www.aplausos.es

FERIA DE LA MAGDALENA

El aplomo de Perera y el duende de Morante, lo mejor en Castellón

A hombros el extremeño, que abrió la puerta grande con un buen lote, en una tarde en la que El Juli no tuvo opciones

sábado 30 de marzo de 2019, 16:47h

Fotos: JAVIER ARROYO

Miguel Ángel Perera, que se llevó el mejor lote de la tarde, fue el triunfador del penúltimo festejo de la Feria de la Magdalena tras cortar una oreja de cada toro. Le pudo acompañar en la salida a hombros Morante, pero se lo impidió la espada. El de La Puebla cautivó a la afición con una faena repleta de torería y sentimiento. Pocas opciones tuvo El Juli, con los dos toros más deslucidos del conjunto de Garcigrande.

El cuarto salió abanto y apenas dejó a Morante lucirse más allá de una verónica y una media. Mejor el quite con alguna verónica acompasada y a cámara lenta. Torerísima la apertura de faena… sentado en el estribo y después con ayudados rodilla en tierra y una trincherilla sabrosísima. Se vino arriba el toro, que persiguió enrazado la templada muleta de Morante, que toreó muy despacio y reunido con ese empaque y sentimiento innatos. El compás, la torería… y la naturalidad. Una delicia el toreo a pies juntos. Todo sobre la diestra. Mató de estocada caída y atravesada, que precisó del verduguillo, por lo que se le esfumó el premio. Hubo leve petición y fue obligado a dar una vuelta al ruedo.

Salió suelto el primer toro de la tarde y no pudo lucirse Morante en el saludo. Mejoró el toro en la muleta, donde ya no mostró esa condición abanta, y aunque tardo, tomó bien los engaños, si bien le faltó empuje. Faena basada sobre la diestra en su totalidad, sin acabar de redondear pero de gran empaque y repleta de torería. Un doblón por abajo en la apertura fue un cartel de toros. Mató de un pinchazo y estocada casi entera caída de efecto fulminante.

PERERA, PUERTA GRANDE

El tercero arrolló a Perera con los cuartos traseros en el quite por saltilleras. Todo quedó en un susto, él mismo se hizo el quite en el suelo. Volvió a quitar después, esta vez por gaoneras. Vibró la plaza en el inicio de faena en la boca de riego con ambas rodillas en el suelo. Embistió el toro con celo y codicia, por abajo. Explosiva la acometividad de las primeras tandas sobre la diestra, más atemperado al natural, pitón por donde no llegó a acoplarse igual Perera, por lo que la faena disminuyó su intensidad. Mató de estocada trasera y fue premiado con una oreja. Ovacionado el toro en el arrastre.

Firme Perera con el sexto, un toro que embistió con nobleza en la muleta hasta que acabó algo rajado al final. Faena templada y de mano baja, de trazo largo, en la que al final, con el toro ya más aplomado, acortó distancias y se metió entre los pitones del toro. Mató de estocada algo caída y fue premiado con la oreja.

El segundo salió suelto y sin fijeza en los primeros tercios. No se empleó en ningún momento. Le tapó El Juli muchos defectos: la manera de fijarlo, de no apretarlo para que no se rajara, de darle confianza para hacerse con él… Pero el de Garcigrande salía desentendido, embistiendo por las afueras, lo que deslucía la labor de Julián. Quiso al final sin éxito remontar la faena atacando más por abajo y buscando la efectividad de los redondos. Mató de casi entera algo trasera.

No fue fácil el quinto: sin finales, desordenado… quedaba descolocado, lo que dificultaba la ligazón. Le aplicó ciencia y técnica El Juli, que llegó más al público en el epílogo, más arrebatado, más pasional. Ahí rompió la plaza con él. Mató de una estocada trasera y dos golpes de descabello.

Castellón. Sábado 30 de marzo de 2019. Feria de la Magdalena. Toros de Domingo Hernández (1º, 5º y 6º) y Garcigrande (2º, 3º y 4º), correctos de presentación y de juego desigual; destacó el bravo tercero. Morante de la Puebla, ovación con saludos y vuelta al ruedo; El Juli, ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso; Miguel Ángel Perera, oreja tras aviso y oreja. Entrada: Lleno. Se desmonteró Javier Ambel en el 6º.