www.aplausos.es

VIRGEN DE LOS LLANOS

Gran nivel de Ponce y Lorenzo, a quien el palco niega la puerta grande en Albacete

El valenciano y el toledano pasearon sendas orejas de los dos mejores toros del envío de Daniel Ruiz en un festejo en el que El Juli, con el lote de menos opciones, saludó una ovación

martes 10 de septiembre de 2019, 17:48h

Fotos: TEMPLAÍTO

Enrique Ponce despachó en primer lugar un toro de Daniel Ruiz de buena condición, pero que acusó el exceso de peso y duró menos de lo deseado. La faena de Ponce tuvo su momento álgido en varias series al natural que hicieron sonar la música. Tres pinchazos previos a la estocada dejaron la labor sin premio.

Un trofeo paseó Ponce del cuarto, que recibió un buen puyazo de Palomares. Jaime Padilla, por su parte, clavó un extraordinario par de banderillas. El de Chiva empezó su faena de muleta con una serie de doblones en redondo. Después, ya erguido, siguió sobre la derecha con una tanda templada "made in Ponce". El buen toro siguió las telas con bravura y los naturales resultaron toreros y ajustados. Ponce, muy a gusto, volvió sobre la diestra y cuajó otra serie extraordinaria. Concluyó con tres poncinas más y, todo seguido, tras la estocada -ligeramente defectuosa-, tocó pelo.

El segundo de la tarde se rompió una mano a la salida del caballo y en su lugar salió el primer sobrero, también de Daniel Ruiz. El Juli levantó a los tendidos con el capote toreando por verónicas y chicuelinas. El toro, fuerte y alto de agujas, nunca se empleó y se apagó pronto. Juli optó por la brevedad y fue silenciado. Ovacionado resultó tras lidiar al quinto, con el que estuvo muy lidiador. Hubo una bonita serie sobre la mano derecha, muy desmayada. El toro no se prestó como sus hermanos al lucimiento, yendo de más a menos. El madrileño anduvo peleón, intentándolo en todo momento sin darse por vencido, logrando momentos de cierto brillo. La música sonó cuando todo estaba acabado, mandándole "callar" el torero.

Álvaro Lorenzo estuvo a gran altura con el tercero de la tarde, un toro extraordinario. El de Daniel Ruiz tenía trapío, fue repetidor y tomó las telas con fijeza y calidad. El toledano comenzó la faena de rodillas y llegando mucho a los tendidos. Lorenzo cuajó al toro por ambos pitones. Al natural toreó con mucha despaciosidad y gusto. Hubo muletazos con mucho sabor. Mató de una estocada hasta la bola que tumbó al toro patas arriba e hizo flamear los pañuelos en la plaza. Le pidieron, con merecimiento, las dos orejas, pero la presidenta solo otorgó una. El sexto fue el más deslucido del envío. Abrevió con él Álvaro Lorenzo. Previamente, el animal, tras provocar la caída del picador, propinó una fuerte cornada en el cuello al caballo Espartaco.

Albacete, martes 10 de septiembre de 2019. Feria de la Virgen de los Llanos. Toros de Daniel Ruiz. El segundo se partió una mano y salió el sobrero, del mismo hierro. Bien presentados, serios. Destacaron por buenos 3º y 4º. Enrique Ponce, silencio tras aviso y oreja; El Juli, silencio y ovación tras aviso; Álvaro Lorenzo, oreja con fuerte petición de la segunda y bronca a la presidenta por no concederla y silencio. Entrada: Casi lleno.