www.aplausos.es

FERIA DE SAN JUAN

Enrique Ponce y Ginés Marín, con dos orejas por coleta, a hombros en Badajoz

Antonio Ferrera pasea un trofeo de una desrazada corrida de Zalduendo

sábado 23 de junio de 2018, 19:54h

Fotos: ARJONA

No hay toro que no le valga a Ponce. El diestro de Chiva tiene tantos recursos y posee una mente tan al servicio del toreo, que es capaz no solo de sacarle faena hasta a un toro tan desrazado como el primer Zalduendo, sino incluso taparle cualquier defecto y que el público se emocione viéndole componer una faena siempre a favor del animal en la que destacó la suavidad y el temple. Con doblones muy toreros inició la faena de muleta Ponce al cuarto. Una vez más tiró de magisterio a base de pulsear mucho las embestidas para que el toro, que tenía el defecto de calamochear y salir de la suerte mirando a tablas, siguiese el trazo de su muleta. Por el lado izquierdo le costó tener continuidad en los naturales. Sabiamente volvió a la diestra y ligó la mejor tanda en redondo jaleada con oles.

El segundo se acostaba por el derecho. Lo hizo en el saludo de recibo y también en la brega de Valdeoro. Como no hay dos son tres al Segundo muletazo de tanteo también picó para adentro. Por lo que Ferrera con buen criterio cimentó la faena por el izquierdo llevándolo muy tapado para evitar las miradas y parones de un toro complicado. Por el derecho continuó peligroso en la tanda de poder que le administró antes de pasaportarlo con habilidad. Le abrió mucho el camino Ferrera con los vuelos de la muleta al quinto en los compases iniciales para evitar que el toro se quedase en las zapatillas como era su condición. Se desplazó mejor por el izquierdo y por ese pitón pudo enjaretar varias series de naturales en los que hubo pases relajados hasta q el animal echó la persiana y obligó al de Villafranco a tener q acortar los trazos en su esforzada labor. Pitos al arrastre.

Mansurrón, el tercero huía de los capotes sin celo y cuando embestía daba arreones. Ginés se dobló con él mientras le andaba hasta llevarlo a los medios. En donde le enjaretó una faena con el gusto que le caracteriza. Con suavidad logró correr bien la mano al natural a pesar de la sosería del animal, lo que restó emoción a su labor. Con las manoletinas finales buscó la conexión que faltó en los compases anteriores. Estocada sin puntilla. Por estatuarios inició faena Marín en el que cerró plaza que se le coló en el primero al sentir la querencia de toriles. Eso fue todo lo que duró el de Zalduendo que echó el freno de mano y le costó un mundo desplazarse saliendo siempre mirando a chiqueros e incluso lanzando alguna que otra coz al dejar atrás la muleta. Ginés ante el nulo juego de su antagonista abrevió y le dio caza en los terrenos de la puerta de toriles. Se amorcilló el astado y tuvo que usar el verduguillo.

Badajoz. Sábado 23 de junio de 2018. Feria de San Juan. Toros de Zalduendo, correctos de presentación y escasos de raza. Enrique Ponce, oreja y oreja; Antonio Ferrera, oreja y ovación; Ginés Marín, dos orejas y silencio. Entrada: Casi tres cuartos.

Tras el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista Fernando Masedo