www.aplausos.es

SEMANA GRANDE

La firmeza de Roca Rey se impone en San Sebastián

El peruano corta la única oreja en el comienzo del abono; Ginés Marín, ovacionado, marra con los aceros dos interesantes faenas; Morante, inédito con un lote imposible de una decepcionante corrida de Zalduendo

Fotos: LIBERTAD RODRÍGUEZ

Morante de la Puebla abrevió con el zalduendo que abrió el festejo. Apenas un esbozo la faena del sevillano que despachó rápidamente a un toro parado, aplomado y descastado. Lo más interesante de este primer capítulo fue un quite variado de Roca Rey al que dio réplica Morante por templadas verónicas. Abrevió de nuevo frente al cuarto, otro toro parado y sin ninguna opción de lucimiento. El sevillano no se dio coba y pronto se fue a por la espada. Inédito.

El segundo de Zalduendo fue devuelto tras lesionarse un mano, corriéndose turno y lidiándose el previsto como quinto. Bien a la verónica Roca Rey, que galleó por rogerinas para llevar al toro al caballo. Se hizo la competencia en el ruedo en el turno de quites: por gaoneras Ginés Marín, a las que dio réplica el peruano por ajustadas saltilleras cambiando el viaje al toro. El peruano entendió a la perfección a un toro con movilidad y nobleza pero sin clase en su embestida y lo toreó con ajuste, firmeza de plantas y buen gusto. Sobre ambas manos la faena, rematada de un pinchazo y una estocada caída, fue premiado con un trofeo.

Roca Rey no tuvo opciones con el segundo de su lote -sobrero del hierro titular-, un toro deslucido, áspero, complicado para estar delante. Soltaba mucho la cara el de Zalduendo y el peruano puso disposición, seguridad y aplomo frente a un animal al que le tapó todos los defectos. Se atascó con los aceros y fue silenciado.

Ginés Marín saludó una ovación tras pasaportar al primero de su lote después de emborronar con los aceros una meritoria actuación ante un toro deslucido y con ciertas complicaciones. El extremeño demostró su capacidad y facilidad en una labor en la que destacó el temple del toreo al natural en una serie ligada y la entrega de un final por manoletinas. El fallo con la espada le dejó sin premio. Sorteó en sexto lugar un toro a menos ante el que jugó muy bien con los tiempos. El extremeño dejó momentos de mucha torería, especialmente en el prólogo de la faena. Hubo determinación y disposición de Ginés Marín frente a un astado deslucido por su falta de empuje que no mejoró el nivel de una decepcionante corrida de Zalduendo. De nuevo no anduvo acertado con los aceros.

San Sebastián, sábado 12 de agosto de 2017. Toros de Zalduendo (5º como sobrero). Bien aunque desigualmente presentados, deslucidos y bajos de raza en conjunto. Morante de la Puebla, silencio y pitos; Roca Rey, oreja y silencio; Ginés Marín, ovación con saludos y ovación con saludos tras leve petición. Entrada: Más de media plaza. Antes de romperse el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Iván Fandiño. Saludaron en banderillas en el segundo Juan José Domínguez y Paquito Algaba.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti