www.aplausos.es

FERIA DE LA ALBAHACA

Padilla y Castella, a hombros por la puerta grande en Huesca

El francés logra cortar tres orejas; el jerezano dos al primero y López Simón logró un trofeo con petición en el tercero ante un noble encierro de La Palmosilla

Fotos: CARLOS JALLE GONZÁLEZ

Abrió el festejo un colorado bien presentado, terciado y con clase pero justo de fuerzas y raza. De rodillas lo recibió Padilla con lances a la verónica y se lució también por chicuelinas y tafalleras abrochadas con una revolera. Solvente en el segundo tercio, se puso al público de su parte con una faena de muleta bullidora, alegre y entregada ante un toro que embistió brioso y con clase pero siempre con la cara a media altura. Le faltó mayor ajuste en su toreo tanto por el pitón derecho como por el izquierdo lo que no fue impedimento para agradar al público festivo que llenó los tendidos. Actuación del diestro jerezano que terminó entre los pitones, muy valiente, con alardes de rodillas. Estocada y dos orejas.

No pudo redondear un triunfo mayor Padilla ante el cuarto, el toro de la merienda, a pesar de tener ante sí un astado que en los primeros tercios siempre embistió con calidad y alegría en cada una de las suertes. Cuajó un vibrante y buen tercio de banderillas con pares de poder a poder, de dentro a fuera y hacia tablas arriesgando con un astado que siempre embistió con nobleza y buen son. Con la muleta Padilla cuajó una faena iniciada sentado en el estribo y de rodillas hasta sacarlo a los medios, terreno en el que desarrolló gran parte de su actuación. Un trasteo sobre ambos pitones donde supo darle distancia y tiempo para que el toro recuperase su empuje y al que le supo lucir con prestancia en redondo sobre todo al comienzo de faena. Acusó el animal la exigencia de la lidia y acabó rajado con marcada querencia a tablas, lo que obligó a Padilla a concluir su actuación encerrado con la res en ellas. Difícil se puso el toro en la suerte suprema, lo que privó a Padilla de un mayor lucimiento en la estocada.

El segundo del festejo fue repetidor, con movilidad y con clase aunque con las fuerzas y la raza justas. Ante él Castella logró con el capote cuajar un quite por chicuelinas firme y decidido en el que se gustó y gustó al público. Faena comenzada por estatuarios a partir de los cuales cuajó un trasteo por ambos pitones en el que el oficio y la madurez del francés hicieron ver al público un toro mejor de lo que realmente fue. Mérito del diestro que, sin aburrirse, se inventó una faena donde tiró de la embestida del animal y lo toreó explrimiendo toda su bondad, convenciendo al público festivo de su actuación hasta el punto de ser premiado con el doble trofeo.

Al colorado quinto del festejo, Castella salió a rematar su tarde en Huesca y lo hizo a conciencia, cuajando una actuación que da muestra y medida de su madurez. Ejemplo del buen momento que vive el diestro francés, logró un trasteo donde hizo al toro, de buena condición, noble y con calidad, al que le enseñó a embestir pudiendo disfrutar desde la mitad de faena hasta el final. Momentos brillantes por ambos pitones, donde templó la acometida del toro, gustándose con hondura tanto en el toreo en redondo como al natural. Se vio muy a gusto al torero, que toreó a placer y concluyó su trasteo con personalidad, entre los pitones, relajado y entregado. Final con doblones suaves y templados para ahormar y cuadrar al toro, atracándose con la espada.

Más serio que los dos anteriores fue el castaño lidiado en tercer lugar por López Simón. Calidad y nobleza tuvo el de La Palmosilla aunque los dos primeros tercios se desarrollasen con ligereza y cierta premura entre los miembros de la cuadrilla. Fiel a su personalidad, López Simón logró una actuación rotunda ante este toro, cuajando pasajes llenos de temple por ambos pitones. Clásica y honda su faena, se lució al natural y en redondo con momentos de mucha plasticidad y sentimiento. Finalizó su trasteo por molinetes muy vistosos a la vez que templados. Estocada entera, tardando el toro en doblar lo que quizás influyó para que la presidencia no concediese el doble trofeo. Importante faena de López Simón premiada con una exigua oreja.

No pudo alzarse con el triunfo en el que cerró plaza. Un toro más deslucido que los anteriores, que embistió en ocasiones sin excesivo celo ni calidad pero que pareció mejor de lo que fue en manos del madrileño. Ante él, López Simón logró momentos lucidos por ambos pitones en los que se gustó y brilló en algunos pasajes. El desacierto con los aceros, hasta el punto de eternizarse, imposibilitó el corte de trofeos.

Huesca, viernes 11 de agosto de 2017. Feria de la Albahaca. 2º festejo de abono. Toros de La Palmosilla, desiguales de presentación y juego aunque nobles y con calidad en líneas generales. Juan José Padilla, dos orejas y palmas; Sebastián Castella, dos orejas y oreja tras aviso; López Simón, oreja y petición de la segunda y palmas de despedida. Entrada: Casi lleno.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti