www.aplausos.es

FERIA DE LA VIRGEN DE LA VEGA

Diosleguarde y su arrojo, lo más destacado en Salamanca

La deslucida novillada de Casasola deslució el inicio de feria y Diosleguarde fue el único capaz de tocar pelo

miércoles 11 de septiembre de 2019, 19:24h

Recibió Diego San Román con deslucidas verónicas al primero de la tarde, de embestida incierta. Tomó una larga vara en el caballo de Tito Sandoval y el novillero pidió el cambio sin probarlo. Brindó al público el mexicano para comenzar la faena de hinojos. El novillo, flojo, manso y descastado, buscó la querencia siempre. Recibió una fea voltereta sin consecuencias. Pese a la buena voluntad del novillero, fue imposible el lucimiento. Tras tres estocadas y descabello pasaportó al novillo.

San Román paró los bríos que exhibió de salida el cuarto con verónicas flexionando las piernas. Tras una vara se cambió el tercio y el novillero instrumentó unas chicuelinas muy aplaudidas. Comenzó la faena sobre la diestra con muletazos de bello trazo intercalados con varios enganchones. El novillo tuvo gran calidad, quedando por encima del novillero. El azteca mató recibiendo de estocada ligeramente desprendida, perdiendo la muleta en el embroque. Tardó en rodar el utrero y recibió un aviso San Román.

Con una larga cambiada recibió Manuel Diosleguarde al segundo de Casasola para continuar su saludo con tres verónicas y una media. Flojeó el novillo en el caballo, del que salió perdiendo las manos. Brindó al público y comenzó la faena en los medios, fundamentada sobre la derecha, con temple y solvencia. Dos tandas al natural y un pase de desprecio muy aplaudido sirvieron para poner en suerte a Reservado. Dos bajonazos y estocada.

El quinto, devuelto por flojo, se devolvió a los corrales. Saltó en su lugar un sobrero del hierro titular que también fue protestado por inválido y también fue devuelto. Saltó al ruedo el segundo sobrero de Casasola, que perdió las manos al salir del caballo pero ya no vio asomar el pañuelo verde como sus hermanos. Alberto Sandoval fue ovacionado por su manejo del caballo y de la puya. Ya en la muleta, el novillo, noble y sin fuerza, no sirvió para el lucimiento de Diosleguarde, que mató de estocada fulminante que le valió para cortar una oreja entre el paisanaje.

Saludó Miguel Aguilar a la verónica al tercero, que tomó una vara en el caballo. Perdió las manos el novillo, muy flojito. Comenzó la faena en los medios por estatuarios. Muy dispuesto, el mexicano hubo de tirar de recursos y acortar distancias para arrancar las embestidas del novillo, que perdió las manos en varias ocasiones. De hinojos sobre la zurda trató de hacer unas bernadinas y recibió un revolcón. Tras una estocada fallida mató de media estocada. Novillo aplaudido en el arrastre.

Aguilar recibió con vistosas verónicas al sexto, que cumplió en el caballo con una vara. Faena bien estructurada, con pasajes de mucha torería y solvencia. Las aplaudidas y ajustadas bernadinas finales dieron paso a una estocada entera y un poquito desprendida que no resultó efectiva. Volvió a entrar a matar y dejó, ahora sí, una estocada fulminante. Ovación tras leve petición.

Salamanca, miércoles 11 de septiembre de 2019. Novillos de Casasola. El 5º, jugado como segundo sobrero tras devolverse el titular y el primer sobrero por inválidos. Desiguales de presencia y de poco juego en general. El 3º fue aplaudido en el arrastre. Diego San Román, silencio y silencio tras aviso; Manuel Diosleguarde, ovación con saludos tras aviso y oreja; Miguel Aguilar, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos tras leve petición. Entrada: Menos de media.