolar que humillaba pero necesitaba mando. Mucha actitud de Gonzalo Caballero, sin dejarse nada dentro ante el toro que, con las complicaciones de la casta, pedía mando y eso resultó complicado en las manos nuevas y poco toreadas del torero que, eso sí, no se dejó nada en el tintero.

Pamplona. Sábado, 8 de julio. Toros de José Escolar, bien presentada y variada de juego, destacando el 3º, 4º y 5º. El 1º, descastado y complicado; 2º, flojo; 3º, encastado; 4º, encastado y con humillación; 5º, entregado y a más, ovacionado en el arrastre; 6º, complicado. Eugenio de Mora, silencio, ovación con saludos y silencio; Pepe Moral, silencio y oreja; y Gonzalo Caballero, saludos camino de la enfermería. Entrada: Lleno.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti