www.aplausos.es

FERIA DEL PILAR

Morante de la Puebla, de la bronca a la oreja en Zaragoza

El sevillano, pitado en su primero, cuaja una faena llena de personalidad en su segundo y pasea el único trofeo de la tarde

domingo 06 de octubre de 2019, 18:16h

El primero de la tarde fue protestado por su poca presencia. Manseó en el caballo y recibió hasta seis picotazos en una mala lidia. Tras un breve trasteo, Morante de la Puebla se fue a por la espada, todo ello entre las protestas del público que acabaron convirtiéndose en una sonora bronca.

Su segundo también contó con la desaprobación del público, sin embargo, el sevillano cambió las protestas por las ovaciones con un quite por chicuelinas marca de la casa. Con la muleta, Morante impregnó de arte su actuación, una primera serie de mano baja y mando, seguida de un trincherazo que fue un cartel de toros. A partir de ahí, pinceladas sensacionales ante un animal más apagado. La estocada, de efecto rápido, dio paso a la oreja.

Se protestó de salida al cuarto que acalló enseguida Morante con un quite por chicuelinas de enorme sabor. Con la muleta solo dejó arte en la muleta, una primera tanda de mano baja y mando. Y un trincherazo de cartel. Y otra nueva serie en la que puso los pelos de punta. El animal más apagado. Efecto rápdio y una oreja.

Diego Urdiales brindó la faena al primer de su lote al público. El riojano, en una labor intermitente aunque con pasajes buenos, cuajó toda su actuación en un palmo de terreno. Hilvanó cinco series con los tendidos entregados. El final por abajo fue lo mejor de su actuación. Marró con los aceros y saludó una ovación.

Suelto salió de chiqueros el quinto, que pegó arreones de manso, condición que fue claramente a más. Con muchos pies se arrancó el toro al cite en los medios de Diego Urdiales, que instrumentó una buena serie sobre la diestra. Al sentirse podido, el toro se rajó. El manso declarado se paró en los chiqueros. Digna actuación del riojano ante un animal que no se prestó al lucimiento.

Cayetano se encontró con un buen toro en su primer turno, al que recibió con dos largas cambiadas de rodillas. El menor de los Rivera Ordóñez le echó raza y arrojo, iniciando de nuevo la faena de hinojos. A partir de ahí, su labor, falta de ajuste, no acabó de tomar vuelo. Una estocada tendida desató la petición, quedando todo en una ovación.

Cerró plaza un buen toro ante el que el madrileño cuajó una faena fundamentalmente en redondo. No se entendieron toro y torero al natural. La faena no llegó a romper desde la segundo de las tandas. Donde no falló Cayetano fue con la espada, pasaportando al toro de una buena estocada de rápido efecto.

Zaragoza, domingo 6 de octubre de 2019. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (2º y 6º). Mal presentados y de juego desigual. Los mejores, segundo, cuarto y sexto. Morante de la Puebla, bronca y oreja; Diego Urdiales, ovación con saludos tras aviso y ovación con saludos; Cayetano, ovación con saludos tras petición y ovación con saludos. Entrada: Lleno. Antes de romperse el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria de Ignacio Zorita y Miguel Campos “El Chapi”. Saludó tras banderillear al sexto Joselito Rus. Diego Urdiales entró en el cartel sustituyendo a José María Manzanares.