www.aplausos.es

FERIA DEL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Fernando Roca Rey y Juan del Álamo, únicas orejas en Lima

Joselito Adame, de vacío con la desigual corrida de La Viña y El Olivar

FOTOS: MATÍAS

Fernando Roca Rey saludó una ovación tras lidiar al primero. Lo mejor de su actuación fueron tres chicuelinas ceñidas, tres pares de banderillas que clavó arriba entrando por el pitón derecho y la fulminante estocada arriba con la que concluyó su actuación. Con la muleta, anduvo por encima de un toro tardo y noble, que fue perdiendo fuerzas en el último tercio.

Fernando Roca Rey paseó una oreja del cuarto, al que fijó de salida con el capote con toreras verónicas ganando terreno hacia los medios. Tras un galleo por chicuelinas para poner al toro en suerte frente al caballo, el piquero apenas señaló una vara. Luego, en el quite, Roca Rey brilló con tres lopecinas rematadas con un farol de rodillas. Banderilleó de nuevo con lucimiento, citando de rodillas en el último par. Empezó también de hinojos la faena de muleta, con derechazos en los mismos medios de la plaza. El toro fue perdiendo fuelle, pero aun así dio tiempo a que el matador luciera también en el toreo al natural. Sin embargo, cuando la faena volvió a tomar vuelo fue en una nueva serie de rodillas a cargo del peruano, que concluyó con bernadinas y arrucinas ceñidas previas a una estocada contraria.

Joselito Adame protagonizó ante el segundo un gran recibo por verónicas. El toro iba y venía, embistiendo a media altura con nobleza. Lo mejor llegó cuando el mexicano le atacó sobre la mano derecha, pero el toro acusó esa exigencia y comenzó a apagarse demasiado pronto. Mató de dos pinchazos y una estocada tendida y fue aplaudido.

El quinto se frenaba y reponía por los dos pitones, poniendo muy difícil la ligazón de los muletazos. Joselito Adame probó por los dos lados sin éxito antes de matar de estocada caída y dos descabellos. Silencio.

El tercero embistió también a media altura. Le pegaron poco en varas pero, a pesar de ello, resultó soso y tardo en la muleta. No logró armar faena Del Alamo ante semejante material. El de La Viña chocaba con el engaño y se mostraba reservón. El salmantino mató de dos pinchazos y un bajonazo.

Del Álamo paseó una oreja del sexto, un gran toro que embistió con codicia y empujando las telas desde su salida al ruedo. El salmantino lo recibió con las mejores verónicas de la tarde. Luego, galleó por chicuelinas y el astado de El Olivar derribó al caballo. El espada mirobrigense brindó al público e inició su labor pegado a tablas, coreándose los muletazos rodilla en tierra. El animal siguió la muleta humillando y por derecho y permitió a Del Álamo que su faena fuese premiada tras matar de una estocada arriba.

Lima (Perú), domingo 12 de noviembre de 2017. Segunda de la Feria del Señor de los Milagros. Toros de La Viña (1º, 3º y 5º) y El Olivar (2º, 4º y 6º), el 6º fue el mejor. Fernando Roca Rey, saludos y oreja; Joselito Adame, aplausos y silencio; y Juan del Álamo, silencio y oreja. Entrada: Dos tercios.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti