www.aplausos.es

CORRIDAS GENERALES

Bilbao: oreja para Padilla en su adiós y buena faena de El Juli

Disposición y actitud notable de Manzanares, ovacionado en su lote en un festejo condicionado por el juego de los toros de Domingo Hernández y Garcigrande

miércoles 22 de agosto de 2018, 18:17h

Fotos: ARJONA

Padilla brindó al público la muerte del reservón primero. El jerezano optó por no banderillear y, muleta en mano, abrevió despachando al toro de una certera estocada.

Con un buen quite por chicuelinas conquistó El Juli la primera ovación de la tarde. Brindó al público, pero el toro -probón, brusco y desclasado- no le dio ninguna opción. Mató de media estocada defectuosa.

No tuvo ritmo y sí genio el tercero, que soltó la cara defendiéndose. Manzanares, dispuesto, solventó la papeleta con oficio, llegando incluso a lucir en una emocionante serie sobre la mano diestra. Se rajó el toro en cuanto se sintió podido. El alicantino mató con su contundencia habitual y saludó la ovación del público.

Con dos largas cambiadas de rodillas en el tercio y un manojo de verónicas -a pies juntos y con el compás abierto-, chicuelinas y media saludó Padilla al toro de su adiós a Vista Alegre. Se dobló poderoso el jerezano en la apertura del trasteo. Le costó desplazarse al de Garcigrande a lo largo de la faena, imposibilitando la ligazón de los muletazos. Aun así, Padilla dejó algún natural aislado de buena factura dentro de una afanosa labor. A su manera, el Ciclón le dio fiesta al toro, levantando las ovaciones de un público entregado. Mató de un soberbio espadazo, que tumbó al toro sin puntilla, y fue premiado con una oreja.

El Juli malogró con la espada su buena faena al quinto, abierta son suavidad en el tercio probando las acometidas. Se abandonó de primeras a derechas, relajando la figura y templando mucho. Bajó más la mano en la segunda, haciendo sonar la música. El trato al natural fue igual de exquisito, consintiendo y alargando la embestida. De vuelta a la mano derecha imantó al animal en la muleta, haciendo sonar con fuerza los olés del público. Labor compacta, a más, con un final en el que apretó de verdad al de Garcigrande. Mató de pinchazo y estocada corta y saludó una fuerte ovación.

Se lució picando Paco María al sexto, que embistió por abajo con un tremendo fondo de casta a la muleta de Manzanares. Josemari hizo sonar la música con dos poderosas series diestras. El castaño escarbaba y le costaba arrancarse, pero cuando lo hacía repetía con celo, exigiendo mando y poder, siendo también cambiante en sus arrancadas. El de Alicante hizo un esfuerzo, pues el toro nunca fue fácil. Labor de mérito, con buena actitud y disposición por parte del torero, que pinchó dos veces antes de agarrar la estocada. Saludó de nuevo la ovación del público.

Bilbao, miércoles 22 de agosto de 2018. Quinta de las Corridas Generales. Tres toros de Domingo Hernández (1º, 2º y 3º) y tres de Garcigrande (4º, 5º y 6º). Bien presentados, de parejas hechuras, serios. De poco juego en conjunto. Más manejable el 5º y más encastado el 6º. Juan José Padilla, silencio y oreja; El Juli, silencio y ovación con saludos; y Manzanares, ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Algo más de dos tercios. Paco María destacó picando al sexto. Tras el paseíllo, Padilla fue invitado por el público a saludar una cerrada ovación desde el tercio.