www.aplausos.es

REPORTAJE

El futuro de las novilladas, a debate
Ampliar

El futuro de las novilladas, a debate

Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca de la Sagra, abandera una lucha que persigue la viabilidad de estos festejos menores

viernes 01 de noviembre de 2019, 09:00h

Fotos: Julián López y Ayto. Villaseca de la Sagra

Con las ferias de novilladas más importantes recién finalizadas es tiempo de reflexión y debate para solucionar uno de los mayores problemas por los que atraviesa la Fiesta: la importante caída en el número de estos festejos menores, que suponen la base y el futuro de la tauromaquia. Esta lucha nada fácil por encontrar solución a este grave problema la abandera el recién creado Foro de Promoción, Defensa y Debate de las Ferias de Novilladas, con su presidente al frente, Jesús Hijosa, alcalde de Villaseca de la Sagra, pueblo toledano cuya feria de novilladas es todo un referente a nivel nacional.

El pasado jueves, este foro propuso algunas de las soluciones a esta problemática ante una reunión convocada por el Consejo General de Colegios Veterinarios, en la que estuvieron presentes la Asociación Sindical de Profesionales Taurinos (Asprot), Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET), la Sociedad Española de Cirugía Taurina (SECT) y el propio Foro de Promoción, Defensa y Debate de las Ferias de Novilladas.

“El principal problema tiene lugar en las plazas de tercera y cuarta categoría porque es inviable dar novilladas debido a los altos costes”, asegura Jesús Hijosa de manera tajante. “Aquí nadie se mueve, hay mucha comodidad, por eso se creó este foro. El sector pide a gritos una reconversión. Lo que no puede ser es que chavales con muy pocas novilladas se anuncien en Madrid a ver si suena la flauta y que corten una oreja para poder torear después en ferias como Villaseca, Arnedo, Arganda… lo lógico es que pase al revés, que quien vaya a Madrid lo haga habiendo ganado el Zapato de Oro, el Alfarero de Oro, la Espiga de Oro…”, explica el presidente de este foro que representa a ayuntamientos y comisiones taurinas que organizan este tipo de festejos, como es el caso de la propia Villaseca de la Sagra, además de Arnedo, Arganda del Rey, Algemesí, Collado Mediano, Guadarrama, San Agustín del Guadalix, Peralta o El Molar.

“Se puede prescindir de tres picadores, tres banderilleros y tres ayudas de mozo de espadas, se reduciría el gasto y la seguridad social”

El objetivo principal para conseguir que sea un espectáculo viable es la reducción de costes. Según los principales organizadores de novilladas, hay que adaptar el reglamento y los convenios a las necesidades actuales a través de un consenso general de todos los estamentos, algo que supondría una base sólida para el futuro de la Fiesta. “Vamos a establecer reuniones con todos los estamentos del sector para ver qué se puede mejorar y actualizar un reglamento que está obsoleto y pertenece a otra época. Si no adaptamos un reglamento a las necesidades del siglo XXI, la tauromaquia no tiene futuro, puesto que no saldrán chavales preparados ante la ausencia de novilladas. Es la pescadilla que se muerde la cola, porque en muchos sitios no se les pagan ni los mínimos a los novilleros, pero es que cuando se les paga en las plazas que son honestas, el espectáculo acaba siendo deficitario”.

Entre las principales propuestas se encuentra la reducción de personal, una medida polémica que no agrada a los principales afectados. “Creemos que se puede prescindir de tres picadores, tres banderilleros y tres ayudas de mozo de espadas, así se reduciría el gasto de personal y el total que se paga a la Seguridad Social. El espectáculo no pierde así ni un ápice de su integridad. Además, simplificar no es mandar gente al paro, todo lo contrario, puesto que si se dan más novilladas habrá muchas más oportunidades para poder torear”. ¿Qué es lo que piensan los profesionales de esta medida? “ASPROT está por esa labor de reestructurar el personal de cuadrillas, pero no sé lo que piensa la Unión Nacional de Picadores y Banderilleros Españoles -UNPBE-, pero deben ser flexibles y entender que hay que mirar por el futuro de la Fiesta, porque si todos nos miramos el ombligo, no vamos a solucionar los problemas”. En ese sentido, existe otra propuesta sobre la mesa por parte de ANOET, y es la de establecer para este tipo de festejos de promoción que la gente de las cuadrillas que participe en ellos sean considerados como personal en prácticas y así puedan formarse, al igual que los novilleros, y prepararse de cara a festejos mayores.

“Organizaremos el 20 de noviembre un foro para debatir el futuro de las novilladas. Hay que llegar a un acuerdo y modificar el reglamento”

Jesús Hijosa continúa explicando algunos detalles sobre esta criba de personal. “En cuanto al ganado creo que ya no se le puede apretar más al ganadero, porque apenas le salen los números, pero sí hay mucho personal del que se podría prescindir”. Y en ese sentido sale a la palestra los servicios sanitarios y veterinarios. “Pedimos que los veterinarios sean de oficio, que se hagan cargo las comunidades autónomas, y que además se limite el número de los mismos, incluso algunos pueden hacer prácticas en estos festejos. Además, con el importe tan importante que se paga a la seguridad social, lo que pretendemos es que las ambulancias así como el personal sanitario que va con ellas, sea asumido por la Administración”.

“Si es que reduciendo costes, no nos quedaría ni un céntimo de beneficios, pero al menos debemos conseguir que sea viable y que no se pierda esta fiesta en estas plazas”, añade Hijosa. Además, con ello se pretende acabar con el fraude empresarial. “Queremos crear un sello de calidad que posibilite que, a la hora del sorteo, todo el mundo tenga un cheque en sus manos con sus honorarios, nominativo. Y de esa manera evitaremos a muchos empresarios fraudulentos que no pagan los mínimos y que cuando se dé un festejo que sea con todas las garantías y en condiciones. Debe haber un seguimiento por parte de todo el mundo para que se cumpla todo conforme a la ley”.

35%

Los gastos que supone la organización de una novillada en una plaza de inferior categoría se estima de 45.000 a 50.000 euros. Según este Foro, esa cantidad se podría reducir perfectamente en un 35 % para que el festejo tenga cierta viabilidad. “Dese cuenta de que 2.000 personas en una novillada a una media de 15 euros, supone de ingreso 30.000 euros, y meter esa cantidad de público cuesta muchísimo en este tipo de festejos. Por tanto, hablamos de un espectáculo que casi siempre es deficitario”.

El alcalde de Villaseca se muestra totalmente comprometido con este tema y su objetivo es organizar para el próximo 20 de noviembre un foro para debatir todas estas cuestiones con todos los estamentos de la Fiesta y encontrar soluciones. “Y entre todos debemos llegar a un acuerdo, que es necesario para poder modificar el reglamento. Si no hay unanimidad entre nosotros, no podremos solicitar un cambio en el reglamento y que se actualice el convenio colectivo de los trabajadores del toreo. Todo tiene que ser de mutuo acuerdo y con una base sólida de futuro. Si queremos tener una tauromaquia sana y con una base importante de chavales preparados, hay que dar novilladas”, concluye.