www.aplausos.es

CORRIDAS GENERALES

Emoción, sangre y buen toreo en la miurada de Bilbao

Oreja a la entrega de Chacón y a la épica de Juan Leal, que cae herido; Pepe Moral pincha la faena de la tarde ante un buen sobrero de Salvador Domecq

domingo 26 de agosto de 2018, 18:11h

Fotos: ARJONA

El primero de la tarde, un precioso toro cárdeno de estampa añeja, fue aplaudido por el público de salida. Firmó un buen tercio de varas el picador Juan Melgar. Al de Miura no le sobraron las fuerzas y llegó a la muleta defendiéndose. Octavio Chacón quiso aplicar suavidad y pulso a su trasteo ante una embestida descompuesta que se fue agriando paulatinamente. Buena fue la actitud de un predispuesto y solvente Chacón, que mató de buena estocada.

El cuarto fue un toro castaño, de gran alzada. El de Miura se defendió con aspereza y feo estilo. Cada cite de Chacón se convertía en una moneda al aire por la violencia de los cabezazos con que el toro tomaba los engaños y por el sentido que iba desarrollando. Octavio Chacón anduvo tremendamente firme, capaz y valeroso en una labor que, sin tener posibilidad de brillo, fue muy meritoria. Mató de casi entera.

El sexto, reseñado como primer sobrero, fue un toro tremendamente complicado. El toro desarrolló sentido y ya puso en aprietos a los hombres de plata de un Octavio Chacón que resolvió decorosamente el difícil trance. El de Miura tuvo mucho peligro, obligando al gaditano a hacer un esfuerzo ante un toro imposible.

Pepe Moral recibió con una larga cambiada de rodillas a su primero y lanceó con buen son a la verónica. Se lució el sevillano llevando al toro al caballo con un pinturero galleo por chicuelinas. Pareció tener mejor condición el de Miura, pero llegó a la muleta de Moral con escaso recorrido y sin humillación. Lo intentó a base de medios muletazos, pero el toro fue a menos en su ya escaso recorrido y comenzó a ponerse áspero y a desarrollar sentido.

El quinto de Miura fue devuelto a los corrales por su escasez de fortaleza y en su lugar salió al ruedo el segundo sobrero, de la ganadería de Salvador Domecq. El toro tuvo buena condición y permitió a Pepe Moral brillar en varios pasajes de la faena, especialmente toreando al natural. El toro tomaba con humillación y entrega la muleta cuando se le aplicaba sutileza, algo que consiguió el sevillano en una faena en la que, sin ser rotunda, estuvo muy asentado. Con la mano zurda surgieron muletazos de gran profundidad y de largo y templado trazo. Dos pinchazos previos a la estocada emborronaron el conjunto, dejando al sevillano sin premio.

El tercero de la tarde fue devuelto a los corrales por su escasez de fuerza. Juan Leal corrió el turno y saltó al ruedo el reseñado como sexto de la tarde. Saludaron tras parear Marco Leal y Manolo de los Reyes. Inició Juan Leal su faena de rodillas en los medios y al intentar torear en redondo, el toro, que no se desplazó, le prendió arrancándole el chaleco, milagrosamente sin consecuencias aparentes. El de Miura anduvo limitado de poder y se quedó siempre en la cadera del diestro. Consiguió Leal arrancar algún natural de templado trazo, pero sin posibilidad de continuidad. Arriesgó entonces el francés con una entrega y una actitud irreprochable durante toda la faena. Se tiró a matar con una gran rectitud, cobrando una gran estocada y resultando fuertemente volteado y herido en el muslo derecho.

Bilbao. Domingo 26 de agosto de 2018. Corridas Generales. Cinco toros de Miura (el 6º como sobrero al correr turno tras ser devuelto el 3º) y uno de Salvador Domecq (5º bis, de buen juego). Corrida seria y deslucida por falta de fuerza y raza. Octavio Chacón, ovación con saludos, oreja y ovación con saludos; Pepe Moral, ovación con saludos y vuelta al ruedo; Juan Leal, oreja en el único que estoqueó. Entrada: Un tercio. Saludaron tras parear al tercero, Marco Leal y Manolo de los Reyes.