www.aplausos.es

FERIA DE SAN FERMÍN

Castella y López Simón, a oreja por coleta en Pamplona

Ambos rayaron a buen nivel con los fuenteymbros en un festejo en el que Perera malogró una notable faena con la espada

martes 10 de julio de 2018, 22:45h

Fotos: JAVIER ARROYO

Hondo, de gran volumen, muy cuajado y musculado fue el primero de Fuente Ymbro, un toro que desarrolló nobleza y resultó manejable aunque no anduvo sobrado de fuerzas. Duró en el último tercio, lo que permitió a Sebastián Castella realizar una faena larga, de abundantes muletazos aunque no llegó a romper en ningún momento. Mató de estocada muy trasera.

El jabonero que hizo cuarto tuvo buena condición y un fondo de nobleza interesante aunque le faltó mayor empuje para romper de verdad hacia adelante. Quiso pero no siempre pudo. Sebastián Castella, en otra labor de largo metraje -llegó a sonar un aviso antes de montar la espada-, exprimió a su oponente. Hubo temple en el toreo del francés, que tiró con suavidad y pulso de las embestidas del toro. Labor paciente, de menos a más y bien resuelta que coronó de una notable estocada que le valió la primera oreja de la tarde.

Pocas opciones tuvo Miguel Ángel Perera con el que hizo segundo. Deslucido, reservón, sin clase ni ritmo, el extremeño trató de aplicar temple y suavidad a un toro rajado y muy bajo de casta. Faena sin historia rematada de media estocada defectuosa.

Metió bien la cara el quinto de salida en el capote de Perera, que lo paró con poder y facilidad. Luego hubo cierto desorden general en los primeros tercios, con el toro marcando mucho sus querencias. Tras probarlo por ambos pitones, el de Gallardo comenzó a embestir por derecho por la mano diestra. Lo llevó embebido el extremeño, con mando y autoridad. Transmitió importancia el fuenteymbro, que sacó un notable fondo de casta. Por abajo, largos y templados resultaron los muletazos de Miguel Ángel. Al natural molestó el viento y el acople fue menor. De vuelta a la diestra empapó de nuevo de muleta al astado. Las muletazos finales ejecutados en trenza, con la figura del torero como eje, redondearon la obra. Sonó un aviso antes de entrar a matar y la estocada cayó en mal sitio, perdiendo el premio que parecía asegurado.

El primero del lote de López Simón acusó un defecto en la vista. La actuación del madrileño se vio muy condicionada por esa circunstancia, además de la poca fuerza que evidenció el fuenteymbro. Inédito López Simón, que optó por abreviar.

El castaño que cerró plaza se dañó la pezuña izquierda en el mismo inicio de la faena de muleta. Aun así, se movió con alegría y transmisión en la primera serie. Al iniciar la segunda sobre la mano derecha, Simón sufrió un tremendo volteretón. Se repuso cuando le llevaban a la enfermería, pero para entonces el toro había cambiado y buscó los terrenos de adentro. Junto a las tablas se arrimó el madrileño, que hizo todo un esfuerzo. El público se rindió a su entrega. Además, citó a recibir aprovechando la querencia del animal y la estocada cayó arriba. En el palco asomó por dos veces el pañuelo blanco, sin embargo, después se especificó que únicamnete había sido concedido un trofeo.

Pamplona, martes 10 de julio de 2018. Toros de Fuente Ymbro. Muy bien presentados. De juego desigual, destacando el 5º, con fondo de casta. Noble el 4º. Sebastián Castella, silencio y oreja; Miguel Ángel Perera, silencio y ovación tras aviso; López Simón, silencio y oreja. Entrada: Lleno.