www.aplausos.es

FERIA DE LA PEREGRINA

Gran tarde de Juan del Álamo, a hombros en Pontevedra

El salmantino paseó una oreja de cada toro de su lote, pero perdió más tras pinchar con la espada

domingo 13 de agosto de 2017, 19:07h

Fotos: VERÓNICA DOMÍNGUEZ

Faenón de Juan del Álamo al primero, un astifino toro de Santiago Domecq que embistió con mucho nervio y chispa a los engaños. El salmantino se estiró bien a la verónica y dejó crudo al animal en varas. Luego, empezó de rodillas su labor muletera en los medios y anduvo muy firme ante un ejemplar que no resultó nada fácil. Pinchó en hueso Del Álamo antes de agarrar una estocada al segundo intento. Paseó una oreja más que merecida.

Ante el cuarto realizó otra gran faena, en la que anduvo muy por encima del animal. Brillante con el capote, variado y gustoso, ofreció todo un recital. Luego, muleta en mano, anduvo mandando y firme, queriendo en todo momento y exhibiendo el gran momento de forma que atraviesa. Un pinchazo redujo el premio a una sola oreja, pero la faena -como la de su primero- merecía las dos.

El segundo fue devuelto a los corrales tras blandear en el primer tercio. Con el sobrero, más soso que el animal que abrió plaza, Álvaro Lorenzo rayó a buen nivel. Se enrazó el toledano con el animal, que no decía nada y obligó a su matador a poner la sal que le faltaba a las embestidas. La labor, de menos a más, tuvo un buen final, pero el fallo a espadas impidió que pudiera haber premio.

No hubo entendimiento entre toro y torero en el quinto capítulo del festejo. Dejó Álvaro Lorenzo algún pasaje suelto con cierto interés, pero sin brillantez. Actuación digna del toledano, en la que lo mejor fue la estocada con la que puso fin a su obra.

Pidió el carnet el tercero, teniéndolo perfectamente en regla su matador: Ginés Marín. El animal resultó incierto, buscándole las cosquillas al extremeño, que aun así logró robarle muletazos sueltos de mucha importancia. Mató de una estocada casi perfecta, cantando el animal de nuevo su mansedumbre yéndose a morir a la misma puerta de chiqueros. El torero fue invitado a dar la vuelta al ruedo.

El sexto, también incierto, obligó al torero a poner todo de su parte. Calentó al público con los desplantes, pero el animal no le permitió torear a gusto. Mató de una estocada al primer viaje, aunque el astado tardó en morir. Esfuerzo sin recompensa.

Pontevedra, domingo 13 de agosto de 2017. Toros de Santiago Domecq. Muy bien presentados y de juego desigual. Con más opciones 1º y 4º. Juan del Álamo, oreja y oreja; Álvaro Lorenzo, palmas en su lote; y Ginés Marín, vuelta al ruedo y aplausos. Entrada: Media plaza.

Vídeo: FERIA.TV