www.aplausos.es

FERIA DEL PILAR

Técnica y épica de José Garrido en Zaragoza

El extremeño corta dos orejas, una de cada toro de su lote, y se sobrepone con valor y carácter a una dura voltereta en el quinto de la tarde, llevándose dos cornadas

Fotos: SCP

El tercero cumplió, tuvo más nobleza que clase. En los primeros tercios se lucieron Aitor Sánchez, que picó sin abusar en dos puyazos medidos y con estilo, y José María Amores, que tras sufrir una dura voltereta y un palizón, volvió a la cara del toro para clavar un par de banderillas lleno de amor propio. José Garrido cuajó una faena bien construida, de buen concepto, en la que fue haciendo al toro al comienzo en un trasteo de menos a más. Sobre la mano derecha le cogió el tempo y la distancia al toro para torear con gusto y buen ritmo. Las bernadinas finales, de mucho ajuste y emotividad pasándose al fuenteymbro muy cerca, fueron el colofón a una faena rematada de estocada trasera pero efectiva. El extremeño fue premiado con una oreja que paseó con una bandera española anudada al cuello.

Tras una salida explosiva de chiqueros, el quinto se acalambró y tras un quite de Leo Valadez fue devuelto, saliendo un sobrero de Lagunajanda que salió con pies y poder. Se vino arriba en banderillas, y ahí se lucieron Amores y Chacón en un tercio lleno de emotividad. El toro, entero y enterado, obligó a Garrido a apostar por la épica y más después de una cogida en los compases iniciales. Muy fea la voltereta, hubo la sensación de que iba herido. Más bravo Garrido que el toro, se levantó menguado de facultades, heroico y valiente ante un toro que desarrolló sentido y se estiraba sobre las manos. Mató de una estocada caída pero de nuevo efectiva y paseó su segunda oreja de la tarde.

LEO VALADEZ, OREJA EN SU ALTERNATIVA

Con un excelente fuenteymbro se doctoró el mexicano Leo Valadez, que lo recibió con buenos lances a la verónica, de manos bajas y bonita reunión, rematados con media, que le valieron la primera ovación de la tarde. El toro ya dio ahí síntomas de su calidad, repitiendo y embistiendo por abajo y largo. Tras un quite de Joselito Adame por chicuelinas muy vistosas, hubo una espectacular réplica por lopecinas de Valadez. Después de un parlamento larguísimo en la ceremonia de alternativa, abrió la faena de rodillas en el centro del ruedo como preámbulo a una labor cargada de decisión y buena disposición. Lo mejor surgió cuando se echó la muleta a la izquierda. El toro, pronto y alegre, se venía de lejos en la distancia y el mexicano anduvo queriendo sobre ambas manos. Tres manoletinas de rodillas levantaron una fuerte ovación. Dos pinchazos y una estocada dieron paso a sendas ovaciones a toro y torero.

El sexto blandeó en los primeros tercios, lo aguantó el presidente y en el último tercio sacó fondo bravo y de casta el fuenteymbro, viniéndose arriba y galopando de lejos, más descompuesto al principio, con más fijeza de mitad de faena en adelante. Leo Valadez, apasionado, muy dispuesto y con las imperfecciones lógicas de la juventud, encontró el favor del público. El azteca mató de una estocada corta con derrame que no fue impedimento para que paseara una oreja.

El segundo toro salió haciendo extraños, degenerando su comportamiento en una descoordinación evidente. Aunque por momentos parecía que podía corregirse, finalmente hizo imposible el toreo. Embestía descompuesto, queriendo más que pudiendo. Joselito Adame no pudo hacer más que intentarlo, mostrar la condición del animal y matarlo, siendo silenciado.

Joselito Adame pinchó la faena al cuarto de la tarde, un sobrero de Fuente Ymbro, y perdió un trofeo que se había ganado. Castaño, alto y con mucha leña por delante, el toro tuvo mucha clase y nobleza si bien acabó apagándose demasiado pronto. El mexicano, en faena de buen concepto, arrancó por ayudados por alto a dos manos y con el compás abierto. Dos series sobre la diestra tuvieron ritmo y pausa ante un animal que embistió despacio. Con el toro a menos, acortó demasiado las distancias, posiblemente demasiado encimista, aun así anduvo templado y toreando despacio. Un arrimón final con un ramillete de bernadinas y unas luquecinas finales antes de un pinchazo que dejó todo en una vuelta al ruedo.

Zaragoza, martes 10 de octubre de 2017. Feria del Pilar. Toros de Fuente Ymbro (4º como sobrero) y uno de Lagunajanda (5º bis). Bien presentados y de juego variado. Al conjunto le faltó fuerza, el más completo el primero, el de más clase el cuarto, con movilidad y raza el sexto. Joselito Adame, silencio y vuelta al ruedo tras petición; José Garrido, oreja y oreja; y Leo Valadez, que toma la alternativa, ovación con saludos y oreja. Entrada: Algo menos de media plaza. Valadez -vestido de blanco y plata- tomó la alternativa con Agitador, nº 27, negro, nacido en 01/13 y de 507 kilos de peso.

PARTE FACULTATIVO DE GARRIDO.- "Herida por asta de toro a nivel de la cara interna del tercio superior de la pierna izquierda con una trayectoria ascendente de quince centímetros que llega hasta la meseta tibial y otra pósteroeinferior de ocho centímetros que desgarra fibras del músculo gemelo interno de pronóstico menos grave que sí le impiden continuar con la lidia".

PARTE MÉDICO DE JOSÉ MARÍA AMORES.- “Posible fractura de cúpula radial del codo izquierdo. Contusión del canal cubital en codo izquierdo con disestesias en territorio cubital a la percusión del mismo. Posible fractura costal en hemitórax izquierdo. Pronóstico reservado que le impide continuar la lidia. Pendiente de estudio de imagen en centro hospitalario”.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti